Miscelánea Lenguas maternas

Miscelánea Lenguas maternas

Este 21 de febrero pasado, la Cámara de Diputados se pronunció por “impedir la extinción de las lenguas indígenas”. Al respecto el diputado zacatecano Reginaldo Sandoval expresó: “La extinción de las lenguas indígenas no es un hecho casual ni natural… Tiene que ver con acciones físicas, sociales, simbólicas, culturales, intelectuales y políticas que son utilizadas como dispositivos de control para crear dos mundos separados entre sí. El mundo desde donde se ejerce el poder, lejano y distante del mundo de la periferia, donde nuestros pueblos y comunidades han sido desterrados”

Por su parte, la Directora del Instituto de investigaciones pedagógicas A.C. de la Escuela Activa Paidós, dice que exigir a un niño o niña la escolarización en lengua distinta a la materna o a su lengua indígena “se le coloca en una circunstancia enajenante que lo obliga de manera violenta a negar su herencia cultural…es sometido a la violencia del no reconocimiento y a la negación de todo su bagaje cultural.”

La recomendación emitida por los legisladores participantes en el foro sobre lenguas maternas o indígenas fue que al hacer uso de tales términos, “los estamos integrando al español y consolidando la vida de esas palabras del náhuatl”.

En tales foros celebrados el 21 de febrero pasado, por desconocimiento los participantes fueron omisos en hacer un reconocimiento al Zacatecano Oriundo de fresnillo, Luis G. Ledesma, poeta que desde hace más de un siglo buscó la preservación de las lenguas indígenas o maternas, sobre todo del náhuatl.

NI siquiera el Congreso del Estado le reconoció en el evento celebrado la semana pasada donde se reunieron 22 representantes de gubernaturas estatales indígenas. Hubiera sido buena oportunidad.

Por mi parte rindo homenaje modesto por este medio al Poeta de fresnillo Luis G. Ledesma. Su obra “La Musa Festiva” se encuentra en archivo de la Universidad de Texas y gracias al buen oficio de mi hijo Noé que me consiguió un ejemplar, es que puedo disfrutar la lectura de Ledesma.

Transcribo la llamada correspondencia epistolar de una “tortillera” a un “tunero”, donde magistralmente el Poeta que usaba el seudónimo de Samuel, hace un cruce de palabras del náhuatl con el español, logrando así una excepcional obra literaria.

El glosario no lo incluyo intencionalmente, en la idea que cada lector haga su búsqueda en los diccionarios de mexicanismos y náhuatl que existen. O en su internet.
No es difícil: en la parte que dice parécesme tejolote (tejolote es la mano del molcajete) nejayote agua amarga del nixtamal.

Se conservó la ortografía original usada hace más de 100 años.

Esperemos que el gobierno en cualquiera de sus órganos pronto mande hacer una buena edición de “La Musa Festiva” de Luis G. Ledesma para cultura de los zacatecanos.

CORRESPONDENCIA EPISTOLAR
JUANA “LA TORTILLERA”
A JUAN “EL TUNERO”
Querido Juan:

Poco gana Tu amor con echarme dichos Conociendo los caprichos De la tortillera Juana: Me ocasionan los embroyos De la pasion que me juras, Más mal que las coladuras Con que se ahitaron mis poyos; Parécesme tejolote Por duro y por moledor, En tanto que va tu amor Sabiéndome á nejayote; Más que el humo del zacate Con tu pasion me molestas, Y voy con tu amor á cuestas Peör que con mi metate: Mejor que tus tontas quejas Prefiero sufrir los males De ver agrios mis textales Y todas mis gordas nejas. Yo soy el mísero apaxtle De carcomido goyete: Tú eres el molcajete Más duro que Tenamaxtle; Yo soy el débil comal Y tú la lumbre de raja: Eres la mano que maja

Y yo soy el nixtamal. Con el casorio no juega Mi pecho á la tarugada, Porque dice la cantada Que quien se casa, se friega. Y á recordarte me atrevo De los hombres la manía; Nos tratan el primer díavComo á cedatito nuevo: Ofertas de amores…¡Ya! Como la masa se acedan: Pero las penas se quedan Y la hermosura se va: Tú le darás miel en penca Hoy á la crédula Juana, Y palos vendrás mañana Dándole como á mostrenca. Antes que mi amor se inmole Del interés al capricho, Lo tengo, Juan, ya predicho, Me dejaré hacer pinole, Pues para ti ó cualquiera, Simple Juan, ó señor DON. Muy alto está el corazón De la pobre tortillera. Déjame, déjame, Juan, Con mi harapiento chomite Zurciendo mi chiquihuite, Moliendo con duro afán; Y aunque de miseria brame Ni Roque tendré ni Rey; Pues quien por su gusto es buey

Hasta la coyunda lame; No necesito catrin Ni lépero ni güichol Mientras me quede un pachol Para comer con quipin: Ese tu Rhin esquisito Mal haya si se me antoja, Pues cuando la sed me enoja, Con chíquete me la quito Ya ves Juan, por las razones Que dichas llevo hasta aquí, Que para domarme á mí Se necesitan calzones: Comprende, pues, tu derrota. Busca mujer mas confiada, Que á toda pierna lisiada No falta una media rota. Y si borracho vas dando Traspiés por algún camino, Yo seguré mi destino Pobre; pero uncida……¡cuándo!

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ