Punto & Aparte

Punto & Aparte

Cuando se colabora con un loco o se comentan sus manías, se cae en la locura.

Antonio Gala.

Este es el mes de las decisiones, (no junio), después de una larga lucha interna, específicamente en el Partido de la Revolución Democrática iniciada por el ex priísta Pedro de León Mojarro, las aguas ya no pudieron volver a su nivel y ahora, cuando son escasos los días para la elección, los candidatos se dan prisa en traer personajes de la capital, para que Juan Pueblo pueda fijar una postura en torno a quién es el más poderoso, el que le promete más y le resuelva sus problemas, el que haya ganado más encuestas o el que sea más pobre o más rico en sus tres de tres o cinco de cinco.

A Juan Pueblo le importa un comino si tal o cual candidato está forrado de dinero o de bienes, a Juan Pueblo le importa que ya lo dejen trabajar y que no le anden pasando con camiones cargados de despensas, de cemento, varillas, polines o tubos. Así ha sido por décadas y nada ha sucedido. Justo es que ahora le aflojen un poco a la presión y dejen que a las urnas vayan (los hijos de Juan) a emitir su voto de manera tranquila,  los hijos de Juan quieren trabajo, quieren servicios y quieren vivir en paz, ya están hartos de tantas mentiras y están con el Jesús en la boca, preguntándose qué más se irán a llevar.

En charlas sostenidas con diversos candidatos, menos con uno, después de escuchar una y mil cosas, se llega a conclusiones interesantes: todos (menos uno) quieren a Zacatecas, lo quieren ver diferente, lo quieren ver crecer y desarrollarse (porque no lo han dejado, la verdad). Ahora que se pavonean de ser los grandes productores de oro y plata, de frijol, de chiles, de cebollas, ajos y demás, no tienen las palabras para decir que Zacatecas, gracias a las benevolencias gubernamentales, sigue siendo un estado pobre, somos ricos, me decía un campesino, sí, pero nosotros no vemos esa riqueza y en reciente visita a Mazapil, allá en el pueblo que se niega a morir, Salaverna, los viejos mineros se aferran a sus tierras, vendidas por “no sabemos quién”, se aferran a lo que les pertenece porque ahí nacieron y vivieron sus antepasados y ahí viven ellos, entre truenos y presiones de déspotas que han provocado muertes y la mayor de las desgracias, destruir un pueblo en el que sus habitantes, de manos agrietadas y rostros quemados por el intenso sol, claman justicia y certeza jurídica en la tierra que no se las ha otorgado este ni otros gobiernos, pero que sí han podido otorgar permisos y autorizar la venta de terrenos en los que sus verdaderos dueños ya no pueden vivir.

Esa demanda o denuncia al gobernador zacatecano ha servido sólo para dos cosas, hacer que hablen quienes se quieren lucir y luchan por migajas del pastel. Ya han escuchado y leído de las reacciones en torno a esa denuncia pero también ya se habrán dado cuenta de la capacidad que de estadistas tienen algunas personas, cuando hacen sus cuentas y presentan números, datos y cifras en torno a esas declaraciones patrimoniales que de nada sirven, porque quien gobierna y ya pronto se irá, tiene sus lunas y abriles sin decir al respecto esta boca es mía.

Total, que si hoy jueves fueran las votaciones, el ganador sería el que  pueda decir sin equivocaciones y en el primer intento, el siguiente trabalenguas:

Compro poco coco porque poco coco compro, como como poco coco, poco coco compro. No es difícil decirlo, sólo hace falta un poco de atención y de concentración, lo mismo que hace falta para llevar a cabo un buen gobierno, siempre que se dejen de ese afán de declaraciones, unas con, otras sin, pero ya el pueblo está cansado. Imagínese usted profesor, si en estos tiempos  se permitiera llenar y llenar las calles, postes y paredes de papelitos de colores, de aventar el confeti desde las ventanas y balcones a los deseosos de llegar a servir a su pueblo, la contaminación ambiental y audiovisual en estos nuestros tiempos, ya no está permitida, aunque sí es enfadoso escuchar día a día y a cada rato, la voz de quienes solamente por la gracia del señor, se encuentran “encarreraos”, como el ratón, en busca de las morusas del queso o del pan, un queso y un pan que otros lo disfrutan ya en toda la extensión de la palabra.

Lo cierto y más palpable es que la elección no se la va a llevar este año quien tenga más dinero. El Pueblo va a salir a votar en Zacatecas, lo mismo que en Aguascalientes o Durango, en donde le puedo ya asegurar  que el ganador de la contienda será Rosas Aispuro. Aquí, en la tierra de Dios y María Santísima, el ganador según Juan Pueblo será, ya lo dije, el que obtenga más votos por la vía legal. David está en la mira, ¿o usted qué opina?

Se fue uno de los grandes de Acción Nacional, Don Luis H. Alvarez; su muerte me hace recordar la de aquél ingeniero  veracruzano, Don Heberto Castillo, quien murió en abril del 97. Ojalá y que a Don Luis, los panistas buenos lo recuerden.

Hasta aquí mi comentario, nos veremos en la próxima entrega. ■

 

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ