Historia y Poder Octavio Cesar: un poeta descomunal que se desangra

Historia y Poder Octavio Cesar: un poeta descomunal que se desangra

Zacatecas ha sido considerada una de las ciudades mas excelsas en cuanto a su desarrollo literario, sin quitarle a nadie ningún mérito, la población zacatecana ha de sentirse feliz y segura de contar con excelentes poetas y escritores de cuentos, novelas, ensayos, dramaturgos, historiadores, filósofos y toda una hermosa plaga de gandayas felices que se apropian de lo mejor de los premios nacionales, ediciones bellas y populares, encuentros mundiales de escritores.

Pues bien, que en una de las mesas continuas de ese escenario aparecen libros del poeta potosino Octavio Cesar Mendoza Gómez al que le han llovido desde elogios desmesurados y valientes, así como el levantamiento de ambas cejas por lo novedoso, osado e iracundo de su poesía.

Ganador de innumerables premios de poesía y narrativa y hasta dramaturgia, Octavio Cesar pertenece al club de los privilegiados que todo lo pierden por el apego a sus ideas y convicciones; reglas muy claras le solicitaron para adentrarse en el mundo literario y las siguió rompiéndolas todas con una hermosa y exuberante poesía de sus libros, LOBA PARA PRINCIPIANTES, EL OSCURO LINAJE DEL MILAGRO y otros en que de plano se descaró como un poeta humano, candidato a la locura, expuesto a la mirada de las multitudes.

¿Qué hace que este poeta sea confrontado, leído, apreciado y hasta vilipendiado? Es su misión la de tener miras gigantescas al poseer como poeta el don de hablar en nombre de humanidades enteras a través de los tiempos y que básicamente reconstruya una variación a la locura de meter la pata y decir: aquí estuvo Octavio el de la buena suerte, aquí persiste con todos los sentidos despiertos y las ganas de narrar lo mejor y lo concibió en la mesa de los gobernadores y presidentes municipales, en premio de la juventud y en libros memorables de su autoría y sufrimiento.

“no importa si eres ciego: la belleza te habla

no importa si eres sordo: la belleza te sopla

se alza en tolvaneras, se agita como las olas

se desprende de la piel de los amantes y perfuma

todos los rincones de la tierra”

Octavio Cesar hizo binomio muy exitoso con la que fue su primera esposa la poetisa Jeanne Karen y ambos desarrollaron una exitosa etapa creativa llena de premios y ediciones bellas, además de escribir en revistas nacionales con tirajes descomunales y temas muy sorprendentes, conjuntamente de viajar y constatar que la buena poesía se escribe en muchas partes del mundo, porque vivimos una etapa descollante en todos los sentidos.

Luego de sus rupturas ha tenido la fortuna de seguir escribiendo y delatando su porvenir seguro: estar al lado de los cambios generacionales, de reencontrar una y otra vez los grandes motivos del desvarío y la buena conducta, la literatura y artículos de una prosapia obligada en los anales de la buena escritura latinoamericana, de la que ahora goza y se desangra, se va hilando en sus decires y orgullos, los que le pertenecen, los que nos apabullan con un valor agregado a seguirle leyendo y pidiendo de su noble labor nunca corrompida.

A nuestro modo de ver, El poeta Octavio Cesar puede alcanzar en la prosa y en los artículos para diarios y revistas, una fuerza pocas veces vista en su generación y que hará que su poesía y narrativa se dispare a todos los confines y retomando su antigua fama juvenil de aullar a las manadas de lobos en las madrugadas de nieblas y encantamientos bien ganados y felices y juntándose al alba para circundar las ciudades populares que solicitan a sus puertas de los poetas venturosos y en su jugo como lo es Octavio César.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ