El Ateneo Nacional de la Juventud y el Desarrollo Sostenible de Zacatecas

El Ateneo Nacional de la Juventud y el Desarrollo Sostenible de Zacatecas

El desarrollo sostenible ha dejado de ser una moda desde hace varios años para convertirse en un Derecho Humano Fundamental que en el ámbito federal, se encuentra ligado a la rectoría estatal respecto al desarrollo nacional, mismo que debe ser integral y sustentable. Desde mi concepción y más que un elemento discursivo, el desarrollo sostenible debe ser una estrategia de vida, pues abarca distintos aspectos relacionados con la economía, la tecnología, la educación, las políticas públicas, los recursos hídricos, la seguridad alimentaria y por supuesto la salud, ámbitos indispensables para poder evaluar la calidad de vida de la población de cualquier lugar del mundo. Años han pasado desde que en 1972 la Cumbre de Estocolmo sobre el Medio Humano ponía énfasis en la necesidad de cambiar nuestros estilos de consumo y producción que hasta ese momento generaban la contaminación de nuestros ecosistemas. Ya en 1987, la Comisión Brundtland ideó el concepto de la sustentabilidad como aquella posibilidad de satisfacer las necesidades humanas presentes y futuras, para después difundir mundialmente este nuevo paradigma en la Cumbre de la Tierra de 1992, que influyó a varios gobiernos para crear, como en México, la Secretaría de Medio Ambiente, Recursos Naturales y Pesca (SEMARNAP) instancia que por primera, vez formuló en serio una política ambiental a partir de la gestión de Julia Carabias Lillo a quien reconocemos el avance en materia ambiental que posteriores secretarios no han podido superar. Así las cosas, la sustentabilidad es una constante aspiración que no se materializa desde el 87, sin embargo el artículo 30 de la Constitución Política del Estado de Zacatecas vinculado con el numeral 25 de la Norma Fundamental, dan la pauta para que todos podamos exigir al gobierno, los mecanismos, estrategias y acciones que hagan posible que el desarrollo cumpla con los parámetros de la sostenibilidad, es decir, que satisfaga todas las necesidades colectivas de los que vivimos actualmente en el planeta sin comprometer la posibilidad de que las generaciones por venir, tengan las condiciones indispensables para que su vida tenga calidad y sea mejor de la que tenemos actualmente. La encomienda es harto compleja si tomamos en cuenta de que las estrategias ambientales han venido a menos, pues hay carencia de normas y leyes más estrictas, hay ausencia de funcionarios con vocación de servicio y amplitud de conocimientos que lamentablemente orientan los destinos sostenibles de México y de Zacatecas, tomando en cuenta la conexión de sus dos neuronas con estrategias fallidas como la gran obra ambiental de Miguel Alonso (Parque Bicentenario) o el fracaso hídrico de Milpillas del actual gobierno que según iba a generar agua por donde quiera, hasta hacer llegar delfines y ballenas a Zacatecas en cumplimiento con el objetivo 14 de los ODS de la ONU, al cual se encuentra alineado, como reiteradamente hemos señalado, el Plan Estatal de Desarrollo 2017-2021 y del que seguramente, se contará como otro fracaso sumado al nulo crecimiento económico, a la inseguridad y a la complicidad insultante con las grandes mineras que saquean la riqueza mineral de nuestro territorio dejando impactos ambientales intergeneracionales, problemas de salud y masificación de la miseria a las presentes y futuras generaciones de zacatecanos que padecen la maldición de la abundancia parafraseando a Alberto Acosta Espinosa. En esta tesitura, no podemos hablar de desarrollo sustentable, ni sostenible ni como se le quiera llamar por lo que agradeciendo al Ateneo Nacional de la Juventud Capítulo Zacatecas, la oportunidad de disertar con ellos sobre este tema, podemos concluir que: Para que exista solidez en el tránsito hacia el desarrollo sostenible es necesario: 1. Que los jóvenes se preparen adecuadamente para poder incidir como una nueva generación de actores políticos en los tres poderes estatales. 2. Crear ciudadanía responsable y exigente para que las autoridades dejen de simular, como hasta hoy, en materia ambiental. 3. Crear una agenda ciudadana para la sostenibilidad, en donde, los verdaderos expertos opinen y justifiquen las acciones necesarias para consolidar la sostenibilidad en Zacatecas. 4. Formar el relevo generacional indomesticable para continuar en la lucha por la defensa del capital ecológico cada vez más disminuido y degradado. 5. Crear un Plan de Acción contra la Megaminería que oriente con parámetros sostenibles la exploración, extracción, aprovechamiento, beneficio, transformación y consumo de metales y minerales, terminado con casi 500 años de saqueo, contaminación y degradación ambiental. Finalmente, agradezco a Oscar Jhovani Ramírez Rayas Presidente del Capítulo Zacatecas del Ateneo Nacional de la Juventud, a Mariana Campos Vega coordinadora de Medio Ambiente y a por supuesto a Michelle García integrante distinguida de la citada organización, por la invitación que me hicieron favor de realizar. Muchas cosas por hacer y más voluntades comprometidas con la causa, afortunadamente.

*Docente-investigador de la Unidad
Académica de Derecho de la UAZ
[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ