La Zacatecana, foco de riesgo ecológico y de salubridad

La Zacatecana, foco de riesgo ecológico y de salubridad

■ Nivel insuficiente de llenado imposibilita que productores extraigan agua para sus cultivos

■ Ausencia de pozos de uso agrícola causa que el riego no se pueda hacer con agua del subsuelo

A pocos kilómetros de la capital del estado, en el municipio conurbado de Guadalupe, se encuentra la laguna conocida como La Zacatecana. Este cuerpo de agua puede considerarse uno de los pulmones más importantes del área metropolitana y, también un espacio de gran relevancia en términos ambientales.

Sus aguas, otrora contaminadas en su totalidad por los desechos que se vertían en ellas pero actualmente con la calidad adecuada para utilizarse en la agricultura, hacen las veces de estación para el descanso y la alimentación de aves migratorias como gansos y playeras.

Con estas cualidades, la lógica invita a pensar que los terrenos allegados a la laguna son fértiles, ricos en producción agrícola y que se convierten en un gran desahogo económico para las familias de las comunidades cercanas. No obstante, estas reflexiones no podrían estar más lejos de la realidad.

Un nivel insuficiente de llenado en La Zacatecana hace imposible que los productores extraigan agua de la laguna para regar sus cultivos y, aunado a esto, la ausencia de pozos de uso agrícola que hay en la región provoca que el riego de los campos no se pueda hacer tampoco con el líquido del subsuelo.

La única opción es obtener el recurso del arroyo La Plata, que atraviesa estos terrenos, pero que arrastra consigo los residuos de la zona conurbada. Una parte de los cerca de 350 litros por segundo de aguas negras es lo que se usa para sembrar los cultivos de los 84 ejidatarios de La Zacatecana y de otros tres ejidos más como los de Guadalupe, Zóquite y Santa Mónica.

La conclusión de este problema la expresa Jesús Bernal López, uno de los agricultores de la comunidad que colinda con la laguna y que resume su necesidad imperante de líquido para los cultivos asegurando que “sí nos hace falta el agua, sea de esta (sucia) o sea tratada”.

El docente investigador de la Unidad Académica de Ciencias Químicas de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ), Manuel Macías Patiño, coincidió en señalar que “los ejidatarios necesitan el agua y la van a agarrar de donde puedan”.

S

Normas permiten uso de aguas negras en ciertos cultivos

Las normas oficiales mexicanas permiten el uso de aguas residuales en el cultivo de ciertos productos, que principalmente no son para consumo directo de los seres humanos sino para la elaboración de forrajes y otros alimentos que antes de ponerse a la venta son procesados de manera industrial.

En este sentido, el director de coordinación y vinculación del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap), campo experimental Zacatecas, Francisco Echavarría Cháirez, mencionó tres posibles aplicaciones en la agricultura, de acuerdo a la legislación vigente, del agua residual sin ningún tipo de tratamiento.

Explicó que una de estas opciones es la de los cultivos industriales como la cebada, que para la fabricación por ejemplo de cerveza va a ser procesada, con etapas en las que incluso se tiene que calentar a altas temperaturas, lo cual puede eliminar los riesgos de la carga biológica.

También nombró los forrajes que son para consumo directo de los animales, pero que implicarían mayores medidas de cautela en cuanto a la desparasitación; y, por último, expuso ciertos cultivos de tallo alto que no están en contacto directo con el suelo ni, por lo tanto, con el agua contaminada.

Echavarría Cháirez, no obstante, insistió que a pesar de lo que marca la norma, lo más conveniente sería que el agua para riego tuviera un proceso mínimo de depuración en el que se separaran por lo menos los desechos sólidos.

Añadió que es la necesidad de tener agua para cultivar un terreno por parte de los productores la razón por la que se hace uso de este tipo de líquidos contaminados.

El docente investigador de la UAZ Manuel Macías Patiño advierte que “los ejidatarios necesitan el agua y la van a agarrar de donde puedan. Van a seguir utilizándola, y nosotros, que somos usuarios de los alimentos, nos vamos a seguir exponiendo a las bacterias patógenas y al rato vamos a estar enfermos y no vamos a saber ni de dónde”. En las imágenes, aspectos de la planta Osiris ■ fotos: ernesto moreno

Ante esto, comentó que sí pueden existir “ventajas momentáneas” como la de suplir una demanda inmediata de líquido y, en segundo término, la de aportar materia orgánica que se descomponen en los campos, sirviendo así como nutriente y fertilizante de las plantas.

Sin embargo, hizo hincapié en que los residuos disueltos en el agua no sólo pueden tener consecuencias en las personas y animales, sino que también afectan la calidad del suelo porque, con el uso, los contaminantes, incluso los dañinos, se van filtrando en la tierra.

Además de la carga biológica perjudicial que arrastran las aguas negras también puede encontrarse  la presencia de metales pesados que se depositarán igualmente en el subsuelo, mermando las posibilidades de hacer agricultura y de obtener una buena calidad en los diferentes cultivos.

Por estas razones, el también investigador del Inifap y responsable del programa de manejo de pastizales y cereales, Ramón Gutiérrez Luna, concluyó que “cuando hablamos de uso de aguas negras sin tratar es muy serio su uso porque precisamente implica riesgos porque si son aguas de uso urbano hay excretas, de forma que la sociedad sí podría estarse enfermando”.

 

P2 reportaje la zacatecana, foto 2

Solución urgente por niveles de pobreza en La Zacatecana

El hecho de que no haya agua disponible en la zona de La Zacatecana a través de pozos y de que el nivel de la laguna no permita su extracción desde hace algunas semanas, limita mucho la variedad de cultivos que pueden sembrar los productores, debido a que únicamente pueden usar aguas negras.

El ejidatario de la comunidad de La Zacatecana, Jesús Bernal, explicó que, como “no hay otra manera de arrimar agua limpia, (…) no más nos dejan sembrar maíz, frijol, avena, trigo, cebada; de otros cultivos no. Hace años que plantaron chile pero ya no nos dejaron, con esa agua no y ya no plantamos”.

La región que circunda la laguna de La Zacatecana, expuso el académico de la UAZ, Manuel Macías Patiño, está registrando un crecimiento rápido pero es una zona “de alta marginación”, con unos índices preocupantes de pobreza, lo cual hace necesario que se encuentren soluciones prontas para revertir la situación y permitir que las familias puedan diversificar sus fuentes de ingresos.

Una de las salidas que sugirió y, según precisó, ha estado sugiriendo durante los últimos años en los que además estuvo trabajando en la delegación en Zacatecas de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), es la construcción de un sencillo sistema de depuración a orillas de la laguna “que le dé un tratamiento para ellos y dejar (el agua) en una calidad no muy estricta, sino en una calidad que permita la seguridad de la producción”.

Puntualizó que este tipo de obras “son plantas pequeñas que no requieren mucha inversión pero que sí requieren de algo muy importante que se llama disponibilidad política para poder resolver ese problema”.

Al respecto Miguel Ángel Gil, director de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de la dirección local de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), aseveró que construir un sistema de tratamiento de agua de estas características, a escasos kilómetros de la nueva planta Osiris, “técnicamente es viable; pero económicamente no es muy recomendable porque ya existe una infraestructura que costó más de 250 millones y ya está en operación”.

Por lo tanto, sostuvo que reducir el caudal de aguas negras que llegan a la planta Osiris para que una parte sea procesada a la altura de La Zacatecana afectaría los gastos de operación del nuevo sistema de tratamiento que se inauguró en septiembre del año pasado. Esto, puntualizó, “porque la relación por metro cúbico, sería mayor. Entonces, desde ese punto de vista no es lo recomendable”.

Precisamente en relación a la planta edificada en la comunidad de Osiris, también en Guadalupe, el director de la Junta Intermunicipal de Agua Potable y Alcantarillado de Zacatecas (Jiapaz), Amado del Muro, que es el organismo encargado de este sistema, aseguró que la mayor parte del agua tratada se destinará al uso agrícola a través de convenios con los productores.

Explicó que, una vez se tengan estas autorizaciones firmadas, serán los mismos agricultores quienes deberán construir primero sus sistemas de distribución hacia los campos que quieran abastecer con el agua, pues esa obra de infraestructura ya no depende del organismo operador.

Precisó que hay cerca de mil 350 hectáreas en diferentes ejidos en las que ya se está a punto de cerrar el convenio de venta del vital líquido, incluido, precisó Del Muro, el de La Zacatecana.

No obstante, en este punto, el agricultor de esa comunidad Jesús Bernal recordó que, de acuerdo a lo que en ocasiones anteriores les comunicaron las autoridades, desde la nueva planta de Osiris “(el agua) sí nos la iban a regresar y que iba a ser una cuota, que no iban a cobrárnosla cara, pero de eso ya no supimos nada”. Además, no han sido informados de que serán ellos quienes deban invertir en la instalación del sistema de traslado del recurso desde la comunidad de Osiris hasta La Zacatecana.

Ante este problema que se vive en las comunidades cercanas a este pulmón de la zona metropolitana Zacatecas y Guadalupe, el docente investigador de la UAZ Manuel Macías Patiño concluyó que “los ejidatarios necesitan el agua y la van a agarrar de donde puedan (…) y qué es lo que va a pasar: ellos van a seguir utilizando el agua, nosotros que somos usuarios de los alimentos nos vamos a seguir exponiendo a las bacterias patógenas y al rato vamos a estar enfermos y no vamos a saber ni de dónde. Entonces, sí es un riesgo para la salud, sí es una oportunidad para los tres órdenes de gobierno ir a resolver este problema”.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ