Algunos conceptos Lipovetskynianos

Algunos conceptos Lipovetskynianos

La Gualdra 322 / Opinión

 

Nunca antes había escuchado el término de hipermodernidad, el cual supongo ha de estar en la boca de los filósofos. Yo me quedé aún todavía en ese terminajo de la posmodernidad. Apenas andaba dando mis pininos en mi propia individualidad con respecto al resto del mundo. Es decir, apenas andaba explicándome, a mi propio ver, cómo es que funciona el mundo. Pero el pasado 29 de noviembre tuve la oportunidad de escuchar la parte final de la conferencia “Consumo digital” del pensador francés Gilles Lipovetsky y alcancé a escuchar este nuevo concepto.

Entre otras cosas, pude entender que en el mundo globalizado las cosas van tan rápido que el mundo está en un constante cambio, cambio que puede tener sus lados positivos pero también negativos. Entre los negativos está la democratización del gusto, con lo que se refiere a esta posibilidad que el ciudadano común pueda acceder al arte como si fuera cualquier otra cosa más. Es decir, pareciera que el arte se ha vuelto un asunto comercial, tal como lo pudo haber profetizado Andy Warhol, a tal grado que miles de personas pueden asistir a los museos más importantes del mundo para ver el patrimonio artístico de la humanidad.

Eso pareciera ser algo bueno, sin embargo, gracias a la lógica de la hibridación, ese objeto de arte desploma su valor ante los ojos del contemplador moderno, quien puede considerar tan valiosa una escultura de Miguel Ángel como el póster de una película o la portada de un disco. ¿Por qué? Porque todo está a su alcance y porque su capacidad interpretativa está a nivel superficial. No tiene los fundamentos racionales para comprender la obra de arte en su sentido estricto: no sabe de estética, no conoce la teoría general del arte, no sabe quién fue el artista, no conoce el contexto de la obra ni su significado. Desconoce lo que el hombre letrado de antes sabía, precisamente lo que le permitió elevar esa obra a nivel de arte.

Así, cuando contempla la portada de un disco, una revista o una película, si los colores le son llamativos o la imagen está bien lograda y toca algo de su ser, quedará fascinado con lo que ve, a tal grado que lo querra elevar al nivel de obra de arte, pues para él, toda obra estética (de su gusto), merece ser arte.

La discusión es compleja, sobre todo en un mundo como éste, donde impera el Capitalismo artístico, concepto que acuña Lipovetsky y que está plenamente ligado al de la Lógica de hibridación, donde en su afán de vender, el empresario ha comercializado el arte, convirtiéndolo en un objeto de consumo que permite a cualquier snob, yupie, hipster o persona normal, tener en su casa una obra original de algún artista, donde el mecenas (y a la vez explotador) es precisamente el capitalismo. Lo que al parecer es bueno pues aumenta la creatividad del hombre contemporáneo.

Lo absurdo de lo anterior, es cuando se tratan de llevar las cosas a la inversa: es decir, cuando se trata de llevar el objeto de consumo al nivel de arte. Comentaba el franchute Gilles, que un museo de su país había inaugurado con una exposición de algún diseñador de ropa en boga. Es decir, la exposición era la colección del modisto. Y eso, definitivamente, es lo malo.

Como todo ser pensante, pone lo anterior en la mesa de discusión, y cae en la precipitada conclusión que le obligaron a realizar debido al tiempo, que lo único que se puede hacer es tratar de educar al ciudadano terráqueo de manera crítica, tanto en el arte como en las humanidades, para que pueda vivir su hipermodernidad tal y como los modernos querían cuando propusieron llevar el conocimiento al alcance de todo. Desgraciadamente, el capitalismo artístico (y el no tan artístico) han decidido eliminar todo lo anterior de las escuelas, al menos latinoamericanas, con el objeto de lograr sus fines bajo el signo de la mediocridad artística e intelectual.

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_322

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ