Pasar el rato matando el tiempo: alcoholizarse

Pasar el rato matando el tiempo: alcoholizarse
El consumo de alcohol se ha convertido en el objeto de prácticas solitarias, como un medio de ocupación y de disuasión frente a la angustia generada por el confinamiento ■ foto: cortesía

■ “El humor en tiempos del Corona: 40 imágenes para una cuarentena”

 

Si la comida ha sido una de las grandes armas para matar el tiempo, su gran rival en la materia ha sido sin lugar a dudas, aunque de un modo muy distinto, el alcohol. El cierre de bares en varios países ha privado a los ciudadanos del espacio de la sociabilidad del consumo por excelencia.

Sin embargo, el ser humano está lleno de sorpresas y de recursos, y ha encontrado rápidamente los medios de transferir esta práctica convivial al universo doméstico: los aperitivos en línea, vía servicios de videoconferencia, han reunido virtualmente a diferentes comunidades familiares, amicales o incluso profesionales, para tomar una copa.

Más allá de esta faceta festiva y alegre, el consumo de alcohol se ha convertido en el objeto de prácticas solitarias, como un medio de ocupación y de disuasión frente a la angustia generada por el confinamiento.

Es difícil saber si la situación ha supuesto un consumo excesivo. En Francia por ejemplo, un estudio oficial publicado tras la primera fase de la desescalada ha revelado que solo un 11% de los consumidores habrían aumentado las dosis de consumo de bebidas alcohólicas o bien la frecuencia en el consumo de estas.

Por el contrario, en el imaginario humorístico Covid, la temática etílica ha sido abundantemente tratada, alcanzando incluso una representación excesiva. Quizá por una razón vinculada a una tradición humorística popular, presente desde antes ya en numerosas caricaturas.

Las puestas en escena del consumo de alcohol, en las que aparecen mezcladas todas las generaciones, han sido extremadamente diversas: sea como ritual festivo, prácticas de protección, o respuestas frente a la angustiosa situación…

La imagen del día presenta un refrigerador en el que se acumulan unas 120 botellas de cerveza dispuestas de manera cuidadosa en filas y 4 botellas de bebidas espirituosas colocadas en la bandeja de la puerta. Justo encima de estas se encuentra un lote de 14 huevos.

Más allá del efecto de exageración producido por esta sobreabundancia monomaníaca, el humor, fundamentado sobre un efecto sorpresa, procede de la leyenda de la imagen, en la que el lector se pregunta, de manera desfasada, por qué ha comprado tantos huevos.

Tras el punto humorístico, esta imagen ilustra implícitamente aquello que constituye una de las grandes preocupaciones para las autoridades sanitarias durante el confinamiento, el exceso de consumo de alcohol y sus consecuencias sobre la salud de las personas, pero también sobre sus derivados, en particular en términos de violencia de género…

Mañana: Pasar el rato matando el tiempo: las aficiones y pasatiempos creativos.

*Catedrática de Artes Visuales en la Universidad Sorbona

** Traducción del francés por Jordi Macarro: Tuer le temps: s’alcooliser

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ