Fuera máscaras, es David

Fuera máscaras, es David

Hicieron todo lo posible para deslindar a David Monreal Ávila de la lucha frontal en el ayuntamiento capitalino, entre miembros del mismo partido. Afirmaron que los regidores, al libre albedrío, realizaban una infructífera campaña de desprestigio de la administración donde comparten mayoría. En el inter, ayudaron al desprestigio de Morena en la capital zacatecana.

A la fecha, sus campañas en redes sociales siguen sin marcar agenda. Nunca hubo una estrategia inteligente, y la bien sabida línea de golpeo que compartió Ruth Calderón Babún con Soledad Luévano Cantú, pues en ambos casos “asesora” Ernesto González Romo, resultó un fiasco en la fugaz carrera política de la síndico municipal.

Hoy, la realidad confirma las sospechas que dejamos saber hace meses en este espacio. Con la aprobación del cuestionado Coordinador Nacional de Ganadería, la senadora Luévano Cantú “empuja” a Ernesto González como la voz crítica visible de su propio partido en contra de Ulises Mejía Haro. Fuera máscaras, la lucha por el ayuntamiento abre un nuevo episodio.

David únicamente formalizó el juego que antes dejaba correr en bajo perfil. Poco le importó la fuerte reprimenda que días antes le hizo saber Ricardo Monreal Ávila a la “Chata Chole” (en frente de otros compañeros legisladores), por hace caso a la recomendación de su asesor González Romo para entrar a la polémica que envolvió la fiesta de quince años de una de las hijas de Saúl Monreal.

La publicación en Facebook de la senadora cayó en el peor de los ánimos del coordinador de la bancada de Morena en la Cámara Alta. No así en la opinión del pretendido candidato a gobernador -ahora queda más claro-, pues para David fue un momento de oportunidad que debía ser aprovechado. De otra forma no se explica que recompense a quien Ricardo días antes censuró.

Esta disparidad de criterios se ha visto de forma constante en los acuerdos que buscan aterrizar Ricardo y David en Zacatecas. Ya en los primeros meses del año ambos hermanos se habían distanciado, pues la forma en como cada uno piensa una candidatura es diametralmente distinta. Mientras Ricardo busca los escollos de la política, David prefiere la influencia de sus cercanos.

En aquella ocasión Ricardo le recordó lo vulnerable que se encuentra al rodearse de intereses particulares y construir complicidades con perfiles que no están a la altura del reto. David, evidentemente molesto, prefirió marcar territorio de por medio, y trató de vender la idea en Zacatecas de que él comandaba el ejército, no su hermano.

Ahora vuelven a confirmar las diferencias con las que piensan la política y lo político. Ricardo diseña, David emula (y mal). De ahí que el Coordinador Nacional de Ganadería, en descuido de sus funciones, invirtiera tiempo en “politiquerías” locales. Como resultado: el Crédito Ganadero a la Palabra ni siquiera fue considerado en la reasignación presupuestal para el 2020.

David perdió la última batalla con la que podía salvar el programa prioritario que utilizó para mantener vigentes sus aspiraciones. De paso, envió las señales más equivocadas sobre su futuro político. Su distracción primordial era “dejar pasar” la candidatura de Enrique Laviada Cirerol en contra del proyecto de su propia sobrina, por influencia de Verónica del Carmen Díaz Robles.

Si bien el Coordinador no alentaba abiertamente, tampoco puso un freno a la “estrategia” que Simón Pedro de León Mojarro imaginó para tratar de mantener a raya la influencia y el control sobre la lista de candidaturas del 2021 que ganaría Eldaa Catalina Monreal Pérez, en caso de que llegara a la dirigencia de Morena en Zacatecas.

Pero Laviada pasó en poco tiempo de aspirante a secretario del partido, a candidato a dirigente de Morena. En su trayecto dejó saber que la hija del senador no tenía ni la edad, ni las capacidades, ni el talento para dirigir a la militancia, algo que él sí podía ofertarle a David. Los agravios hacia Catalina no fueron menores, e incluso llegó a creer en su propia ficción.

Ignorante de la vida interna del partido y sin afiliación comprobable (que podremos constatar una vez que pida su registro de militante), Enrique abusó de su suerte y dejó a varios heridos en el camino, inducido por Simón Pedro y David. Pero no podía ser de otra manera, su arrogancia lo lleva a poner en escena ridículos de antología.

Así se forjan las aspiraciones del todavía Coordinador Nacional de Ganadería. El fresnillense se piensa como gobernador entre tropezones y codazos en su propio “equipo”. Nada más alejado de la política de construcción de alianzas y conciliación con los actores políticos. Es tal la seguridad que tiene de que la gubernatura es suya, que se da el lujo de ponerla en juego dos años antes.

Ahora no quedan dudas de que el enemigo real de Ulises Mejía Haro se llama David Monreal Ávila. ¿Y el Crédito Ganadero? Esa nunca fue la prioridad.

Twitter: @GabrielConV

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ