Una historia de fantasmas, amor y tiempo

Una historia de fantasmas, amor y tiempo

La Gualdra 322 / Cine

 

El drama sobrenatural de David Lowery (Ain’t them Body Saints, Pete’s Dragon), siendo ésta la mejor manera de catalogarlo, parece algo extraído de uno de sus sueños más descabellados y escrito con prisa momentos después de despertar para no perder ningún detalle.

En A Ghost Story conocemos a ‘C’ (Casey Affleck) un aspirante a músico que fallece repentinamente en un accidente automovilístico, dejando a su novia ‘M’ (Rooney Mara) sola y desconsolada por la pérdida. A pesar de esto, él continúa a un lado de ella de manera extracorpórea.

Como fantasma representado de la manera más popular y conocida (bajo una sábana blanca con dos agujeros para poder ver) ‘C’ continúa vagando por la pequeña casa de madera donde vivió con ‘M’ siendo una presencia invisible para ella, incapaz de poder consolarla.

De manera inherente la imagen del fantasma de Halloween aquí presentada podría resultar cómica o de un humor involuntario, pero es tal la sutileza y el manejo de Lowery con la representación de los elementos en pantalla que ésta logra funcionar de manera efectiva y sincera.

La interpretación de Affleck traspasa la túnica que utiliza a pesar de prácticamente solo estar compuesta de movimientos de cabeza, brazos y mucho silencio, y que aunada a la conmovedora actuación de Mara está repleta de matices emocionales.

En la película rápidamente comprendemos que los fantasmas se comunican con otros fantasmas en una especia de telepatía (pero que en la película es representada con subtítulos), y que por otra parte, la percepción del tiempo y del espacio con ellos es diferente. Así pues para lo que ‘M’ son días y semanas viviendo en esa casa a través de ‘C’ lo percibimos como apenas unos segundos.

Esta estructura temporal funciona para crear una narrativa dinámica y envolvente que en relación a los temas principales que la cinta toca que no son otros que el amor, la muerte y el tiempo lo hace de una manera cíclica y no lineal.

En la película vemos a ‘C’ aún vagando mucho tiempo después de que la casa haya sido deshabitada, con nuevos inquilinos para de manera repentina encontrarlo en lo que parecen ser los mediados del siglo 19, décadas antes de que la casa fuera construida.

Todos estos elementos en pantalla funcionan de manera cósmica como una oda a lo efímero de la vida, con todo lo que eso significa, y como resultado es inevitable sentir que la película no hace otra cosa que contar una de las historias más viejas de todas, pero reinventada con enorme imaginación desde sus raíces.

Gracias a una atinada dirección y a un estupendo guion, Lowery utiliza de la manera más minimalista e íntima el sonido y la música para generar una experiencia inmersiva, y que como tal solo puede ser catalogada como un enorme espectáculo dentro de una pequeña producción de corte independiente.

En el proceso de lo que casi podría ser catalogado como un nuevo género [horror existencialista (?)] y con una enorme creatividad e ingenio, A Ghost Story probablemente será comentada a través de los años y formara parte de ese selecto grupo de películas que se vuelven clásicas y que nos han hecho cambiar la forma de ver todo lo que nos rodea.

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_322

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ