Políticas errátiles

Políticas errátiles

En 1879, ante la amenaza de una epidemia de tifus en Zacatecas se establecieron una serie de medidas que debían observarse en los espacios públicos, a fin de contener la enfermedad. Se recomendó que la Junta Médica analizara la instalación de un hospital en la Bufa, así como determinar la gravedad de la enfermedad a fin de informar y tranquilizar a la población. Como medida precautoria «…se previno […] para que tomara cartas en el asunto y prohibiera los bailes públicos […] pues “No hay foco más a propósito para infección que esos bailes desenfrenados, en que los hombres, para disfrazarse, se cubren demasiado, y las mujeres se descubren demasiado; en que las bebidas y el baile son incitatorios de enfermedades, […] y las desveladas forzosamente ocasionan el mal […] por lo tanto, es deber de la autoridad prohibir dichos bailes porque en nada benefician al pueblo y porque ni instruyen ni divierten moralmente…”». Esas incipientes medidas distan poco de las recién aplicadas a propósito de la actual pandemia. Cabe, sin embargo, preguntarse: ¿Habría fundamento, en pleno auge del positivismo científico, para afirmar que el desvelo, el cubrirse o descubrirse demasiado, o lo que sea que es el divertimento moral influían en la morbilidad? Trasladados a épocas del SARS-CoV-2habremos de preguntarnos también: ¿Tendrá la autoridad sustento científico para ordenar cerrar restaurantes a las 8 P.M. y no a la 1A.M., para aplicar el infame Hoy no circula, para establecer horarios de cierre distintos entre dos municipios o para limitar la venta de libros, ropa para bebé, papelería o electrodomésticos (artículos catalogados en el Index articuli prohibitorum estatal) en supermercados?

A partir de los primeros casos de diciembre de 2019, el 7 de enero China reconoce que ha identificado un nuevo coronavirus. El día 11 muere la primera persona, el día 26 son ya 2,700 los contagiados y 80 los muertos. Al 10 de febrero hay ya 1,000 decesos a nivel mundial. El día 11 la enfermedad es bautizada como COVID 19. A seis meses del surgimiento del nuevo coronavirus, en México los contagiados suman 196,000 y los decesos 24 mil. Las grandes decisiones no se toman de manera eficiente y oportuna. La crisis económica en la sociedad a raíz de la pandemia tendrá efectos aún más catastróficos; para el caso específico de las llamadas MiPyMEs,el escenario es abrumador e incierto. Ante ello: la simulación. Gobierno del Estado, curándose en salud, anuncia en marzo una bolsa de más de 115 millones para la IP; según datos de SEZAC (https://covid19.zacatecas.gob.mx/economia/), a cinco días del terminar la vigencia para acceder al recurso de apoyo a empresas y empresarios, la colocación alcanza un escaso 30% para créditos “pequeños”, y un todavía más pobre avance del 9% para créditos “medianos”; para el programa de conservación de empleos formales, a fondo perdido, un 8%, quizás regalar dinero tenga sus dificultades técnicas. Paradójicamente, el programa para los empleos informales, (sí, el destinado a quienes no cumplen con medidas sanitarias, impuestos, IMSS, Infonavit, CFE, agua potable, ISN, etc.), lleva un aceptable avance del 49%. Como sea, la misión ha sido cumplida: un sonado anuncio y una buena foto.

​A partir de mayo de 1892, trece años después de los primeros indicios, “…la enfermedad se instala en Zacatecas en una forma brutal y desvastadora …”. Se instala un Consejo de Salubridad Pública, que el 5 de octubre dicta sus primeras medidas obligatorias, entre otras, barrer calles y llevar la basura e “inmundicias” lejos de la ciudad, evitar “grandes reuniones”, se recomienda a la industria dar trabajo a sus obreros y trabajadores para que lo desempeñen en su domicilio, sanitizar con soluciones químicas los establecimientos y alojamientos y evitar ceremonias y cortejos fúnebres. El 12 de noviembre fallece por tifus el Jefe Político del partido de la Capital Atenógenes Llamas. A la muerte de su secuaz, el Gobernador Jesús Aréchiga pone pies en polvorosa, el día 15 el Congreso le concede licencia para separarse por «tiempo ilimitado» del cargo, abandono fuertemente criticado en la prensa nacional. En respuesta a la falta de liderazgo político, la sociedad civil organiza y crea un Comité de Salubridad a fin de colaborar con el Consejo de Salubridad Pública.Desoyendo las recomendaciones, la masa convoca procesiones, rogativas y un triduo dedicado a la Virgen del Patrocinio como intercesora ante la misericordia divina para librarlos de la epidemia;quizás las rogativas se realizan a través del intercesor equivocado porque a la postre la población no sería librada de la enfermedad, gracias a los avances médicos, sino hasta 1954. A finales de 1893, sumarán 7,787 los muertos en una entidad de 50,000 habitantes, un 16% de la población estatal.

​Si bien la desproporción es enorme (un 16% de la población estatal en nuestros días significaría la muerte de alrededor de 253,000 personas), existen otras similitudes entre ambas epidemias: por un lado, la política errátil y el abandono por parte de las autoridades, y por el otro la respuesta activa de la sociedad civil ante la catástrofe. Tal como cita la historiadora Alicia Martínez Bazarteen su texto, el Dr. Juan Breña (integrante de aquel Consejo de Salubridad Pública), en su memoria presentada como delegado de Zacatecas ante la Asociación Americana de Salubridad Pública de 1892, anota: «… Si las advertencias no sirven para nada; si los corazones son renuentes y si los oídos están cerrados, hay que recomenzar como si nada hubiera pasado, sofocar las desgracias y confiar en la naturaleza humana, en su fuerza para renacer y revitalizarse.»

Citas: Martínez, Alicia Bazarte. “La epidemia de Tifo en Zacatecas (1892-1893) en la cultura popular”. Calvo, Thomas, y Alain Musset. Des Indes occidentales à l’Amérique Latine. Volumen 1. Mexico : Centro de estudios mexicanos y centroamericanos, 2009. (pp. 145-158)<http://books.openedition.org/cemca/1384>.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ