Presume Saín Alto la gastronomía de su tierra con sus gorditas en la Fenaza

Presume Saín Alto la gastronomía de su tierra con sus gorditas en la Fenaza
El establecimiento Gorditas de Saín Alto, Zacatecas, estaba preparado ya para la venta n fotos: alejandro ortega neri

El precio de cada una es de 40 pesos pero su tamaño es grande y su sabor no decepciona

El guiso tradicional de este platillo es el de chicharrón prensado y el “huevo perdido”

 

Atravesar la Feria Nacional de Zacatecas con hambre puede ser riesgoso, pues muchas veces comer en el recinto es jugar una ruleta rusa contra Moctezuma y su temible venganza. Las condiciones higiénicas no son las más óptimas, lo ha reconocido la Cofepris, pero las entrañas solamente entienden de regulación sanitaria cuando el daño ya está hecho.

Recorría los puestos que año con año ofrecen lo mismo; piratería china en los tenis y la ropa, dulces duros y perfumes de aroma efímero cuando el hambre se manifestó de súbito. A mi lado un puesto de gorditas de los “parados” de Michoacán apenas abría sus lonas y junto a él, un establecimiento largo de Gorditas de Saín Alto, Zacatecas, estaba preparado ya para la venta. Como jugamos de local, decidí por el segundo.

Saín Alto es el nombre de uno de los municipios del noroeste de Zacatecas que se encuentra enclavado en la zona frijolera y maicera del estado. Debe su nombre al cacique del pueblo Alonso Saín y además de ser reconocido por sus balnearios de aguas termales, se le ha ido conociendo también por sus gorditas que destacan más que por el sabor, por su tamaño.

“Doña Leo” se llama uno de los establecimientos asentados en el recinto ferial. Pareciera que siempre que un puesto de gorditas tiene el nombre de una doña el sabor está garantizado. Iba a probar.

Quizá fui el primer cliente, cuando entré al lugar y me senté se me quedaron viendo como si fuera un indigente en vez de un comensal. Nadie me hizo caso. Un tímido buenas tardes fue respondido por el silencio ahogado en una cancioncilla de Julieta Venegas que sonaba en el puesto de al lado. El hueco que sentía por el hambre se llenó de incomodidad hasta que una mujer que comía con parsimonia un caldo loco quizá, pues es otro platillo típico de la región, se levantó a tomarme la orden.

El precio de las gorditas de Saín Alto, por su tamaño, sabemos que rebasa los estándares pero no pensé que tanto. Comilón avezado pregunté antes por el precio: 40 pesos cada una. Ahí supe que sólo sería una solitaria más el refresco para desatorar. Pedí una de guisado y ¡oh! bendita Zacatecas me falló, as usual, en su servicio, pues de todas las ofertadas era de la única que no había. Luego vino el titubeo y mejor fui a la segura; pregunté cuál era la tradicional y la respuesta fue la de prensado.

Así pues mi gordita de chicharrón prensado llegó unos minutos más tarde. El tamaño, para quien no las haya probado, es igual al de los platos en que se sirven las otras gorditas del promedio en Zacatecas. Grande y redonda, pero poco nutrida. Aun así el sabor no decepciona. Cuando quien me atendió vio que le tomaba una foto al platillo me explicó que eran las tradicionales y que mucha gente las vendía en Saín Alto, “allá rumbo ´pa Fresnillo”.

No sé si mi gorra de Los Dodgers y el evento de migrantes cercano me hicieron pasar por uno, pero me aproveché de mi papel para seguir indagando. Otro de los guisos tradicionales, me dijo, es el del huevo perdido, un nombre sui generis que consiste en que se tritura tanto el huevo en salsa roja que al final parece picadillo y la gente al pedirla reacciona con sorpresa ya que no encuentran el huevo. Además de esas, hay de chicharrón de puerco, deshebrada, bisteck con papas, queso y otros sabores tradicionales.

La de prensado no decepcionó. La yesca, como también se le conoce al chicharrón prensado, estaba bañada en una salsa verde algo picosa. Temí por Moctezuma y su venganza, pero a pesar de que traía una gorra de beisbol gringo los condimentos me reconocieron como suyo.

Saín Alto, además de importante historia hacendaria, mucho frijol y aguas termales, también tiene para presumir sus gorditas, aunque a veces no haya de guisado.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ