Prospera: el intento de atrapar agua con una coladera

Prospera: el intento de atrapar agua con una coladera

¿Puede un programa gubernamental resolver un problema como la pobreza? Aun cuando estuviera bien diseñado y fuera eficaz, es imposible que un programa solucione un fenómeno social tan complejo como la pobreza o la desigualdad. Pensar en una estrategia, consiste en la unidad de varios programas en función de un objetivo. Como el caso de la cruzada contra el hambre, que hacen confluir cerca de 90 programas en torno al objetivo de quitarle el hambre a 7 millones de personas. Para el tema de la pobreza se necesita toda una política. Y para eso se requeriría fusionar la estrategia social y reordenar la economía. Prospera tiene algunos resultados en el sentido de que permite elevar la escolarización al nivel de secundaria, la atención en salud y el incremento en el ingreso de un sector de la población pobre. Sin embargo, la pobreza continúa con la misma intensidad.

Si la pobreza continua en cifras similares significa que los programas de transferencias condicionadas como Prospera son absolutamente insuficientes. Mientras no se cambie, ya no el programa o la estrategia, sino todo el modelo económico, la precarización seguirá lacerando al pueblo de México. Tenemos un modelo económico que provoca pobreza: muy pocos empleos educados con altos ingresos, y la mayoría de trabajadores que laboran por salarios menores a dos salarios mínimos. La inversión extranjera ha traído grandes empresas multinacionales que se auto-exportan productos para sus cadenas de producción, pero muy baratos por causa de la mano de obra barata y los beneficios fiscales que nuestro país les garantiza. Traer empresas que exporten piezas o productos para alimentar a las mismas empresas en el extranjero es un modelo de gestionar la economía, que ha reproducido la pobreza porque la mayoría de los empleos siguen siendo de bajos ingresos. Con esta situación, aun cuando el Prospera fuera eficiente, el estrato social pobre de la población no se va a modificar.

En suma,  mientras no cambien el modelo económico, los esfuerzos para abatir la pobreza serán como querer atrapar agua en una coladera. Los alambritos separados por espacios grandes no pueden contener el líquido. Para eso se requeriría cambiar de estructura: de coladera a cazo. Para ello deberán alejarse de la idea de que siquiera puede haber un programa para resolver el problema de la pobreza, eso es una ingenuidad y no podrán convencer a la población de que trabajan para eliminar un flagelo para el cual no se tiene realmente medicina efectiva. Tomar en serio el tema del fortalecimiento del mercado interno y la edificación de capacidades de todas las instituciones, o incluso plantear medidas osadas como los diferentes formatos de rentas básicas, es una tarea que rebasa el espacio de un programa que consiste en condicionar una pequeña transferencia monetaria a cambio de asistir a una escuela y monitorear el cuidado de la salud. Lo cual no significa que esté mal un programa de este tipo, siempre y cuando se enmarque en un modelo económico que sea congruente con la generación de la igualdad. De lo contrario el agua seguirá pasando a través de la coladera de la historia.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ