El Chapo Guzmán: Punto y final

El Chapo Guzmán: Punto y final

El día de ayer se dio fin a la historia de un personaje muy conocido por todos los mexicanos; un personaje que para muchos fue un villano, un sanguinario, un asesino y un peligroso narcotraficante; sin embrago, para otros fue un héroe, un Robin Hood mexicano de la época moderna, un hombre que era más bondadoso que el propio Gobierno, nos referimos claro a Joaquín “el chapo” Guzmán, quien hasta el día de ayer estaba enfrentando un juicio en Estados Unidos de Norte América. El juicio del siglo, como fue catalogado por distintos medios de comunicación, fue un juicio que prometía lograr, lo que la justicia mexicana del régimen PRIANISTA jamás podría lograr, que era sentenciar, a quien el sistema convirtió en el más peligroso narcotraficante de todos los tiempos; dicho juicio, concluyo en una brutal sentencia para el chapo Guzmán. La sentencia de cadena perpetua pone fin, a “la leyenda” de Guzmán Loera, quien fue el líder del Cartel de Sinaloa, ese grupo delictivo que junto a grupos aliados, antagónicos y junto con el Gobierno de Felipe Calderón, llenaron las calles de sangre y aterrorizaron a la ciudadanía entera de distintos Estados de nuestro país.

La historia más conocida sobre los orígenes del narcotraficante Joaquín “el chapo” Guzmán, es la que narra los “extraordinarios” hechos que dicen que un niño vendía naranjas en La Tuna, Badiraguato, y que la pobreza y la adversidad de donde vivía lo hicieron desarrollar un valor inigualable, por lo que tomó la decisión de pertenecer al narco y realizar actividades relacionadas con el tráfico de drogas, para con el paso del tiempo, con destreza, inteligencia y valentía, convertirse en el narcotraficante más poderoso de su época; sin duda alguna, esta versión de la historia cumple la función de crear en la opinión publica una percepción de superación y de heroísmo, entorno a Guzmán. Lo cierto es, que en la región donde vivía “El Chapo”, al no haber fuentes de empleo y al existir un abandono total por parte de las autoridades, dedicarse al cultivo de marihuana y amapola era de lo más normal, así que “El Chapo” en un principio no hizo nada extraordinario, simplemente se dedicó a lo que se dedicaban muchos en su región; gracias a eso fue reclutado por Miguel Ángel Gallardo Felix, quien era el jefe del Cartel de Guadalajara, a partir de ahí empieza la historia de Guzmán en el narcotráfico.

El hoy sentenciado a cadena perpetua se dio a conocer nacionalmente por su supuesto vínculo con el asesinato del Cardenal Posadas, en el aeropuerto de Guadalajara, pero sin duda alguna, “el chapo” obtuvo su tan grande famosa debido a su fantástica fuga del penal de Puente Grande en 2001; usted recordara aquellos hechos increíbles, donde de manera oficial se dice que el chapo salió en un carrito de lavandería, ¿Cuántas autoridades y de que niveles estuvieron coludidos con esa fuga?, desde entonces fue evidente que la justicia mexicana se prostituía al mejor postor. Cabe mencionar, que Guzmán Loera vivía como rey dentro de Puente Grande; comidas, mujeres, música y alcohol eran permitidos dentro de este penal para gozo del narcotraficante; es ilógico pensar que las más altas autoridades no estaban enteradas de esta situación; estos hechos no son hechos extraordinarios del capo, sino hechos extraordinarios de corrupción.

La segunda fuga de Joaquín Guzmán fue aún más increíble; recuerde usted las maniobras impresionantes de ingeniería que se tuvieron que realizar para la construcción del túnel por donde se escapó en la segunda ocasión. Para que la fuga fuera un éxito, de nueva cuenta la corrupción tuvo que hacerlo posible; sin los planos necesarios, sin los horarios de rondines, sin la información de que es lo que se hacia dentro del penal, sería imposible que el Chapo se fugara; de nueva cuenta se prueba que autoridades y delincuentes “jalan” para el mismo lado.

Los medios de comunicación, los corridos y las series, hicieron del Chapo un personaje todo poderoso, el que todo podía, al que todos le temían; su poder; su dinero y sus fugas eran producto de una supuesta destreza, pero nadie hablaba de la corrupción que había detrás. si no hubiera habido complicidad por parte del gobierno, la leyenda del chapo no hubiera sido la misma. Debemos hacer una importante reflexión ¿Usted cree que alguien que vivió toda su vida en la sierra, que estudio hasta tercero de primaria y que era de escasos recursos pudo evadir sólo a la justicia mexicana? ¿Ese personaje tendría la capacidad siquiera de pensar en contratar a las personas correctas que le hicieran el lavado de dinero en la manera que lo hicieron? la respuesta es no, el chapo solo era la persona visible, detrás había empresarios y políticos, es decir delincuentes de cuello blanco. Mito o realidad, la historia de Guzmán terminó, pero eso no quiere decir que el tráfico de drogas termine, al rato fabricarán a otro personaje; mientras en el negocio del narcotráfico estén involucrados políticos mexicanos y estadounidenses, las cosas cambiarán muy poco. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ