“Golpes de Estado en AL han sido sustituidos por golpes financieros”

“Golpes de Estado en AL han sido sustituidos por golpes financieros”
El 17 de octubre de 1945 marcó la historia del pueblo argentino, en especial de los seguidores de Juan Domingo Perón; la fecha se considera como el día del nacimiento del peronismo ■ FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

■ Presentará Julio Rodríguez, docente de la BUAZ, la novela titulada Un día antes del golpe

■ La historia se sitúa en 1955, cuando un movimiento derrocó a la dictadura en Argentina

 

Los golpes de Estado, recurrentes en América Latina durante la segunda mitad del siglo 20, ahora han sido sustituidos por los golpes financieros, mientras que ahora es impensable alguna rebelión armada como sucedía en ese momento, afirmó Julio Rodríguez Anido, profesor de la Unidad Académica de Docencia Superior de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ).

En ese sentido, dijo que “en este momento, la posibilidad de transformación en América Latina viene por la organización de los pueblos, para que puedan pasar por encima de las estructuras gubernamentales y así transformar la sociedad. Ese es un proceso largo”.

“En el siglo pasado hubo una dominación de los países mediante la empresa multinacional, mediante la coerción y la fuerza. Ahora hay otro tipo de dominación imperial que es la dominación del capital financiero”, expresó.

Este jueves, el docente universitario presentará la novela titulada Un día antes del golpe, en la que retrata, a través de sus personajes, la participación de diversos agentes sociales en el momento previo al golpe que significó la asunción al poder del Peronismo en Argentina, en 1955.

Sobre la obra, que se presentará este jueves en la biblioteca Roberto Cabral del Hoyo, en el Centro Histórico, explicó que “es una novela socio-histórica con fuerte contenido político, en la cual reconstruyó un día, el 14 de septiembre de 1955, lo que habría de venir después que es el golpe de Estado del 15 de septiembre de 1955”.

En la historia, Rodríguez Anido expuso que hay personajes fundamentales que viven el resultado de todo un proceso comenzado en octubre de 1955, cuando el entonces Coronel Perón, quien participaba de un golpe de Estado iniciado en 1954, es llevado preso a la isla Martín García.

Ese Coronel, contrario a lo que había hecho la oligarquía a través de la historia, empezó a hablar sobre los derechos de los trabajadores, de los derechos de la mujer, de los derechos del niño, y en general de los derechos sociales en materia de educación, salud y trabajo. Su aportación fue que “creó una conciencia por parte del pueblo de que era posible vivir una Argentina distinta, no dominada por la oligarquía”.

Cada uno de los personajes de la novela vivió el 17 de octubre de 1945 de distinta manera. Para Don Ricardo, dueño de un ingenio azucarero, por ejemplo, lo vivió como un desastre porque el 17 de octubre de 1945 acabó el poder económico que tenía en todo el país, a la vez que inició una época en la que surgieron las organizaciones obreras y sociales que se opusieron al poder oligárquico. Sin embargo, pensó que en golpe del 14 de septiembre de 1955 iba a destruir todo eso que había ocurrido en los 10 años anteriores.

Otro personaje es un dirigente sindical quien vivió por casualidad la transformación política y social de 1956, es decir, llegó a la Plaza Central de una provincia “sabiendo que estaba pasando algo diferente pero no sabía qué era. Él vive esa revolución social, el proceso de los derechos de los trabajadores, y posteriormente siente que se vive un golpe de Estado que puede terminar con todo eso”.

Asimismo, Rodríguez Anido refirió que la novela incluye el personaje de un policía que había sido acostumbrado un represor en manos de la oligarquía, pero cuando se producen las manifestaciones del 17 de octubre de 1946 para la liberación del Coronel, acude su familia y sus amigos, y decide cambiar de bando. Es decir, se unió a la causa popular aunque se enfrenta al dilema de no perder su trabajo.

Además, “hay un cura gordo, habituado a los festines, quien ganaba todos los concursos de comida en la región y, por supuesto, estaba con la oligarquía. Pero un día reventó porque lo envenenaron y fue reemplazado por un cura joven que estaba por la Teología de la Liberación, quien decía que el Peronismo y la liberación eran la misma cosa, además que la iglesia tenía que ser de los pobres”.

“Y así van surgiendo personajes como estudiantes que en ese momento estaban por la libertad, porque decían que el Peronismo era una dictadura, cuando en realidad estaban por los derechos de los trabajadores. Todo eso se contrapone en un solo día y todos los personajes están unidos entre sí por pequeños laxos, pero cada uno a partir de su propia perspectiva”, expuso.

La novela recrea, además, el ambiente que prevalecía en Tucumán de ese momento: su tranvía, los coches de plaza, la instalación de la policía en la casa de Gobierno, entre otras cosas que ya no hay en la actualidad.

Rodríguez Anido consideró que “Un día antes del golpe” es una obra en la que sus personajes expresan un tiempo y lo que el hombre tiene en su interior, ya sea bueno y malo, y aludiendo a Tolstoi, en la novela “yo veo un universo en una aldea”.

Reiteró que la historia se sitúa en el año de 1955, cuando se gestó un movimiento que derrocó a la dictadura que había en ese momento en Argentina, al igual que en otros países latinoamericanos como Colombia y Venezuela.

El día del golpe, se instauró el Peronismo en el gobierno, el cual “era un movimiento político y social de carácter revolucionario que intentaba cambiar la estructura del país derrotando a la oligarquía y dando poder al pueblo. Por eso fue atacado por Estados Unidos e Inglaterra”, concluyó.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ