■ Comentarios Libres Limpiar al Poder Judicial

■ Comentarios Libres Limpiar al Poder Judicial

La renuncia de Eduardo Medina Mora al cargo de Ministro de la SCJN, que presentó al Jefe del Ejecutivo AMLO el jueves 3 del mes actual, aprobada ya por el Senado, deja mucho para cuestionar al poder Judicial. De los tres poderes de la Unión, es el más obscuro, el más opaco y sus integrantes, se han permitido el atributo de intocable superioridad y pulcritud.

Para serenar la preocupación de quienes se desgañitan por el quebranto de la división de poderes, manifiesto lo siguiente:

De inicio, el Principio de Montesquieu, se reconoce constitucionalmente: El Supremo Poder de la Federación se divide para su ejercicio en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. (Art, 49 CPEUM). Cada uno tiene sus facultades explícitas: el primero, en el Artículo 73; el segundo, en el 89 y el tercero, en el 103 y el 107. Todos de la Carta de Querétaro. Este principio tiene como objetivo, lograr un sistema de controles y equilibrio que limite las facultades del gobierno, y salvaguarde los derechos de los individuos.

El máximo órgano del Poder Judicial de la Federación es la SCJN. Precisamente por tratarse del encargado de la impartición de justicia, debe estar integrado por los mejores hombres y mujeres. Si atendemos a los requisitos exigibles para ser Ministro, destacan: Gozar de buena reputación. Los nombramientos de los Ministros deberán recaer preferentemente entre aquellas personas que hayan servido con eficiencia, capacidad y probidad, en la impartición de justicia o que se hayan distinguido por su honorabilidad, competencia y antecedentes profesionales en el ejercicio de la actividad jurídica.

Volviendo a Medina Mora.
Es de celebrarse que esa persona se vaya de la SCJN. Nunca tuvo méritos para ocupar el cargo de Ministro. No obstante ser un “premio”, obsequio de Enrique Peña Nieto, otro triste célebre personaje, quien ahora nos da muestra de sus dotes de payaso.

Mucho se ha cuestionado el desconocimiento de las causas graves que motivaron su renuncia. Incluso se ha manifestado que, el Presidente no debió aceptarla, ni el Senado debió aprobarla, hasta en tanto el ahora ex Ministro, explicara las mencionadas causas.

No comparto esas inquietudes. El Texto máximo no obliga a los Ministros renunciantes a que expliquen, de manera fundada y motivada las causas graves de su renuncia. El Artículo 98, solo indica el tipo de causas para que proceda: graves. Tampoco, nadie tiene el derecho a exigir la exposición de las causas graves. El Presidente, debe someter al Senado la renuncia para su aprobación, así señala la Fracción XVIII del artículo 89. El Senado, tampoco tiene constitucionalmente derecho a preguntar y conocer las causas graves para la aprobación de tal renuncia, pues la fracción VIII del artículo 76, indica que debe otorgar o negar su aprobación a las solicitudes de licencia o renuncia de los Ministros, que le someta el Presidente.

Lo incuestionable, es que en la renuncia de Medina Mora, existen causas graves. Lo sabe y las conoce. Igualmente, de todos son conocidas sus diversas conductas que bien pueden tipificarse como delitos graves. Nadie puede fingir desconocimiento preguntando ahora, ¿cuáles son?

Sólo por mencionar algunas que lo involucran: 1.- Existen varias carpetas de investigación que abrió la FGR, a petición de la Unidad de Inteligencia de la Secretaría de Hacienda. 2.- Movimiento de recursos a través de una empresa familiar contratista de los gobiernos PRIANISTAS, de los que fue alto funcionario. 3.- Lavado de dinero. 4.- Restar facultades a la UIF, para proteger a grupos o personas relacionadas con el gobierno de Peña Nieto. 5.- Su criterio de improcedencia para que una autoridad mexicana, solicitara el congelamiento de cuentas bancarias, salvo cuando se trate de peticiones de gobiernos extranjeros. 6.- Millonarias cuentas y transferencias a Gran Bretaña y Washington entre 2016 y 2018. 7.- Resolvió que Enrique Peña Nieto no puede ser investigado, en el caso de desvío de recursos del PRI, en las elecciones intermedias de 2015 y que afectaron los ingresos del estado de Chihuahua. 8.- El michoacanazo de Morelia. 9.- La represión de la desaparecida Policía Federal Preventiva en Atenco y Oaxaca en 2006.

Además, en todos los altos cargos que ocupó, en ninguno estuvo dispuesto a manifestar su patrimonio, incluida su participación en la empresa Composoluciones y Asociados, que es objeto de las investigaciones de la UIF y de la FGR.

En junio pasado, se dio a conocer su riqueza, pero no se justifica con sus ingresos como Ministro, a pesar de que éstos son excesivos.

La renuncia, es una buena oportunidad para destapar la cloaca pestilente que existe en el Poder Judicial. Aplicar la ley para Eduardo Medina Mora es una exigencia. No se puede explicar ni justificar, cómo una persona de tan sucia trayectoria, presuntamente involucrada en esos ilícitos, haya ocupado cargos federales de importancia, hasta llegar a Ministro. Pero también, no deben quedar excluidos de investigación los ex Presidentes Fox, Calderón y Peña Nieto, para que en su caso, sean sujetos de las sanciones y penas conforme a derecho.

El Poder Judicial de Zacatecas, también tiene lo propio, Urge investigarlo. Muchos informes del Magistrado Presidente y…la inseguridad permea. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ