Meade ofrece construir, buscar coincidencias y un rumbo claro

Meade ofrece construir, buscar  coincidencias y un rumbo claro

En apenas 72 horas José Antonio Meade Kuribreña, virtual candidato del PRI a la Presidencia de la República ya ganó el respaldo de amplios sectores políticos, económicos y de la sociedad civil y entró de lleno a la guerra de lodo que inició Andrés Manuel López Obrador, al llamarlo títere, señoritingo y miembro de la mafia del poder.

Mientras tanto decenas de encuestadoras iniciaron ya la medición de sus primeros movimientos y comprueban, con sus números, que al PRI solamente le hacía falta designar a su candidato para que iniciara, efectivamente, la carrera por la sucesión presidencial. Si hoy jueves fueran las elecciones varias de estas casas encuestadoras ya le dan el triunfo a Meade, aunque claro, hay otras que siguen manteniendo a López Obrador a la cabeza.

Por lo pronto nuestro pronóstico sobre la candidatura de José Antonio Meade, que establecimos en nuestra columna del pasado 8 de noviembre, se cumplió ya en la primera etapa. Faltaría la nominación de Aurelio Nuño como Coordinador General de la campaña y la llegada de Miguel Ángel Osorio Chong a la Presidencia del PRI, aunque también se observa la posibilidad de que llegue Eruviel Ávila.

En el caso de Aurelio Nuño los acuerdos ya están muy avanzados, pero con Miguel Ángel Osorio Chong hay algunas resistencias que el propio candidato está negociando con el aún Secretario de Gobernación, las cuales seguramente avanzaron mucho ayer en la comida que ambos sostuvieron en el Restaurante Mesón Puerto Chico, de la calle María Iglesias 55, en la colonia Tabacalera.

Con las esperadas críticas de los opositores al PRI y particularmente de Andrés Manuel López Obrador, la liturgia priista se echó a andar el lunes 27 a las 11:30 horas, con el anuncio del Presidente Enrique Peña Nieto sobre la renuncia de Meade a la Secretaría de Hacienda y la llegada de José Antonio Gonzáles Anaya en sustitución.

Ese mismo día José Antonio Meade recibió el beneplácito y el apoyo de los tres principales sectores del priismo nacional y las organizaciones representativas de las mujeres y los jóvenes priistas. Al día siguiente se realizarían los encuentros con diputados y senadores priistas y ayer por la tarde se realizó la reunión con la Comisión Permanente del PRI, que votó de manera favorable su solicitud para ser candidato de este partido a la Presidencia de la República.

En esta reunión José Antonio Meade ya destacó que, para ganar las elecciones del 2018, ofrecerá propuestas novedosas y hará a un lado las viejas recetas que no han funcionado. Dijo que llega con el compromiso de trabajar con rumbo cierto y experiencia, construyendo y no destruyendo instituciones, en busca de diálogo y no de confrontación, tratando de encontrar coincidencias y no diferencias.

Aunque llegó sin militancia priista, Meade se comprometió a construir una agenda junto con la militancia y aprovechar al máximo las experiencias que le han dado consistencia al PRI, a la vez que adelantó que habrá de recorrer todo el país para ganarse la confianza de todos los cuadros, dirigencias y sectores de este partido y de aquellos que integrándose al PRI busquen darle continuidad al desarrollo de nuestro país.

Junto a lo que será un plan de trabajo que ya tiene en construcción, el abanderado priista no sólo cuenta ya con el respaldo de la militancia tricolor. Desde el primer día que anunció su aspiración de ser el candidato presidencial, contó con el respaldo total de los otros aspirantes como Miguel Ángel Osorio Chong, Aurelio Nuño Mayer, José Narro Robles, pero también de Luis Videgaray Caso, Eruviel Ávila, César Camacho Quiroz y Jorge Carlos Ramírez Marín, entre otros muchos distinguidos priistas.

En el lado contrario, Andrés Manuel López Obrador consideró que la propuesta política que representa José Antonio Meade es más de lo mismo y lo llamó señoritingo, títere y miembro de la mafia del poder. En la misma tesitura el precandidato independiente Jaime Rodríguez, El Bronco, también consideró a Meade como el aspirante más débil del priismo y burlándose dijo que se lo joderá más fácilmente.

La conclusión de este proceso es que el priismo nacional va cumpliendo sus tiempos y cubriendo sus espacios, para estar en la trinchera de la contienda electoral que deberá concluir del primero de julio de 2018 con un gobierno que dé continuidad a las reformas estructurales del Presidente Enrique Peña Nieto u otro que se base en el Proyecto de Nación que enarbola Andrés Manuel López Obrador, acompañado de una izquierda, que ya lo señaló el propio Meade, “está hambrienta de poder”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ