Un segundo ultimátum

Un segundo ultimátum

“Me parece, y lo digo con un gran respeto, absolutamente desproporcionado, sobredimensionado, que esté en riesgo el proceso electoral del próximo año”. Corría el mes de octubre de 2017 cuando el secretario de Finanzas, Jorge Miranda Castro, respondió al Consejo General del Instituto Electoral del Estado de Zacatecas, con esas palabras, la amenaza de paralizar el proceso electoral que iniciaba en septiembre de ese mismo año.

Las y los consejeros del IEEZ, el día previo plantearon un panorama catastrófico ante el recorte presupuestal generalizado en la administración pública estatal. Un manifiesto que sonó más a chantaje entonces, y que lo siguió sonando en la sesión del pasado 15 de enero en que el Consejo General revivió el capítulo de ruptura frontal.

Sin conocer de forma puntual todas las medidas de contracción del gasto que tendría que haber propuesto el órgano colegiado encabezado por José Virgilio Rivera Delgadillo, frente a un paquete financiero estandarizado en Zacatecas, el discurso de la autoridad electoral redundó en su anterior ultimátum. Con ello abren un nuevo episodio que, previsiblemente, creará nuevas tensiones.

En la misma sección de Acuerdos, en el sitio web del Instituto, a la aprobación de las ministraciones de la autoridad electoral de este 2020 le preceden dos documentos donde se da paso a la contratación de tres plazas vacantes. Nótese que fueron sometidas a consideración previo a que el Instituto formalizara su postura pública en contra de la reducción de recursos desde el Ejecutivo Estatal y la Legislatura.

Además, del análisis y aprobación de la aplicación de ingresos por adecuación al presupuesto, ingresos extraordinarios y de transferencias internas que presenta la autoridad, se desprenden cifras interesantes. Durante el 2019, el IEEZ erogó por Servicios de Traslados y Viáticos la cantidad de 804 mil 825 pesos, siendo el gasto en viáticos y pasajes nacionales (los más socorridos por las y los consejeros) más de la mitad de ese total: 585 mil 63 pesos.

Acerca de los Servicios de Comunicación Social y Publicidad en un año no electoral, en 2019 el Instituto Electoral destinó 761 mil 778 pesos. Y para la realización de ceremonias, convenciones, gasto de orden social, así como gastos de representación, otros 487 mil 623 pesos. Contrario a ello, la operatividad de oficinas representó una erogación de apenas 138 mil pesos, en los capítulos 3 y 5 mil.

Así lo firmaron los consejeros Adelaida Ávalos Acosta, presidenta de la Comisión de Administración, y sus vocales J. Jesús Frausto Sánchez y Elia Olivia Castro Rosales, quienes también hicieron uso de la voz en la pasada sesión del Consejo General para quejarse de la situación precaria en un año pre-electoral.

A diferencia del 2017 cuando la LXII Legislatura aprobó un presupuesto de 50 millones 109 pesos, para el 2020 el Instituto Electoral tendrá un techo presupuestal de 55 millones 300 mil pesos. Son 5 millones de pesos más que lo que el órgano autónomo recibió también en 2019 y, de esos, 585 mil pesos se convirtieron en viáticos y pasajes nacionales. ¿Dónde están las medidas de contracción del gasto?

Esas se encuentran en la vida diaria del personal del Instituto a quienes, a cargo de la austeridad (que no estorba a los consejeros), incluso ahora tienen que pagar estacionamiento para aparcar sus automóviles fuera de las instalaciones del IEEZ. Sí, erogar una parte de su sueldo porque la autoridad electoral prefiere destinar más de medio millón de pesos en viajes nacionales que darles las condiciones mínimas y dignas de trabajo a su plantilla de funcionarios.

La tentativa temprana de chantaje ya le valió al Consejo General un llamado desde la representación del partido Morena (el único que hizo válida esa postura), para ajustarse a las condiciones de restricción de recursos que viven todos los entes de gobierno. Esto bajo advertencia de que la gestión de más presupuesto supone la violación de la autonomía frente a otros poderes locales.

Lo mismo que la invitación para abrir un debate público sobre cuánto debe costarle al estado la vida democrática, a través de un Instituto que mira por una nómina que no deja de crecer, así como por gastos frívolos, antes que por la organización electoral. De acuerdo con Gustavo Jasso Hernández el IEEZ antepone el control presupuestal que ejercen el ejecutivo y el legislativo a su propia garantía de imparcialidad.

Sin embargo, el Consejo General en manos de Virgilio Rivera no ha logrado sacar del centro de su agenda la petición constante de recursos. Este ha sido uno de los temas prioritarios de la autoridad electoral, en los últimos cinco años, bajo el discurso aparente de la autonomía. Hoy, por segunda ocasión, preparan el terreno para una nueva confrontación con la Secretaría de Finanzas.

Avisados están el regente de los dineros del estado, así como la Legislatura. Es un buen momento para el debate público del costo de las elecciones en Zacatecas, antes que las amenazas institucionales.

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ