De buena fuente

De buena fuente
  • Punto y Aparte

La autonomía de los municipios ha recibido golpes terribles, de uno y otro lado, se defienden como los gatos y esperan la ayuda del todopoderoso, los actuales alcaldes de los 58 municipios que conforman el territorio zacatecano, arrastran deudas de las anteriores administraciones, unas del Partido Revolucionario Institucional, otras del partido del Sol Azteca y algunas otras más del Partido Acción Nacional. A ello hay que agregar los efectos de las reformas recientes que trajeron consigo reducciones presupuestales que no les permiten llevar a cabo programas que traigan la respuesta a la problemática no resuelta por los gobiernos estatales, el que está y los que se han ido.

Es difícil el calvario de los alcaldes, pero bueno, es un camino que ellos escogieron, que buscaron con afán que dizque para ayudar al pueblo, a las y los zacatecanos que siguen desde hace muchos años a la espera de esas respuestas a sus demandas, desde el campesino más humilde hasta aquél que vive cómodamente bajo el respaldo y cobijo de funcionarios federales y estatales que hacen con el recurso un papalote; en el sector educativo las cosas nunca fueron bien, la forma y el modito de dirigir esa secretaría se fue formalizando en triquiñuelas que desembocaron en denuncias graves que obstruyeron los objetivos fundamentales de la misma y en el turismo, la acciones emprendidas se dejan de hacer porque no hay la capacidad y el interés suficiente para darle a esta actividad la importancia que se merece: los Pueblos Mágicos, sufren ante la indolencia del vandalismo y ante la indiferencia o incapacidad de autoridades que poco a nada hacen para evitar daños al patrimonio cultural de los zacatecanos.

Hay, ya lo hemos dicho, una obesidad terrible en las dependencias, emanada de los compromisos contraídos por candidatos o por personajes que en su momento prometieron el toro y el moro para poder integrarse al equipo de trabajo gubernamental, de éste y  de los gobiernos que se han ido, ha sido una constante sempiterna que a la postre tiene ahora al Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores al Servicio del Estado de Zacatecas (Issstezac), con una herida terrible y a la que día a día le dejan caer granos de sal que a punto están de hacer explotar todo ese maloliente estado que le han provocado desde sus orígenes.

Los municipios sufren porque quieren, porque se les ha informado, se les ha orientado y se les ha puesto en charola no tanto de plata, pero sí muy a la mano los elementos claves para que hagan uso de los recursos de la Secretaría de Desarrollo social Federal. El Movimiento Territorial, órgano del partido revolucionario institucional, provocó recientemente una reunión en la cual, Silvia Meza, directora nacional de interpretación de análisis de métodos cuantitativos de la Secretaría de Desarrollo Social Federal (Sedesol), les habló claro a los alcaldes que asistieron, unos 23 más los  funcionarios que llegaron con la representación de unos siete alcaldes que no pudieron asistir.

La funcionaria federal les hizo saber que a raíz de las modificaciones a la ley de coordinación fiscal, la Secretaría ha hecho especial énfasis en la capacitación permanente de los presidentes municipales, para que conforme a las normas y reglas establecidas y fundamentalmente en base a los resultados de la capacitación que se les da, puedan hacer uso de recursos millonarios que se tienen a nivel nacional para los municipios, unos 60 mil millones  de pesos, que se aplican en todo el país y que se han distribuido de la siguiente manera: 12 por ciento se destinó al fondo de infraestructura para los estados y el resto fue directamente al fondo de infraestructura para los municipios.

Es claro que las mezclas de recursos estatales y federales, de alguna manera, y no muy buena por cierto, detienen la buena marcha y dificultan los buenos deseos de un buen número de presidentes municipales que la verdad, la verdad, sí quieren hacer bien las cosas por el bien de los que habitan en aquellas comunidades que les tocó gobernar aunque sea por tres años y con escasos recursos. Vienen ya los procesos electorales y ya es de observarse cómo se empiezan a distribuirlos dineros en sectores importantes por el número de votos que representan. Hay, desde ahora, focos rojos que los partidos políticos tienen que atender, municipios hay que sufren y están angustiados por las deudas que arrastran. Los que aspiran a las diputaciones federales, no importan los nombres ni los volúmenes de dinero que recibirán en su lucha por conseguir el triunfo deberán, de entrada, aceptar que las condiciones no son del todo favorables, llámese Laura Herrera por el Distrito uno, Pancho Escobedo por el dos, Lucía Alonso por el tres o Enrique Flores por el cuarto, y lo mismo para los que se alistan por los demás partidos políticos. Los pleitos internos y el deterioro de los institutos políticos, aunado a la ya muy escasa credibilidad de la ciudadanía le han dado, como lo dijo hace unos días Saúl Monreal Ávila, golpes fatales a la democracia en Zacatecas. ■

Hasta aquí mi comentario, nos encontramos en la próxima entrega…

 

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ