Episodios del “Barroco Chichimeca”

Episodios del “Barroco Chichimeca”

En días pasados, luego de varios intentos de traspasar el suplicio de una introducción llena de “palabrotas”, esto es, palabras en extremo eruditas que, por su elevado número, llegan a causar molestia a personas de cultura media como este escritero que consideran abusivo el uso excesivo de “palabras de cuatro dólares (four dollars words), según la descripción de los estadounidenses cultos, que, aunque usted no lo crea, si los hay. La verdad es que después de varios intentos creí que jamás superaría la lectura de las casi seiscientas palabras que dan forma a la Introducción al libro denominado “Episodios del Barroco Chichimeca” de Enrique Salinas Enríquez, 1ª. Edición, 2016, editado por la Universidad Autónoma de Zacatecas, el Instituto Zacatecano de Cultura y la Secretaría de Cultura. Zacatecas. Todo un lujo editorial, pero el libro lo vale.
Sin embargo, la lectura llevaba implícito el cumplimiento de compromisos mutuos entre el autor y este lector del libro, que podían cumplirse o no, dado que los protocolos son campanas llamando a misa para hacerles caso y pueden aceptarse o no, y las intensidades en que ocurrieron siempre fueron afectadas por estados de conciencia no siempre idóneos. En fin, para acabar pronto, recibí el ejemplar de este libro como regalo, pero sin dedicatoria, y yo mismo condicioné la misma hasta cumplir el compromiso de su lectura íntegra. Cabe decir que nuestras relaciones personales en no atravesaban por su mejor momento, aunque nunca fueron malas, aclaro.
Después de superar el suplicio de la Presentación, lo demás fue una aventura interminable a través de las elucubraciones literarias el autor. Un auténtico viaje a lo largo de los años y de los siglos en un anecdotario imposible que auténticamente data de la prehistoria hasta episodios que aún huelen a fruta fresca. Quisiera usar el mismo tipo de fufurufas palabrejas con que está escrita la obra aludida, pero acomoda mejor un término de las expresiones populares: me dejó bien apantallado.
Y esta situación se deriva no solo por la excelsa calidad con que la obra está escrita, un lenguaje refinado y e alta escuela, sin una sola errata y con una narrativa de alto nivel. El contenido consta de 100 episodios escritos a manera de ensayos periodísticos que ilustran sobre personajes y hechos que cobraron y dieron vida a tantos eventos que encuadran el concepto aludido: “El Barroco Chichimeca”, al que el autor define de la siguiente manera:
“Actualmente, este término que lo mismo es sustantivo o adjetivo se emplea en la literatura estilística con un enfoque histórico y/o crítico, y posee tres significados principales. Primero, denota el estilo dominante del arte europeo, entre el manierismo y el rococó. Ese estilo se origina en Roma y se relaciona con la Contrarreforma católica; sin embargo, no se asocia exclusivamente con el arte religioso. Segundo, se usa en sentido general para referirse al período en que floreció tal expresión estética. Tercero, se aplica a cualquier arte de cualquier época o territorio que muestre las características de vigor e intensidad emocional inherentes al arte barroco”. (página 27)
Después de la presentación hay una charla de ida y vuelta con Guillermo Tovar y de Teresa sobre las primeras visiones e impresiones del concepto que sustituyen a un prólogo que nosotros los pobres lectores podríamos haber calificado como genial. Po desgracia, “Su Majestad la Muerte” convocó a Tovar y de Teresa antes de la edición del proyecto, el 10 de noviembre de 2013, hace seis años, casualmente. A partir de este Prólogo sustituto, le aseguro, estimado lector, todo lo que escurre es miel.
Después del primer capítulo, que habla de las aventuras de Barbalonga, Juan de Tolosa, buscador y descubridor de la vena argentífera que puso a Zacatecas en la geografía mundial por los logros aventureros de este gran hombre sin pasado ni heráldicas que arribó a estas tierras coloradas, acumuló una fortuna inimaginable y tal cual, desapareció de la historia sin que de él se guarde alguna ruta de olvido.
Podría recomendar especial atención a tal o cual episodio, pero esto soo mostraría mis predilecciones o prejuicios hacia ciertos temas que en lo particular me cautivan. La recomendación es que se lean en la manera en que el llector lo prefiera. Destaco, si acaso, la seguidilla de siete artículos que vinculan dos mundos y que el autor denomina “Entre Zacatecas y Bélgica”, en los que nos conduce hacia temas interesantísimos que los legos ni nos imaginamos.
Por último, la lectura de este trabajo extraordinario, me permitió constatar que no me equivoco cuando a algunos amigos los adopto y cultivo por su talento. Después de muchos años de haber mantenido una extraña, pero muy gratificante amistad con el autor me alegro haber ratificado que algunas diferencias derivadas de prejuicios individuales son poca cosa cuando el talento es evidente.
No deje de leer este extraordinario trabajo, estimado lector. Nunca estará usted seguro de haber hecho mejor inversión y su conocimiento de estos lares cobijados por un cielo cruel lo conducirán a un nuevo siglo de luces en este Patrimonio Mundial. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ