Propuestas para reducir el robo en el transporte público

Propuestas para reducir el robo en el transporte público

En 2016, 60.4% de la población en Zacatecas declaró sentirse insegura en el transporte público. Esta percepción obedece a las circunstancias reales del sistema de transporte público en el estado. De 2011 a 2016, se estima que han ocurrido 133,397 robos en el transporte público.

Los mismos ciudadanos han encontrado formas de prevenir ser víctimas de este crimen. Muchos, por ejemplo, llevan consigo dos celulares, el barato a la vista y el caro escondido en caso de que suceda un atraco. Hace poco conocí a una señora que decidió llevar su morralla en un frasco de aspirinas para que su dinero pasara desapercibido.

Las autoridades del estado también han decido empezar a trabajar en el mejoramiento del transporte público. En octubre de este año, el Gobernador firmó un convenio con los concesionarios para implementar un Nuevo Modelo de Transporte Zacatecas-Guadalupe.

Esta iniciativa, buscará volver más eficiente el sistema de transporte público y pasar de lo tradicional a un nuevo modelo. Si bien los detalles no han sido publicados, se trata de una buena oportunidad para proponer algunas mejoras al servicio que se brinda y al mismo tiempo para las condiciones de seguridad de los pasajeros.

El primer elemento a analizar es el balance de poder entre los concesionarios y las autoridades. Actualmente, los concesionarios que obtienen un permiso no siguen casi ninguna regulación (incluso cuando estas existen). Las condiciones de sus servicios aseguran sus ganancias mas no la seguridad de los usuarios. Si realmente se quiere diseñar un nuevo modelo las autoridades podrían plantear un esquema como el que se utiliza en ciudades como Londres.

Transportes de Londres, una entidad gubernamental, se encarga de la supervisión de todo lo relacionado con el transporte público en la ciudad (taxis, bicicletas públicas, metro, autobuses y otros). Esta empresa cuenta con participación pública y privada. Los inversionistas reciben ganancias mientras que la calidad es controlada por Transportes de Londres.

Esto permite que todos los autobuses sean iguales y que operen con los mismos estándares de servicio. También facilita la aplicación de mejoras no solamente al servicio sino a reforzar la seguridad de los pasajeros.

El centralizar estos servicios facilitaría saber la hora exacta de llegada y partida. En Zacatecas, donde actualmente las paradas de camión son mal diseñadas o inexistentes, medidas como estas reducirían el tiempo que la gente tiene que esperar a tomar su autobús, tiempo en el que se puede volver una víctima de robo.

Otra medida que este modelo facilitaría es el control del personal. Actualmente existe poco control y monitoreo sobre los conductores de cada una de las rutas. El poder contar con un esquema centralizado facilitaría la creación de un padrón de conductores (que si sirva), garantizaría (o al menos impulsaría) un mejor desempeño de los mismos y además podrían otorgarse uniformes que los identifiquen como miembros de la empresa ¿por qué es esto importante?

La teoría señala que los crímenes en el transporte público se facilitan debido a que implican una rutina establecida. Las mismas rutas, los mismos choferes, los mismos usuarios. A esta situación, se suma el hecho de que en cada uno de los autobuses de la ciudad no hay un “guardian” que garantice el orden. El portar el uniforme de manera adecuada, puede hacer que estos funjan como guardianes y facilitaría la rotación de personal.

Además, este modelo ayudaría a instalar cámaras de seguridad dentro de las unidades cuyo monitoreo podría concentrarse en los C4 del estado. Lo anterior ayudaría a identificar las rutas con mayor incidencia delictiva en la cuales se deberá de reforzar la seguridad.

Otra medida fundamental es cambiar el entorno en que los autobuses se detienen y donde son abordados. No contamos con espacios diseñados para que los autobuses puedan esperar a su pasaje, las paradas se dan al ras de la banqueta y no existen lugares iluminados donde los pasajeros puedan aguardar a que llegue el autobús.

Otras medidas que se podrían aplicar son no aceptar efectivo para el cobro del pasaje sino realizarlo por medio de tarjetas prepagadas evitando que los conductores carguen dinero líquido. La instalación de una barrera (un cristal blindado, por ejemplo) entre los conductores y pasajeros que proteja la integridad del conductor y que le permita realizar llamadas libremente en caso de emergencias. Se podría también poner especial atención a las rutas que pasen por zonas marginadas para brindarles mayor seguridad (policía a bordo, por ejemplo). Finalmente se podría prohibir cualquier tipo de decoración exterior o interior que violente los códigos de apariencia de las unidades.

Todo esto se puede implementar a un costo bajo. Sin embargo, requiere que realmente tengamos un nuevo modelo de transporte. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ