Tenemos que hablar (también) en 2020 sobre esto

Tenemos que hablar (también) en 2020 sobre esto
Del dema de desigualdad pueden desprenderse el reconocimiento y rápida atención a las demandas feministas, que en el otoño de 2019 han sido un tema inevitable FOTO: LA JORNADA ZACATECAS

Al acercarse el fin del 2019 y el tiempo de la reflexión individual, se presenta también la oportunidad para invitar al análisis colectivo sobre lo que en conjunto debemos atender o cuando menos poner atención en nuestra hoja de ruta en común. Vivimos tiempos líquidos, episodios que apenas aparecen cuando ya estamos mandando al cajón del olvido por la rapidez en que fluye la información y la dinámica acelerada de la comunicación. Si bien hoy más personas que nunca tienen la oportunidad de construirse una opinión propia respecto a los más diversos temas, también es cierto que dicha ventaja tiene su contraparte en la falta de un consenso mínimo que nos permita partir de una base necesaria, a la hora de definir prioridades o cuando menos una lista amplia de asuntos que debiéramos comenzar a solucionar. La lista que a continuación hago es obviamente subjetiva, evidentemente enunciativa y deliberadamente corta, buscando en perspectiva apenas hacer un apunte sin el que no quisiera cerrar este año de participaciones editoriales.

He venido abordando, durante hace ya algunos años, siguiendo la ruta del francés Stéphane Hessel que los retos de nuestro tiempo, se pueden abordar a partir de cuatro grandes temas: la desigualdad, el respeto a los derechos humanos, la corrupción y con recientemente ha resultado también evidente que, quizá como consecuencia de los otros tres, el desafío de mantener, reformar e incluso revolucionar, el modelo de democracia constitucional (liberal) a todas luces hoy en entredicho. A partir de ahí podemos iniciar con la serie de temas que son particulares a cada uno de estos ejes generales.

Del primer tema, desigualdad, pueden desprenderse el reconocimiento y rápida atención a las demandas feministas, que en el otoño de 2019 han sido un tema inevitable, y que, aceptándome ignorante, me limitaré a esta brevísima anotación; también aquí cabe hacer énfasis y llamar a no darle más vueltas a hacernos cargo de un gran reto para la presente y próximas generaciones: el diseño de sistemas de seguridad social que justo sean, sistemas, desde una perspectiva global y no aislada, sobre un tema que ya empieza a mostrar sus primeras deficiencias en cuanto a cómo hemos rehuido del debate serio y consistente y sobre todo, en las primeras pensiones que habrán de surgir del esquema de reparto individual. El tema no puede ni debe postergarse más a consecuencia de lamentarnos no un año, sino muchas generaciones más. En este sentido también cabe retomar la idea de una profunda y seria reforma fiscal, cuya concepción idónea sería la internacional, a manera de un sistema mundial que evite la evasión de impuestos, usando las fronteras. Conformémonos en que, cuando menos, haga su aparición entre los temas que nuestro poder legislativo federal habrá de anotar entre sus pendientes y prioridades. Sin una reforma fiscal de gran calado, ninguna transformación política pasará a convertirse en una transformación social con justicia.

En las próximas entregas continuaré con una cultura de los derechos humanos, el combate a la corrupción y el rescate y reforma del modelo de democracia liberal.

@CarlosETorres_

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ