Volver al mundo: La vuelta al cole

Volver al mundo: La vuelta al cole
Delante de la una pizarra negra, una institutriz, bastante contrariada, apunta con un revólver a su clase, interpelando a sus estudiantes para saber quién de entre ellos ha tosido, luego del regreso progresivo a las actividades ■ FOTO: CORTESÍA

■ “El humor en tiempos del Corona: 40 imágenes para una cuarentena”

 

El cierre de los lugares de enseñanza, potenciales espacios de contagio, suscitó avivados debates. Manteniendo a los niños en las casas, esto tenía profundas consecuencias sociales, económicas y psicológicas. La reapertura de las escuelas estuvo sujeta a garantías y los Estados actuaron de maneras diferentes los unos de los otros.

Allí donde se decidió, al ritmo de la desescalada, las modalidades de la vuelta al cole fueron ampliamente discutidas. Estando aún presente el riesgo sanitario, se aplicaron dispositivos, más o menos restrictivos en función de los lugares y de las edades de los niños, para poder asegurar el retorno a la escuela, total o parcialmente.

En Francia, por ejemplo, se decidió que a partir del 11 de mayo, fecha del inicio de la desescalada, la reanudación se efectuaría de manera progresiva, con ciertas condiciones. Los profesores recibieron consignas a respetar, que a veces creaban imposiciones kafkianas.

Estas nuevas pautas generaron una avalancha de producciones humorísticas. El entusiasmo de ciertos padres frente a esta “liberación”, las reticencias de los alumnos, el desasosiego de los profesores frente a la complejidad de las medidas o los temores frente a los riesgos de contagio fueron algunos de los temas ampliamente tratados.

Este último aspecto se refleja en nuestra imagen del día. Delante de la una pizarra negra, una institutriz, bastante contrariada, apunta con un revólver a su clase, interpelando a sus estudiantes para saber quién de entre ellos ha tosido.

El humor reposa sobre el uso de la parodia de una secuencia del telefilm El día de la falda (La journée de la jupe, Jean-Paul Lilienfeld, 2009) en el que Isabelle Adjani, profesora sobrepasada por la situación en un colegio de un barrio conflictivo, termina por encañonar a su clase. Pero en su transposición al universo Covid, el desfase abismal entre la causa (“toser”) y la consecuencia (amenazar con un arma) se presta sobre todo a la risa.

Más allá del principio de exageración, esta imagen humorística nos traslada a una de las preocupaciones mayores vinculadas a la vuelta a la escuela, el riesgo sanitario, de menor impacto para los jóvenes, levemente afectados por el virus, que para los adultos que los supervisan. La escuela se transforma pues en un auténtico campo de minas.

Mañana: Humor y Pandemia: La cortesía de la desesperación.

*Catedrática de Artes Visuales en la Universidad Sorbona
**Traducción del francés por Jordi Macarro: Revenir au monde: Retrouver les bancs de l’école

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ