Envidia/soberbia

Envidia/soberbia

En la vida, pero también en la esfera de las relaciones políticas es un tanto común ver como la vanidad se confronta con la soberbia. El pasado 5 de diciembre el portal de internet Aristegui noticias dio a conocer las declaraciones que hiciera Cuauhtémoc Cárdenas sobre algunas de las líneas de gobierno de AMLO. En entrevista con el periódico El País, el ex gobernador de Michoacán y exjefe de gobierno de la ciudad de México mencionó de manera enfática que ni Morena ni AMLO son de izquierda. Respaldó lo anterior argumentando: “No conozco cuales son las propuesta de Morena para elevar el crecimiento económico o para hacerlo sostenido y de largo plazo. Ni conozco sus propuestas respecto a la política exterior ni para reducir la desigualdad. No sé dónde este Morena desde el punto de vista ideológico”. Fue más allá: No veo una izquierda organizada en este momento, ni a ningún político importante en lo que llamaría izquierda”.

Sobre el hecho de que López Obrador se declara cardenista, sin descalificarlo directamente pero asumiéndose y reivindicándose dueño de la marca, aseguró que: “lo que él llamaría cardenismo sería una lucha permanente por el rescate, ampliación y ejercicio efectivo de la soberanía del país, por la elevación de los niveles de vida de la gente […] no veo que nadie este al mismo nivel de los personajes que aparecen en el emblema de Morena: Hidalgo, Morelos, Juárez y Lázaro Cárdenas”. Así de momento, más le valdría al tabasqueño ir abandonando su sueño guajiro de pretender ser y pasar a la historia como el mejor presidente de México y olvidarse de su Cuarta transformación.

En esa misma entrevista con el rotativo español el Ingeniero Cárdenas, a la pregunta sobre si México podría estar ante otro sexenio perdido, respondió que “eso es lo que pensamos muchos, espero que no”.

Por su parte al responder las críticas de Cuauhtémoc a su gobierno, política y persona, fiel a su estilo y tono Obrador reviro diciendo que el Ingeniero un ciudadano libre, defendió su libertad de expresión y su derecho a disentir, diciéndose además respetuoso de la pluralidad. Y dejó en claro en defensa de su gobierno que, el propósito de su administración es “la transformación de México” a través del ataque a la corrupción y los lujos. No aumentar impuestos ni aplicar gasolinazos y atendiendo (mediante los programas asistenciales) a los más pobres. “Ese es nuestro modelo, que no se acepte, que no se entienda, que no se esté a favor es otra cosa y respetamos todos los puntos de vista”

Habría que recordarle a nuestro ingeniero que para empezar Morena con todo y que tiene su registro ante el INE, no es propiamente un partido cuando sigue siendo un movimiento nucleado por un caudillo. Y que Obrador igual que él no son estrictamente de izquierda o que en todo caso fueron de la izquierda del PRI, del grupo de políticos a los que se dio en llamar democráticos y progresistas en el momento en que decidieron abandonar al otrora partidazo para fundar el PRD en 1989, después del fraude con la caída del sistema de por medio del año anterior en que le robaron la presidencia al michoacano y este hizo o poco para defender su triunfo.

La envidia que parece asomar en el hijo del general si es que este tecleador tiene razón en su sospecha, tiene que ver en su frustración por no haber alcanzado la silla presidencial en los tres intentos en los que se aventuró a ser presidente de México y en lugar de ver al tabasqueño en Palacio Nacional el desearía ocupar ese lugar, aunque hubiera preferido los Pinos en donde pasó parte de su niñez. Lo que hace con sus declaraciones es mostrar su disgusto por el triunfo ajeno, un triunfo que en el fondo el deseo saborear primero y que ya no logrará. Quizá también con sus opiniones en el fondo lo que expresa es su descuerdo por el estilo personal de gobernar de Obrador. Este que ha cumplido su primer año de gobierno ha sentado las bases del cambio que busca centralizando en su persona el poder y las decisiones a la usanza de la presidencia imperial que se observó hasta antes de la alternancia. En este primer año los grandes desafíos del actual gobierno siguen siendo reducir drásticamente la inseguridad y lograr un mayor crecimiento económico, si bien los indicadores macro de la economía se mantienen estables como lo son el control y reducción de la inflación y la paridad del peso frente al dólar. Lo que no se puede ocultar es que el presidente sigue de plácemes dando cátedra en las mañaneras con su hablar cansino de la historia patria de bronce y fáctica; disfrutando su luna de miel democrática con altos porcentajes de aprobación y popularidad. Toda su vida buscó ser presidente y en el tercer intento que lo logró se siente soñado como un personaje propio de un cuento de hadas, orgulloso y hasta ensoberbecido. Ha declarado que más que la eficiencia su administración descansa en la honestidad, cuando lo que se requiere es cumplir con los dos aspectos.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ