¿Festival Cultural Zacatecas Sostenible?

¿Festival Cultural Zacatecas Sostenible?

Termina el Trigésimo Primer Festival Cultural de Zacatecas en su versión semanal, tal como nació allá en los lejanos ochentas. Siempre será grato hacer el recuento de eventos, de participación ciudadana, de los voluntarios, del esfuerzo del Instituto Zacatecano de Cultura y sus subdirecciones, las sedes de los eventos, la calidad de los mismos, su diversidad, el esfuerzo de las corporaciones de seguridad, de vialidad, los excelentes empleados de limpia  y muchos otros junto a toda la alquimia que se da en la conjunción holística de los diversos factores que inciden en la realización de este magno evento. Corresponde a los que fueron parte del mismo evaluar sus alcances y los aspectos cuantitativos y cualitativos, tanto interna como externamente.

Del lado de la gente, se puede decir, de acuerdo a lo apreciado por el gran monstruo de las opiniones, que valió la pena, que en términos generales estuvo más inclinado a la realización de eventos multifacéticos y que hubo bastante de todo para todo público; se opinó que, ahora sí, se quedaron fuera de la fiesta las exhibiciones exageradamente populares que proliferan hoy día, todos los días, en todas las manifestaciones “artísticas” que calan hondo en el sentir popular y que a juicio de los que dicen que saben, representan un retroceso monstruoso en la relación armónica de lo clásico y lo popular; lo cual quedó de manifiesto en los maratónicos programas que las compañías televisivas dedicaron a las películas del ídolo de la cultura popular en el sexagésimo aniversario de su muerte: Pedro Infante; una manifestación de lo que representa un gran ejemplo de conjunción de lo que Blake expresaría en “El matrimonio del cielo y el infierno”. Muchos opinaron que en este festival no hubo guarradas. Se respetó lo culto. Bravo. Lo mejor del caso es que esta programación atrajo a personas con gusto por lo que se denomina cultura.

Curiosamente, la naturaleza jugó un papel protagónico, cuando el pasado martes se desató una tormenta de polvo que dejó boquicerrado y lagrimeando al público que estaba listo para disfrutar una tardeada de blues en la Plaza Miguel Auza y el Concierto de Rock Sinfónico en la Plaza de Armas y en las calles. Además de polvo y bacterias extrañas, el vendaval trajo consigo toneladas de basura de todo tipo. Parecía que la tierra colorada del entorno de la Bizarra Capital invadió todos los espacios llegando desde este cielo cruel. Esta circunstancia ambiental aciaga trajo como consecuencia la lamentable posposición de los eventos, pero también mostró la civilidad de los asistentes que comprendieron la adversidad acarreada por el fenómeno natural. Una mala por una buena. La temperatura en lo general bajó, al día siguiente hubo lluvias que también hicieron temer otro desaguisado y hubo que volver a posponer eventos al aire libre.

Esta circunstancia hace pensar en una serie de circunstancias que pueden obligar a un replanteamiento del festival. Evidentemente, la naturaleza cobró factura y esta circunstancia da pauta a la propuesta de este escrito: ¿y si se replanteara el festival cultural con un extra que tenga que ver con lo relativo a la sostenibilidad? Muchos vecinos del Centro Histórico del Patrimonio de la Humanidad se quejaron por la limitada disposición de agua. Es probable que muchos centros de atención turística como hoteles y restaurantes hayan sufrido esta carencia y si no, queda la pregunta: ¿hasta cuando se podrá gozar del preciado líquido? Deben diseñarse estrategias para hacer un uso racional de este elemento durante los próximos eventos y temporadas turísticas.

Además del viento, el exceso de tráfico enrareció el aire durante ciertas horas a lo largo del festival. Unidades rodantes de todo tonelaje se desplazaron por las románticas calles de la Joya Colonial de México con una multitud de puestos fijos de toda clase de vendedores que le ponen sabor al evento, las multitudes se desplazaban a la buena de Dios cuidando más de no ser arrollados o atropellados por todo tipo de movientes o peor aún, esforzándose por ser parte del problema o provocarlos consciente o inconscientemente. Pero había un olor a combustible por períodos prolongados de tiempo, detalle que le quita todo romanticismo al atractivo turístico de la ultrabarroca ciudad. ¿Sería una barbaridad invitar de preferencia a turismo altermundista y hacer una campaña preventiva para instruir a la ciudadanía local al respecto? Se puede limitar el tráfico para dotar de insumos a establecimientos de todo tipo solo a ciertas horas; limitar el transporte público y privado para aquellos con discapacidades diferentes, ancianos, enfermos, embarazadas y niños pequeños que lo requieran; animar a los que viven aquí y a los visitantes a desarrollar el gusto por actividades que vayan desde el disfrute de la caminata, el trote, la observación, de la convivencia armónica, de las artes, la contemplación…, del placer de estar vivo en Zacatecas.

Parece ser que el ruido producido por los diversos eventos del Festival no fue de magnitudes lamentables. Los decibeles fueron de dimensiones tolerables. Lo cual se agradece. Aunque pudiera estudiarse y adaptarlo al volumen propicio. No hay razón para poner sonidos apocalípticos para una audiencia que en el más extremo de los casos está a setenta y cinco metros de distancia. La ciudad merece respeto. Aunque esté el arte y la cultura de por medio.

Por último, ¿y los residuos sólidos generados por el festival? No está de más tener datos confiables para saber en qué medida se incrementan y de qué formas “correctas” puede disponerse de ellos; o mejor aún, diseñar un Festival Cultural Zacatecas Sostenible, previniendo la generación de basura a niveles incluso menores a los que se generan en una semana normal. Lo mejor, se mostraría una Ciudad Patrimonio de la Humanidad con una cara atípica, capital de de un estado que quiera apostar por una ciudadanía y un turismo diferentes con una visión de futuro adaptable a los tiempos. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ