Este es mi cuerpo (confinado): las nuevas realidades capilares

Este es mi cuerpo (confinado): las nuevas realidades capilares
El humor reposa sobre el principio de “animalización” permitiendo, por medio de lo absurdo de la situación, acentuar los contrastes, pero funcionando igualmente como un indicador ■ foto: cortesía

■ “El humor en tiempos del Corona: 40 imágenes para una cuarentena”}

 

Nuestros estilos de vida moldean nuestros propios cuerpos dando así la impresión haber sido estos como esculpidos, al milímetro, por nuestras actividades, nuestros sentimientos, nuestra alimentación, los lugares donde vivimos. Con el tiempo, estos estilos de vida configuran incluso los rasgos de nuestro rostro, los colores de la piel, más o menos curtida por el sol, la corpulencia, la musculatura…

La manera que tenemos de cuidarnos tiende a reducir este proceso intentando dominarlo: maquillajes, tintes, depilaciones, dietas, ejercicio físico. El no sucumbir a ello se percibe a menudo como un dejado.

El cuerpo confinado, allí donde la prohibición de salir se acompaña de un cierre de los lugares asociados a estas prácticas de control de lo corporal (peluquerías, gimnasios, salones de belleza, barberías, etc.), ha sido sometido a sorprendentes metamorfosis.

De entre todos estos cambios, los primeros en hacerse visibles fueron las nuevas realidades capilares. Estas representaron rápidamente un tema de conversación apasionante e intergeneracional que se intensificó por el uso masivo de sistemas de video-comunicación, tanto privados como profesionales. Un espejo cruel que se tendía para todos aquellos que rivalizaban en inventiva a fin de encauzar el fenómeno o bien de tirar la toalla.

La producción humorística ha tratado abundantemente estas nuevas realidades capilares reflejando los efectos de una naturaleza que recuperaba sus derechos, tal y como puede apreciarse en nuestra imagen del día.

Podemos observar dos retratos de cara de un perro que invitan a comparar las facetas de una misma realidad. A la izquierda, el modo audio, la imagen del desorden capilar domina con la visión del estado de naturaleza encanecida y despeinada. A la derecha, el modo video nos hace evaluar una estrategia de maestría aplicada, destinada a la mirada del prójimo.

El humor reposa sobre el principio de “animalización” permitiendo, por medio de lo absurdo de la situación, acentuar los contrastes, pero funcionando igualmente como un indicador.

Detrás de la aparente futilidad de las problemáticas capilares, lo que está en efecto en juego, es el advenimiento, por el cuerpo confinado, de un principio de regresión al estado salvaje. Esta lucha encarnizada contra dicha trivialidad traduce por otro lado el miedo al paso del tiempo y en concreto a la muerte biológicamente programada.

Mañana: Este es mi cuerpo (confinado): engordar.

*Catedrática en Artes Visuales de la Universidad Sorbona.

** Traducción del francés por Jordi Macarro: ceci est mon corps (confiné): Les nouvelles réalités capillaires.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ