Todos los derechos todas las personas

Todos los derechos todas las personas

Es extraordinario que actualmente algunos temas de interés colectivo sigan siendo causa de asombro y de polémica; temas tan sencillos de comprender, de respetar y aceptar, como los derechos humanos. El tema del matrimonio igualitario, que no trata de otra cosa más que de derechos humanos, ha sido uno de los temas más polémicos en nuestro país; dicho tema ha dejado ver que tan conservadora y cerrada es una parte de nuestra sociedad; se ha polarizado a la ciudadanía en torno al tema; se intenta argumentar en contra del matrimonio igualitario de una y mil maneras, pero no se ha entendido que los derechos humanos no se consultan ni se debaten, simplemente se ejercen y se gozan. El día de ayer, la LXIII legislatura del Estado de Zacatecas tuvo la oportunidad histórica de quitarse la etiqueta que tiene como la legislatura más improductiva de los últimos tiempos. Estuvo en las manos de las diputadas y los diputados locales, la oportunidad de estar a la altura de las demandas de la sociedad; la oportunidad, de decirle a México entero, que Zacatecas es fraterno, incluyente y respetuoso de los derechos humanos; ayer los diputados locales pudieron ser parte de la gran transformación que la ciudadanía exige; aun así, prefirieron el conservadurismo, prefirieron hacer gala de la ignorancia, de la intolerancia y la falta de respeto. En una votación que representa un retroceso en el tema de los derechos humanos, con 13 votos en contra fue tumbada la iniciativa del matrimonio igualitario en Zacatecas.

La legislatura del Estado siempre estuvo bajo la presión de grupos a favor y en contra del tan mencionado matrimonio igualitario. Los grupos a favor, defendiendo su derecho a poder contraer matrimonio con su pareja del mismo sexo; expresaban su postura por medio de marchas, manifestaciones concentraciones, todo en el marco de la ley; mientras que los grupos religiosos “pro-vida”, según defendían a la familia como “Dios” la creo, un hombre con una mujer, por lo cual se oponían a que se aprobara la iniciativa del matrimonio igualitario que ayer se discutió. Al parecer, a los diputados locales de Zacatecas los convenció más la argumentación sin sustento de los conservadores, que la argumentación en materia de derechos humanos que hicieron los grupos a favor y por ello tomaron la desatinada decisión de no aprobar el matrimonio igualitario en nuestro estado.

¿En qué le afecta a usted que una pareja del mismo sexo contraiga matrimonio? Para pensar que el matrimonio igualitario afecta de manera negativa a la sociedad se deben de tener motivos y razones muy subjetivas, nada razonables; argumentos creados por una imaginación poco cultivada, por forma de pensar del individuo, por su educación en la familia o por su educación religiosa; probablemente quien esté contra el matrimonio igualitario lo haga por cuestiones de homofobia, de odio y por intolerante; pero en sí, el matrimonio igualitario no puede afectar en nada a la sociedad; sería exactamente igual que el matrimonio que está legislado actualmente; afectaría tanto para bien como para mal, solo a los individuos que deseen contraer matrimonio.

Se ha argumentado tanto a favor como en contra del matrimonio igualitario aludiendo conceptos de religiosos, de familia, de amor, de procreación etc, pero necesitamos ver el tema del matrimonio igualitario como un tema jurídico, es decir como un tema de derechos humanos; a lo mejor no se han dado cuenta esos grupos opositores pro-vida, que el matrimonio entre un hombre y una mujer nada tiene que ver con el amor, ni con la procreación, ni con su Dios; el matrimonio es una figura jurídica, es un contrato, es algo que tuvo que ser creado por el Estado para tutelar los derechos y obligaciones de una pareja. Es por eso que el matrimonio igualitario se debe ver desde ese punto, como un derecho, el cual, los individuos decidirán si lo ejercen o no lo ejercen.

Por lo pronto, en Zacatecas, los flamantes diputados locales, se anotaron un cero en materia de derechos humanos; se dicen representantes del pueblo, pero al parecer le hicieron más caso a su “cura”, a su pastor o a sus miedos. Quien escribe estas líneas es respetuoso de todas las formas de pensar, pero si tengo que decir que, en mi opinión, los derechos humanos no se consultan, ni se negocian; tengo que decir que los argumentos religiosos no tienen peso, cuando atentan contra la libertad de las personas.

Por otra parte, hay que reconocer, felicitar y aplaudir, a los 11 diputados que sí votaron a favor de la iniciativa del matrimonio igualitario, esos 11 diputados si comprendieron que a la legislatura se llegó a representar a la sociedad y a mejorar cada vez más las leyes que nos rigen.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ