Estado Unidos, Irán y las responsabilidades de México en la ONU

Estado Unidos, Irán y las responsabilidades de México en la ONU

El anuncio formal del Pentágono y del Departamento de Defensa de EEUU del pasado viernes 3 de enero del nuevo año 2020, confirmó sin rubor que las fuerzas estadounidenses mataron al general iraní Qasem Soleimani el líder de las Brigadas Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán, mediante un ataque aéreo en el Aeropuerto Internacional de Bagdad, Irak. De acuerdo con el comunicado, Soleimani estaba “desarrollando activamente planes para atacar a los diplomáticos y miembros del servicio estadounidenses en Irak y en toda la región”, tratando de justificar el asesinato se afirma que el general fue responsable de la muerte de cientos de miembros del servicio de la coalición que ocupa esa nación.

Los aliados republicanos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, coincidieron en señalar que el general Soleimani está muerto porque era un asesino y que los estadounidenses deberían estar orgullosos de los miembros del servicio que hicieron el trabajo.

Los demócratas, por su parte, condenaron el escalamiento con Irán señalando que el asesinato podría desestabilizar aún más la región a expensas de las tropas estadounidenses estacionadas en Oriente Medio. “La peligrosa escalada de Trump nos acerca a otra guerra desastrosa en Oriente Medio que podría costar innumerables vidas y billones de dólares más. Trump prometió poner fin a guerras interminables, pero esta acción nos pone en el camino hacia otra”, dijo el senador de Vermont, Bernie Sanders, uno de los principales candidatos para la nominación del Partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos. Recordó que cuando votó en contra de la Guerra de Irak en 2002, “temía que condujera a una mayor desestabilización de la región. Ese temor desafortunadamente resultó ser cierto”. “Estados Unidos ha perdido aproximadamente 4.500 soldados valientes, decenas de miles han resultado heridos y nos hemos gastado billones”. “La guerra debe ser el último recurso en nuestras relaciones internacionales. Es por eso que nuestros Padres Fundadores le dieron la responsabilidad sobre la guerra al Congreso. La inacción del Congreso ante la amenaza de un conflicto catastrófico e inconstitucional en Medio Oriente no es aceptable”.

El congresista demócrata Seth Moulton, veterano de guerra, dijo que Soleimani era “un enemigo de Estados Unidos con sangre estadounidense en sus manos”. “Pero la pregunta con la que hemos lidiado durante años en Irak fue cómo matar a más terroristas de los que creamos. Esa es una pregunta abierta esta noche mientras esperamos la reacción de Irán ante la escalada de Donald Trump, que podría desencadenar una guerra regional, sin ninguna estrategia de la Administración “, agregó.

Otros demócratas afirmaron que el presidente de Estados Unidos no tenía la autoridad legal para ordenar el ataque sin la aprobación del Congreso. El senador de Connecticut, Chris Murphy indicó “La pregunta es esta: como sugieren los informes, ¿acaso Estados Unidos simplemente asesinó, sin ninguna autorización del Congreso, a la segunda persona más poderosa en Irán, desencadenando a sabiendas una potencial guerra regional masiva?”

En multitudinaria marcha por las calles de Washington (la capital de EE.UU.) y al menos otras cincuenta ciudades del país, organizaciones sociales y civicas estadounidense también protetaron contra el asesinato del general iraní considerando dicha acción como de mucha gravedad, dada la situación de extrema tensión entre E. U. e Irán. Diversos oradores señalaron que Donald Trump necesita de argucias políticas para garantizar su reelección, sin importarle que su estrategia comprometería la seguridad global. Otros más dicen que el presidente pretende desviar la atención mediática del juicio político (impeachment) creando una cortina de humo demasiado peligrosa.

La agudización de la situación en oriente medio, las conductas impredecibles del presidente norteamericano y el fundamentalismo que guia las acciones de actores relevantes del mundo musulman, deben preocuparnos a los mexicanos como ciudadanos del mundo y porque nuestro país es vecino de una de las potencias más beligerantes. Es muy probable que el proceso en desarrollo exija de los responsables de nuestra diplomacia la máxima atención y patriotismo para evitar que el señor Trump atropelle la soberanía nacional y la legalidad internacional. Recordemos que este año México ocupará nuevamente un asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU, instancia respnsable de analizar conflictos como el que comentamos, y que tendrá la oportunidad de incrementar su prestigio internacional contribuyendo a su manejo y solución.

Recordemos que a principios del presente siglo ocurrió la invasión unilateral a Irak por Estados Unidos y sus aliados sin la autorización del Consejo de Seguridad, cuyos debates mostraron al mundo los peligros de adoptar acciones de esta índole al margen del derecho internacional. La determinación de México, en voz de su embajador Adolfo Aguilar Zinser) junto con otras naciones, de oponerse a la guerra contra Irak, provocó que un buen número de observadores extendieran a la ONU “un certificado de defunción”. El tiempo, como se ha podido ver, ha dado la razón a la mayoría que rechazaba esa acción bélica, y el fracaso de la actuación al margen del Consejo de Seguridad constituyó una dura lección que debería propiciar la búsqueda de consensos en el seno de este colegiado en crisis como la que se está prefigurando.

Podemos estar confiados en que la capacidad y patriotismo del nuevo embajador de México en la ONU, Dr. Juan Ramón de la Fuente, mostrará nuestro compromiso con la paz y seguridad internacionales. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ