La violencia contra las mujeres y la igualdad entre los géneros

La violencia contra las mujeres y la igualdad entre los géneros
ejemplo

La pelea por la igualdad ente los géneros es una lucha histórica. La memoria pesa como loza en la conducta de las familias a través de las generaciones: el reparto de roles fijos e inamovibles daba estabilidad a la sociedad. Mover esos papeles que la sociedad actúa, genera un enorme problema de poder al interior de las familias, que es donde se inicia el aprendizaje de dichas conductas, de acuerdo al papel asignando para cada género. Sin embargo, los cambios en los últimos 70 años han sido más profundos que en los dos últimos milenios en cuanto a reproducción de roles se refiere. En las dos últimas generaciones se ha cimbrado la base axiológica de los papeles que la mujer y el hombre deben actuar: unos obedecen y otros mandan, unos cuidan los hijos y otros aportan económicamente, unos hacen tareas del hogar y otros no. De la década de los 50’s a la fecha, las mujeres exigieron igualdad de condiciones y oportunidades sociales: igual estudio, condiciones laborales, salarios, libertades recreativas y la igualdad en las tareas del hogar. Hay revoluciones que estallan y otras que ocurren. Esta última ya ocurrió y sigue en marcha.

Las acciones afirmativas o discriminación positiva han servido para forzar los cambios desde arriba. Pero mientras no se modifiquen las dinámicas del reparto de tareas al interior del hogar, todas las metas sociales estarán detenidas. El factor del tiempo es esencial o crucial. Si la mujer no deja de padecer la pobreza de tiempo, no podrá estudiar o trabajar al ritmo del varón, y en consecuencia, las oportunidades se le escaparán. Eso significa que la condición sine qua non para avanzar en la igualdad de los géneros es la emergencia de la Nueva Masculinidad. Y esa educación es cosa de la familia, claro está. Pero como el tema de género es un problema público, la escuela debe involucrarse activamente en este tema. Además, la violencia entre los géneros depende de esa situación de diferencia y conflicto latente. Por tanto, si se logra el cambio hacia la nueva masculinidad, la violencia contra las mujeres disminuirá de manera sensible.

La lucha cívica de los grupos feministas no debe disminuir, sino todo lo contrario: avanzar. Y ahora se deben proponer cambios en los contenidos de los primeros grados de estudio para incidir en la personalidad de los jóvenes de las próximas generaciones en la apropiación de los valores de la igualdad entre los géneros. Las consignas de la revolución francesa ahora deben resonar al interior de los hogares: igualdad, libertad y fraternidad. Esto significa toda una revolución cultural que avizora un nuevo orden social. En estos momentos nos encontramos en una situación de alta conflictividad porque estamos a mitad del camino, conforme se avance al consenso cultural de la igualdad que mencionamos, el conflicto disminuirá, y con ello, la violencia también.

ejemplo

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ