Las salidas: La aventura de hacer la compra

Las salidas: La aventura de hacer la compra
La foto seleccionada parodia una imagen de la célebre saga de animación Shrek, a través de una de sus estrellas, el burro que habla. Este animal sensible e irascible ha sido designado para ir a hacer las compras ■ FOTO: CORTESÍA

■ “El humor en tiempos del Corona: 40 imágenes para una cuarentena”

 

Entre las salidas autorizadas, la posibilidad de ir a hacer la compra no ha sido tan codiciada como la salida para pasear al perro, pues la primera implicaba efectivamente acercamientos y posibilidades de contacto no solo con las personas sino también con las superficies potencialmente infectadas, las de los productos y de los objetos.

Sin embargo, esta actividad era vital. Las tiendas y supermercados tuvieron que respetar consignas sanitarias que los transformaron de un día para otro en territorios de riesgo. Marcas en el suelo, porte de mascarilla y reglas de distanciamiento social lo recordaban insidiosamente.

Si la producción humorística alrededor del paseo al perro implicaba rivalidades familiares para poder salir de la dinámica cotidiana, por el contrario, salir a hacer la compra puso en escena las reticencias individuales para llevar la práctica a cabo. Aquellos que tenían que hacerla fueron elevados a menudo al estatuto de héroes, con numerosas transformaciones de fotogramas de films de aventuras o de guerra jugando con el contraste entre los ropajes y el prosaísmo de la actividad concerniente.

La foto que hemos escogido hoy parodia una imagen de la célebre saga de animación Shrek, a través de una de sus estrellas, el burro que habla. Este animal sensible e irascible ha sido designado para ir a hacer la compra: “Si… claro, sacrifiquen al burro”, como dice él con un aire eminentemente enojado.

El humor reposa aquí sobre la incorporación de este personaje de ficción prosaico al universo Covid. El texto juega con una identificación del lector (por el uso de la segunda persona del singular) con el héroe designado y reticente, “burro” en el sentido literal y figurado del término.

Las imágenes, abundantes, ponen en escena el acto de hacer la compra como si de una aventura se tratase, trasladándonos a la que puede ser una des las experiencias más perturbadoras de la pandemia, la transfiguración repentina de los espacios incuestionables de la “vida cotidiana” (Adèle Van Reeth). A causa del efecto del virus, lo cotidiano, habitualmente seguro, se han convertido en un campo de minas, forzándonos a reconsiderar la evidencia tranquila.

Mañana: ¿Por qué?: 2020 infectado.

*Catedrática de Artes Visuales en la Universidad Sorbona
** Traducción del francés por Jordi Macarro : Les sorties: L’aventure des courses

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ