La Escuela Preparatoria en los 60: Academia, administración y estudiantes

La Escuela Preparatoria en los 60: Academia, administración y estudiantes

En 1960 la Escuela Preparatoria trabajaba en dos horarios, la matrícula en la modalidad diurna era de 150 alumnos y en la nocturna de 45. La Escuela Preparatoria Nocturna funcionaba totalmente con sus tres años de Secundaria y dos de Bachillerato, atendiendo las orientaciones de Biológicos, Ciencias Sociales y Físico Matemáticos. La Escuela Nocturna fue ineficiente debido a la falta de compromiso de los maestros, quienes no estuvieron a la altura de la obligación moral contraída con el plantel y en buena medida a la falta de responsabilidad de los alumnos. Como resultado, del total de alumnos que ingresaron sólo cuatro de ellos lograron terminar regularmente sus estudios. Las autoridades del Instituto enfatizaron que la inversión en el costo de la nomina (65 mil pesos) no había tenido los frutos esperados en el año escolar. El problema sería tratado en la primera junta del Consejo.

Se realizaron un total de 2 mil 875 exámenes, del total mil 820 fueron aprobatorios y mil 55 reprobatorios. Era evidente que el aprovechamiento de los alumnos dejaba mucho que desear. Se pensó en realizar una depuración del ambiente estudiantil para rescatar la intelectualidad de los jóvenes zacatecanos, sin olvidar la premisa de que el destino de México se cimentaba en los hombros de la juventud y que si esta no tenía la preparación adecuada, se debía esencialmente a los maestros quienes eran los únicos responsables del destino de la Patria. El acuerdo fue ser más exigentes en los exámenes, algo que no quedaba fuera de la justicia, sino dentro de las obligaciones del alumno.

Para 1962 el Instituto tuvo una inscripción total de mil 123 alumnos en sus diferentes escuelas: Enfermería, Leyes, Preparatoria Diurna, Preparatoria Nocturna, Secundaria Diurna, Ingeniería, Ciencias Contables, Odontología, Medicina Veterinaria y Academia de Lenguas. A la Preparatoria Diurna se inscribieron 332 estudiantes y en la Preparatoria Nocturna 15. La Secundaria Diurna registro un incremento con 344 inscripciones nuevas.

En 1963 el director de la Escuela Preparatoria el Lic. Gustavo García tuvo especial cuidado en vigilar la puntual asistencia de los docentes a sus clases, echándose a cuestas la suplencia en las materias de Introducción al Estudio de la Filosofía y los cursos de primer y segundo año de Latín, cuando se ausentaban los maestros. Tanto en las cátedras aludidas como en las impartidas por él, estuvo al pendiente para aclarar las dudas de los alumnos, aún fuera de clase. Propuso a la Rectoría maestros para cubrir las vacantes por ausentismo, como sucedió con Arturo Rodríguez, quien fue sugerido para los cursos de tercero y cuarto año de Física, así como el curso de Analítica.

Debido a la multiplicación de las escuelas secundarias promovidas por los gobiernos Estatal y Federal en el año 1965, la matricula en la Preparatoria del Instituto aumento significativamente. Las aulas resultaron insuficientes, aumento el número de grupos y se acondicionaron espacios adicionales como salones. Cambios y reajustes que fueron soportados en el presupuesto previamente autorizado y que no preveía el incremento exponencial en el alumnado.

En 1967 la población de la Preparatoria exigía del personal administrativo una mayor atención para cuidar fundamentalmente la asistencia de los alumnos a clase y la disciplina dentro del plantel. Se realizaban visitas diarias a los salones de clase para hacer un seguimiento.

La Dirección de la Escuela convocó a una asamblea de maestros con la finalidad de discutir las bases fundamentales para desarrollar la enseñanza, investigación y estudio de la Historia en general dentro de la Escuela. Se integró el Consejo Técnico, maestros y alumnos fueron convocados a designar a sus representantes ante el Consejo del Instituto. Semanalmente se realizaban pláticas de orientación universitaria, con el objetivo de que todos los alumnos asistieran, se suspendían las clases a esa hora.

En 1969 la Preparatoria era la Escuela del Instituto con el mayor incremento en su población, en ese año la inscripción fue de 730 alumnos, divididos en seis bachilleratos especializados para las diferentes carreras profesionales, el incremento en la población fue de un 50 por ciento en general. El bachillerato de Ciencias Químicas fue el que tuvo el mayor número de alumnos.

En las materias que eran comunes a todos los bachilleratos como Filosofía, Inglés, Francés, Lógica, Historia de México, Psicología, Ética, Literatura Universal, fue necesaria la creación de seis a siete grupos integrados por 60 o 90 alumnos. En ese momento la plantilla de docentes estuvo conformada por 60 maestros hora clase y dos de medio tiempo.

Durante está década la educación que se impartía era puramente informativa, no proporcionaba al estudiante un conocimiento de la realidad social en la que vivía, era limitada en el aspecto vocacional. La vida institucional de la Preparatoria se centraba más en su funcionamiento burocrático que en el académico. Los estudiantes que se formaban en sus aulas gozaban de una posición económica sólida, disfrazaban su condición elitista dentro de un sistema educativo que debía favorecer a los pobres. Esta élite social se encubría y manifestaba su rechazo al cambio social. No existía una convivencia real entre alumnos y maestros, padecían de la “conferencitis”. Al terminar la clase le daban la espalda a la Institución y se olvidaban de su envestidura universitaria. ■

*Docente Investigador de la Unidad Académica
de Ciencia y Tecnología de la Luz y la Materia. LUMAT.
*Docente Investigadora de la Unidad Académica Preparatoria.

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ