Pymes globales

Pymes  globales

En el ambiente empresarial, competir con cualquiera, desde cualquier parte y por cualquier cosa, puede ser esperanza, promesa, desafío o hasta amenaza, dependiendo de la postura que se asuma ante esta forma de interpretación de ese fenómeno llamado globalizacón.

Han corrido ríos de tinta en toneladas de papel impreso dedicado a este tema o muchos millones de megas en archivos electrónicos que circulan en todos los idiomas, tratando de al menos descifrar este asunto que pone a prueba la habilidad de las Pymes de todo el mundo para compartir la generación y la distribución de la cada vez más abundante riqueza económica.

Y es que la globalización es un asunto que ha demostrado beneficiar a pequeños y medianos empresarios que la enfrentan con una actitud conveniente a la vez que responsable, aceptando que nada ni nadie puede revertir este complejo fenómeno que tiene antiquísimos antecedentes que demuestran que más vale aprovechar su poder dejando atrás las culpas y lamentaciones originadas por la incomprensión, que más que nada genera incompetencia para participar con éxito en los mercados internacionales.

En las próximas semanas con mucho gusto compartiremos con los empresarios decididos a triunfar ejemplos, casos de éxito, e incluso, sugerencias simplificadas para la aplicación de principios, herramientas y técnicas de gestión empresarial que han sido recopiladas recorriendo el territorio nacional por más de 20 años y que tiene soporte en muchos modelos de gestión que han comprobado científicamente su eficacia.

Y es que existen innumerables prácticas organizacionales, desde las más conservadoras hasta las más innovadoras, que hacen posible que las Pymes puedan crecer y diversificarse, en su afán por crear valor para sus mercados meta de la manera más competitiva y rentable.

Algunas por sí solas tienen intrínseca una filosofía, una medida estadística y una estrategia, como son los casos de Seis sigma, Justo a tiempo, Manufactura esbelta, ISO-9001, etc. Otras pueden ser complementarias como las herramientas básicas de la calidad, que incluyen técnicas de medición  como la hoja de verificación, la estratificación, el diagrama de Pareto, el diagrama de dispersión, el histograma, la gráfica de control, etc. Algunas más, se orientan al análisis de causas como el diagrama de Ishikawa, la tormenta de ideas o bien, las 5W y 1H. Finalmente, hay prácticas para la mejora como el ciclo Deming, las 5 S’s, nivelación de cargas, etc.

Todas estas herramientas pueden ser combinadas de acuerdo a las necesidades de las empresas, a la naturaleza de sus procesos o de los productos que crean, a su tamaño o a su particular estilo de administración o a su cultura organizacional, y principalmente, a su propósito.

Pese a que estas herramientas de medición, análisis y mejora han sido resultado de muchos años de investigación científica y desarrollo tecnológico universal, en el ámbito de las empresas pequeñas y medianas poco se sabe de ellas y menos aún, se utilizan para dirigir y operar los procesos productivos.

Esta es una de las razones más importantes a las que se puede atribuir la brecha que cada vez se ensancha más, separando a las empresas competitivas de las que se quedan rezagadas en su intento por alcanzar una mayor productividad y más satisfacción de sus clientes, al mismo tiempo que logran la rentabilidad que les permita hacer proyectos viables de crecimiento futuro con posibilidades reales de mejorar el bienestar de las familias de sus colaboradores y de sus proveedores.

En suma, la globalización es un fenómeno que hace posible aumentar el éxito aprovechando la abundante información científica y tecnológica para mejorar la gestión empresarial, convirtiéndola en auténtico conocimiento y aprendizaje práctico, hasta convertirlo con su aplicación práctica, en sabiduría.

Así que, el destino de las Pymes es el que sus dueños y gerentes les dan día a día, dirigiendo a sus equipos de trabajo con base en los principios, herramientas y técnicas que aseguran la prosperidad y el desarrollo humano en un armónico equilibrio, porque el éxito en cualquiera de sus manifestaciones nunca es casual, es el resultado lógico de la disciplina inteligente que somos capaces de seguir bajo cualquier circunstancia.

Es decir, el éxito es una recompensa disponible para todas aquellas empresas que dirigen a su mano, a su mente y a su espíritu de obra como un todo, igual que a los demás recursos que administran, con base en leyes universales a las que no se puede ignorar y que los modelos de negocio que han demostrado su eficacia están basados en el descubrimiento y en la observancia de esas mismas leyes. ■

De eso hablaremos en los próximos días. Hasta muy pronto y buena suerte.

 

*Consultor en Sistemas de Gestión Gerente General de Empresa Total

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ