Seguridad: viaje y destape

Seguridad: viaje y destape

No se puede generalizar y decir: Qué política la mexicana o política a la mexicana, para calificar de alguna manera la forma elegida por Murillo Karam, secretario de Gobernación, para justificar el viaje a China del presidente Peña Nieto, quien dejó tras de sí un país alterado y en algunos puntos -cada vez más- con efervescencia no sólo por el problema de lo ocurrido en Ayotzinapa, este último sin tratarlo con responsabilidad y en forma satisfactoria, no ante la TV, sus reflectores y medios, sino para los actores sociales afectados que sufren por ello, algo usual en México: la falta de justicia. La desgracia y la muerte una vez más se abaten sobre la población, sin poder evitarlas, ni hacer justicia, insisto. No es asunto sencillo, matar y pagar gastos funerarios, sino una densa y gran ausencia, la deficiencia estatal de no procurar justicia. Procurar no es pasado, sino infinitivo de preocuparse y actuar para anticipar, prevenir, prever. Omitido lo anterior, sobre lo fúnebre y doliente, la oficialidad pretensiosa y tempranera levanta un glorioso escenario para asestar a la nación un bien armado discurso del secretario de Gobernación, para proyectarse por encima de los muertos y justificar la salida de Peña Nieto, dejando al país en crisis por falta de justicia. Lo importante y lo urgente está en otra parte, apaciguar los ánimos de los empresarios chinos ¿y justificar la intervención presidencial? Más allá de la convocatoria y concurso, en el sesgo con que se asignará la construcción del tren rápido entre las ciudades de México y Querétaro. La revista Proceso que inició a circular debe traer la información in extenso.

No se trata, si ante alguna eventual “urgencia nacional”, Karam, secretario de Gobernación, en ausencia del Presidente, por ley quede o no a cargo de la problemática política existente o la que se presente en el país y le dé curso político, sino de otra cosa: si hará eso con sensibilidad y responsabilidad; sin repartir apapachos, ni falsa empatía, ni continuar a pontificar en los medios, donde le faltó sencillez y civilidad política, al secretario. ¿Por qué montarse en la problemática de Ayozinapa para exhibirse? ¿Tan temprano se sintió el futuro candidato presidencial del PRI? ¿El formato y la realidad de su conferencia fueron para su “destape” y no Ayozinapa? Por supuesto, espero estar equivocado. Con todo, cosas veredes, ante una realidad cuya problemática sin resolver, no cede, sino crece, se acumula y manifiesta de varias formas, la primera: los mexicanos no queremos más muertes de mexicanos sacrificados impunemente por el crimen, organizado o no, sino autoridades que asuman con responsabilidad la generación y conservación de la paz pública, sin eso, ¿cómo puede, ya no florecer, sino sobrevivir la democracia? De la contundencia con que se veía el secretario en ese contexto, él mismo volatilizó su artificialidad al irrumpir en su discurso, el “Ya me cansé”, que no sonó bien sino fúnebre. Lo dijo y se dejó caer en su propia fosa, con tiempo para aprovechar la ausencia del presidente Peña Nieto y repensar su renuncia, si lo dijo con sinceridad. Para su solaz, descanso y recuperación, el (autoex) secretario podrá venir a Zacatecas donde Nahle, como buen amigo y zacatecano, lo atenderá de maravilla y quien quite y Peña Nieto lo visite con frecuencia, para bien de los zacatecanos.

Sin cansarse, los familiares de los 43 jóvenes asesinados de la Normal Rural de Ayozinapa, denuncian a nivel nacional el secuestro y la matanza en que murieron al final de un viacrucis: ni evitado ni detenido por la autoridad municipal, como debía ser su función, al contrario, la misma autoridad fue actora criminal y omisa de cumplir su misión. Con instituciones infiltradas, ¿cómo hablar de la seguridad que ofrece México a los mexicanos?

La seguridad de hoy es holística y no se debe confundir con la policía. Su construcción y mantenimiento, corresponde a gobernantes y gobernados, mediante una práctica expedita y cotidiana de sus garantías individuales. Si bien hay reglas, tiempos y plazos para su construcción, su operar estacional – institucional inicia con el voto que sanciona la continuidad o el cambio de sus principales hacedores y actores, según nivel. La seguridad para todos queda en manos de los ciudadanos y sus modos de ser y vivir.

Por ejemplo, si el actual titular de la Secretaría de Educación de Zacatecas reconoce ante un medio de comunicación·que Gobierno estatal carece de fondos para pagar en diciembre los 45 días de aguinaldo a los profesores. ¿Estas palabras inspiran seguridad o inseguridad a los trabajadores al servicio de la educación en el Estado de Zacatecas? Y si agrega, hacer gestiones, ¿por qué inicia a contestar así a la reportera? Al final, ¿en quién recae la especulación o la presión ocasionadas? En Miguel Alonso, gobernador. Ni qué decir del trato a dar a la UAZ sobre el mismo tema. ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ