La derecha agazapada contra AMLO y la mayoría del pueblo

La derecha agazapada contra AMLO y la mayoría del pueblo

¿Cómo se identifica a la derecha? ¿Qué, acaso todos los empresarios del país lo son? No, desde luego que no, pues hay micros, pequeños y medianos con intereses diversos. Pero hay grandes empresarios, nacionales y extranjeros, que operan su capital en el territorio nacional y en el internacional, más definidos.

Lo son: la mayoría de los grandes empresarios; los mejor organizados y algunos otros, que identifican sus ganancias con el mayor lucro: “a costa de todo y a como dé lugar”. Ese pensamiento Marx lo llamó “Las aguas heladas del cálculo egoísta”. Pues arrasa salarios, derechos laborales; seguridad social, salud, medio ambiente para anteponer sus privilegios; identifican el neoliberalismo como dogma, resumido en los 10 mandatos del Consenso de Washington de 1990, el último propone: “proteger a la propiedad”, a toda costa.

Pero, la derecha es más antigua que el Consenso y el neoliberalismo, viene de privilegiar los intereses de las minorías selectas a costa de las mayorías, en diversas eras de la historia; en la Revolución Francesa de 1789, se identifica con la monarquía y luego con los conservadores del siglo XIX.

En México fue similar: la derecha conservadora y regresiva en el siglo XIX, añora el colonialismo español, luego buscan a Maximiliano y a las tropas francesas como gobierno de México, contra Juárez y el pueblo, pero éstos los supieron expulsar y castigar como enemigos extranjeros y a los nativos también. Al final del siglo la derecha resurge con la dictadura de Porfirio Díaz.

Fueron los enemigos de la Revolución de 1910, de la Constitución de 1917 y de la obra del cardenismo de 1934 a 1940, vivieron de modo contradictorio esos tres grandes momentos, en vaivenes de la derecha y con gobiernos progresistas, sin desaparecer: el gobierno de Alemán de 1946 a 1952 fue enemigo a muerte de los sindicatos, con charrazos y ejército acabó con los independientes, para favorecer a los grandes empresarios nativos y extranjeros. López Mateos de 1958 a 1964 fue nacionalista en la economía, nacionalizó Luz y Fuerza, la minería y la metalurgia, pero reprimió las luchas de ferrocarrileros, telegrafistas, maestros, petroleros, campesinos y otros.

La adopción del neoliberalismo por empresarios y políticos marcó la nueva derecha mexicana, en 1982 en sus inicios con el gobierno precursor de la Madrid; pero fue con el brutal fraude electoral de 1988 de Salinas, como logró la alianza: PRI-PAN, la iglesia y el gobierno de Ronald Reagan, que con la Theacher impulsan la nueva derecha internacional, creadora del dogma Neoliberal.

La alianza se selló con los crímenes del sexenio de Salinas, los 400 muertos del PRD, el “accidente” de Clouthier después de negarse a reconocer a Salinas como presidente, los magnicidios del PRI con el líder del PRI y su candidato a la presidencia, ente otros. Esa política de derecha provocó la crisis interna del PRI desde 1985, cuando fue expulsada la “corriente democrática” encabezada por Cuahtémoc Cárdenas, Muñoz Ledo, López Obrador y otros. Con el “quinazo” del 10 de enero de 1989, que realizó Salinas con el ejército.

De esa crisis no se repuso el PRI, ratificó su alianza con el PAN en 1994, 2000, 2006 y 2012, con más fraudes electorales, imposibles sin el apoyo del PAN, grandes empresarios, iglesia y EUA. Pero en 2018, el PRI rompió el pacto con el PAN al imponer a Meade y no respetar la “regla”: el que vaya abajo de AMLO, lo apoya “la alianza”. Pero Peña Nieto intentó descalificar a Anaya antes con la PGR y el SAT, sin que el PRI resurgiera.

El gran negocio de Pacto por México, el mayor de todos, se perdió en el lavadero y el PAN cayó al segundo lugar muy debajo de AMLO y el PRI al sótano del tercer lugar, pero en Baja California se fue al 5 lugar, hundiendo de paso a sus bases sociales: CTM, CNC y demás.

Pero entre los no afectados, salvo en sus excesos, están los grandes empresarios, la oligarquía nacional y extranjera, la ganadora del neoliberalismo, la corrupción y los fraudes electorales y Fobrapoa, que gozaron de plena impunidad, los que pusieron sus abogados de negocios de Secretario de Gobernación como Gómez Mont, al servicio de Germán Larrea. Un modelo que se repitió al derecho y al revés: los políticos y funcionarios que se fueron a servir a la oligarquía o los oligarcas que controlan a los funcionarios y de plano a gobiernos.

Este conjunto de poder real y sus intereses, está detrás de los ataques cotidianos a AMLO y su gobierno; en el fondo, contra la mayoría del pueblo en su intento de recuperarse de 36 años de injusticias. Están agazapados porque saben que aún AMLO cuenta con la mayoría del pueblo, pero en cuanto debiliten el edificio popular, pasarán a una mayor ofensiva, ya debilitado el poder del gobierno de AMLO, irán al mate jaque: la estrategia para retomar el poder pleno.

Salvo que el pueblo desde abajo se organice y unifique en lo que coincide con AMLO y avance, no subordinarse a él ni a Morena, que no lleva a ningún triunfo. Una cosa es coincidir y otra subordinarse. A organizarse desde las bases trabajadoras, magisteriales, campesinas, petroleras, haciendo alianzas de fuerzas con sus pares, fuertemente atrincherados en la legalidad y sin perder de vista al enemigo principal del pueblo, el que ataca a AMLO de modo emboscado, agazapado. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ