El Mirador de Heródoto 1959-2019 sesenta años del ICZ al ICAZ. Autonomía, historia y liderazgo académico

El Mirador de Heródoto 1959-2019 sesenta años del ICZ al ICAZ. Autonomía, historia y liderazgo académico

Sin memoria no se tienen expectativas para el futuro. ‘Una memoria ejercitada es guía, más valiosa que el genio y la sensibilidad’.
Friedrich von Schiller

Una de las acciones que más facilitan el ejercicio de mantener la memoria viva es el ejercicio de recordar un suceso, entre muchos, un nacimiento, la obtención de un grado académico, la inauguración de una casa, de una escuela… Son hechos históricos personales, familiares, de grupos o corporativos.

Conmemorar el aniversario de un hecho histórico en una institución aumenta la moral de los individuos y la colectividad que la constituye; proporciona oportunidades de relaciones interpersonales factibles de limar asperezas y fortalecer el trabajo en equipo, pero además, permite volver la vista hacia la historia y lo que representa como pasado; nos invita a la reflexión de lo que ese hecho ha contribuido a la motivación por la superación y por constituirnos como parte de ese logro.

En la actualidad, la mayoría de las personas pasamos los días sin percatarnos de su significado y “vivimos el día a día” sin ninguna relación con otro espacio, sin cultura, sin visión, sin sentir el ayer, el hoy ni el futuro. Recordar el pasado de una institución, implica una responsabilidad con el presente, es traer a la memoria el ejemplo de vida de personajes que hoy se convierten en modelo de lo que se debe o no se debe hacer. Finalmente es el reconocimiento de nuestra historia, de lo que somos, de lo que tenemos y de lo que debemos hacer para mantener la continuidad en el camino de la superación.

Así veo este aniversario de la conmemoración de la autonomía del legendario Instituto de Ciencias de Zacatecas, nuestro recordado ICZ, al convertirse en el emblemático Instituto de Ciencias Autónomo de Zacatecas (ICAZ). Sin duda alguna, fue un parteaguas en la historia contemporánea de nuestra institución, una etapa en la que se fraguaron los pensamientos de los que hoy son pilares en el existir de nuestra benemérita UAZ.

Sea este modesto escrito un reconocimiento a los actores partícipes de ese hecho histórico. Debiera promoverse a nivel institucional un evento de alta significancia para recordar los días, los hechos y los participantes en torno al 10 de octubre de 1969, fecha del decreto en el que se otorga a la institución la anhelada autonomía.

Muchos de los historiadores universitarios, actores políticos y académicos, periodistas y escritores independientes han expuesto sus interpretaciones sobre este hecho histórico en documentos variados. Una recopilación conmemorativa de esa historia escrita se impone también como legado para las generaciones actuales y futuras.

Mucho he expuesto en esta columna a lo largo de más de cinco años la importancia del fortalecimiento de la identidad y del acrecentamiento del sentido de pertenencia y esas características de los universitarios de hoy se adquieren con el conocimiento de lo que es y ha sido la institución. Nuestra amadísima (parafraseando al amigo Abel) es una fortaleza en la generación de académicos y profesionistas al servicio de la sociedad zacatecana, de México y más allá. Hemos obtenido reconocimientos como una institución de excelencia por organismos evaluadores nacionales e internacionales, vivimos una etapa de alteza en la calidad académica. Las difíciles circunstancias de lo económico y administrativo no arredran el avance hacia un mejor futuro, nuestra BUAZ es más grande que sus problemas.

Considero que debemos promover los eventos relacionados con la remembranza de los acontecimientos históricos como un elemento que contribuya a levantar los ánimos y renovar el espíritu de lucha por la superación. Existen millones de razones para encontrar causas para promover una conmemoración institucional, con la afirmación de que, independientemente de las circunstancias, cuando se quiere, siempre se puede hacer un evento memorable.

El 10 de octubre de 1969, día de la conversión del ICZ a Instituto de Ciencias Autónomo de Zacatecas, (aunque sabemos que el decreto inició en enero de 1960), debe ser una fecha recordada y conmemorada por lo que significó su logro para la sociedad zacatecana, por lo que la autonomía representa en este tiempo y por las aspiraciones hacia futuro.

De ese capítulo, la memoria debe considerar nombres que están en la historia de nuestra institución y dar el justo valor a cada uno; de una corriente o de otra, todos aportaron su espíritu de lucha por la mejora de lo que creyeron válido. Alumnos y docentes de aquella etapa son los cimientos de lo que tenemos como emblemática institución académica, la benemérita UAZ. Solo por mencionar algunos, recordamos a Uriel Márquez Valerio; Jesús Manuel Díaz Casas; José Abraham Torres; Magdaleno Varela Luján; Benjamín Arellano; Raymundo Cárdenas Hernández; Abel García Guízar y José Luis Medina Lizalde. Sí, faltan muchos, pero nos corresponde a todos recordarlos. Dejo la iniciativa.

El 10 de octubre de 1969 es causa de una emotiva conmemoración, compartamos la alta responsabilidad de su significado, misma que debe movernos a la investigación de la historia contemporánea de nuestra institución y a la reflexión de la lucha por mantener la dignidad académica y el compromiso con la sociedad. ¡Hagamos historia con la historia!

A la memoria del maestro René Lara Ramos, orgullo universitario, promotor de la Universidad al servicio de Zacatecas.

Así se observa el mundo desde El Mirador de

Heródoto.

*Cronista de la UAZ.
[email protected]
cró[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ