‘Tensión perpetua’, de Manuel Felguérez

‘Tensión perpetua’, de Manuel Felguérez
Manuel Felguérez. 2016. De la exposición "Tensión perpetua", en exhibición actualmente en la galería Arroyo de la Plata.

Editorial Gualdreño 288

Manuel Felguérez Barra nació un 12 de diciembre de 1928 en la hacienda de San Agustín del Vergel en el municipio de Valparaíso Zacatecas. Cuando apenas tenía 7 años, su familia tuvo que mudarse a la capital del país. Ésta sería la primera vez que migraría de un lugar a otro.

Su formación académica ha sido exhaustiva y podríamos decir que la energía que tiene el maestro Felguérez propicia que no haya dejado de aprender cada uno de los días de su vida. En México estudió en la Academia de San Carlos y en la Esmeralda; pero supo desde muy joven, como muchos otros de nuestros pintores zacatecanos, que debería marchar a otros lugares del mundo para seguir aprendiendo nuevas técnicas y para abrir su panorama creativo.

Así, la segunda vez que migra es a Francia, a donde viaja para estudiar, gracias a una beca del gobierno francés, en la Academia de la Grande Chaumier; posteriormente, estudió en la Academia Colarossi en esa misma ciudad. Fue en París en donde trabaja con el escultor Ossip Zadkine quien fuera una de sus mayores referencias artísticas.

Cuando la Segunda Guerra Mundial finaliza, el abstraccionismo se extendió por todo el mundo y a México llegó en la década de 1950. Manuel Felguérez fue parte de un grupo muy interesante de artistas que se confrontaron con la Escuela Mexicana de Pintura cuya tradición en esos momentos estaba más vinculada al Muralismo Mexicano, movimiento en el que se exaltaban los valores de lo nacional, como parte de una estrategia de fortalecimiento de la identidad de “lo mexicano”.

Resulta interesante destacar también que Francisco Goitia y Manuel Felguérez, ambos zacatecanos, que habían migrado de su estado natal a la Ciudad de México primero y que habían viajado a otras partes del mundo para seguir con su formación académica, se negaron a participar en este movimiento promovido por la Escuela Mexicana de Pintura. Goitia hizo su propia interpretación de lo nacional en pintura de caballete y Manuel Felguérez integra esta primera generación de artistas abstractos mexicanos. El abstraccionismo rompe con la estética del realismo manejado en los grandes murales oficialistas de Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros y José Clemente Orozco y se conforma un nuevo movimiento artístico. La Generación de la Ruptura está integrada por artistas como Vicente Rojo, Fernando García Ponce, Lilia Carrillo -sólo por mencionar algunos de ellos-, y por supuesto, Manuel Felguérez.

En el texto “Certidumbre de una vocación”, el maestro Felguérez dice que su temprana formación artística iniciada en París en 1949, hizo que su interés por la abstracción empezara muy pronto. Y que se da cuenta que todos los grandes creadores de este movimiento fueron sus contemporáneos. Continúa luego en el mismo texto diciendo que:

 

“A través de los años he tenido la ocasión de viajar frecuentemente para mostrar mi obra, oportunidad que siempre he aprovechado para conocer el trabajo de artistas locales, visitar sus estudios, ver sus procesos de producción, dialogar sobre nuestros conceptos estéticos. He encontrado que los artistas abstractos formamos una comunidad internacional en la que no es fácil distinguir los auténticos creadores de los que sólo simulan serlo”.[i]

 

Lo cierto es que Felguérez es un auténtico creador, de ésos que él habla en su texto. Ha seguido produciendo con la misma emoción que desde el primer día. Y justamente en estas fechas del Festival Cultural 2017 en las que se hablamos con énfasis de la migración y de la experiencia artística dese la multiculturalidad, el maestro inauguró el jueves 6 de abril su exposición “Tensión perpetua” en la Galería Arroyo de la Plata en esta ciudad en la que exhibe sus piezas más recientes.

Ésta es una oportunidad para visitar esta exposición en la que encontrarán las piezas más recientes del muy querido artista zacatecano, pero también para visitar el Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, en la que ustedes pueden hacer un recorrido por las salas en las que se exhibe una retrospectiva de su trabajo, una colección de arte abstracto de artistas mexicanos y del extranjero y la sala más espectacular ubicada en el último piso del museo: la sala de los Murales de Osaka.

Manuel Felguérez sí es profeta en su tierra. Felicidades al maestro por su nueva exposición “Tensión perpetua”. Visítela, no se arrepentirá. Le seguimos recomendando además que visite las exposiciones que se encuentran en el ex templo de San Agustín, en Alicia Café, en la Ciudadela del Arte y en la Galería Irma Valerio.

Que disfrute su lectura.

 

[email protected]

 

[i] Felguérez, Manuel, “Certidumbre de una vocación”, en Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez, Artes de México y del Mundo, S. A. de C. V., 2002, pp. 13-14.

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ