Traidores a la Patria

Traidores a la Patria

El viento soplaba en el rostro de Juan, en ese rostro que no dejaba ni una gota en su interior, que, así como brotaba el sudor de su rostro, era absorbido por el incesante sol que pegaba de lleno en todo su cuerpo, al mismo tiempo tostándole la piel y atenuando las raíces de donde provenía, las raíces de campesinos y obreros que para ganarse la vida tienen que realizar los trabajos más pesados.

Sus pies manchados por el lodo que brotaba del piso al partirlo con el arado que era tirado por dos asnos, arrojaba la semilla de la esperanza para tratar de cosechar los frutos que le ayudaran a sobrellevar la dura cuesta en la tienda de raya y con las deudas del hacendado.

Juan, un campesino de sueños que antes de que amaneciera salía al campo a dejar todas sus energías, para en tiempo de cosecha llegar con unas cuantas monedas a su hogar, donde ahí lo esperaba su mujer María y Pedro, el hijo único de aquel campesino, quizás más ignorante pero cariñoso y transmisor de los sentimientos y valores que todo padre enseña a sus hijos, en ese tiempo en que el trabajo no vale y el esfuerzo para una moneda es quebrarse el lomo.

Pedro era un niño motivado y ansioso de conocimientos para sacar de la pobreza a sus padres, un niño lleno de ilusiones y sueños que en cada vocal miraba el futuro de una familia sin rezagos y que en cada letra de abecedario se sembraban las ilusiones de luchar contra el gobierno tirano.

Pedro en la escuela, sentado en su pupitre, sólo escabechaba los rasguidos de la tiza en el pizarrón del maestro, donde escribía que “la mejor revolución que puede ganar un niño es la revolución contra el analfabetismo y la ignorancia”, para eso tenían que entregar todas sus ganas y anhelos por el conocimiento, el trabajo y estudio cotidiano, pero sobre todo hacia el respeto de su patria y tierra.

Corría un día turbulento donde los federales llegaron a las cercanías de la escuela donde estudiaba, quemando jacales, violando mujeres, robando y saqueando las tiendas en las que abundaba la miseria y el hambre, sí, los federales, esos pelones mandados por los de cuello blanco sentados en las sillas de gobernaturas y gordos de la ambición, que les ordenaban calmar a las pequeñas manchas que surgían pidiendo justicia e igualdad para pobres y ricos.

Cuando entran los federales al recinto sagrado de conocimientos, llegan buscando al maestro, al cual le atan de pies y de manos y le dicen: “Tú que sublevas mentes contra el dominio del gobierno, tú que metes ideas revolucionarias en las mentes de los niños, tú que creas bestias que querrán acabar con nosotros, te vamos a enseñar que contra el gobierno, desde el pequeño conocimiento que des, es una bala lanzada hacia nuestro gobierno, por eso te vamos a llenar de plomo”, así cuando sale la primera bala dirigida al profesor, Pedro se atraviesa gritando “Primero muerto que los verdaderos Mexicanos seamos ignorantes”; el cuerpecito de Pedro cae al piso manando de la herida la sangre, como si fuera una fuente de inspiración de lucha para sus compañeritos.

Un silencio rotundo quedó en ese lugar, provocando que todos los niños sin temor a la muerte se levanten y tiren con pupitres y piedras a los federales gritándoles “traidores a su Patria”.

Hoy que sólo el viento sopla lentamente, el silencio se apodera de aquel lugar y en la última tumba ya yacen los restos del cuerpo de Pedro y los sueños de Juan que nunca dejaron de soñar por un mejor futuro.

Lamentablemente se repitió esto en 1968 con la matanza de Tlatelolco, se repitió en 2014 con la desaparición de los 43 estudiantes, sólo queda gritarle a quien corresponda:

“Traidores a su Patria”

 

Jesús Trujillo Landeros labora en el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Zacatecas (CECyTEZ), plantel Colonia El Molino, Jerez de García Salinas, Zacatecas. Reside en Ermita de Guadalupe, Jerez de García Salinas.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ