Inauguran la Sala Antonio Aguilar en el Centro Cultural Ciudadela del Arte

Inauguran la Sala Antonio Aguilar en  el Centro Cultural Ciudadela del Arte

■ El espacio alberga una colección de varias pertenencias de El Charro de México, informan

■ Se recuerda a mi padre no con sensiblerías, sino con orgullo y mucho cariño, comparte su hijo Pepe

“Hoy fue día de los Aguilar aquí en Zacatecas”, expresó Pepe Aguilar, hijo de Antonio Aguilar y Flor Silvestre, con motivo de los reconocimientos ofrecidos este miércoles a los artistas mexicanos en el contexto de la celebración del Festival del Corrido Toma de Zacatecas, dedicado al  actor, guionista, productor cinematográfico y charro mexicano, como se destaca en la ficha que antecede al acceso a la Sala Antonio Aguilar, inaugurada en el Centro Cultural Ciudadela del Arte.

A quien falleciera el 19 de junio de 2007, agregó a sus palabras expresadas a la salida del recorrido realizado por la familia Aguilar conjuntamente con el gobernador del estado, además de funcionarios públicos, invitados y admiradores, se le recuerda “no con nostalgia ni con sensiblerías, con orgullo y con mucho cariño”, dijo el popular cantante.

Asistieron a esta inauguración entre otros miembros de la estirpe Aguilar: Flor Silvestre, Antonio Aguilar hijo, Pepe Aguilar y su esposa, así como Marcela Rubiales además de los nietos del que fuera nombrado El Charro de México, mismo a quien se consideró uno de los más importantes embajadores artísticos del país en el mundo por su espectáculo ecuestre.

Gustavo Salinas Íñiguez, director del Instituto Zacatecano de Cultura, destacó el acontecimiento como de gran importancia para los zacatecanos toda vez que dijo, Antonio Aguilar dedicó gran parte de su vida a “prestigiar a México y a Zacatecas”.

Antes de develarse la placa que da identidad al espacio, el funcionario hizo un recuento de los elementos que lo componen, todos ellos donados por la familia Aguilar en junio de 2013.

Entre otros, se muestran una recreación del despacho que mantuvo el cantante en su residencia de Iztapalapa en la Ciudad de México, 32 guiones cinematográficos, 73 fotografías, 45 portadas de discos y 74 reconocimientos, entre ellos, “llaves de la ciudad” entregadas por autoridades de distintas latitudes del planeta, doctorados universitarios honoris causa, diplomas, discos de oro y trofeos.

Se agregaron trajes y sombreros charros y una serie de fotografías que exhiben a Aguilar Barraza con presidentes de la República o aspirantes a ella, así como dos óleos, uno de ellos ecuestre y otro más, donde se le ve en abrazo cordial con el mandatario estadunidense Ronald Reagan.

Salinas Íñiguez proyectó este lugar a futuro al modo del funcionamiento de la Casa Museo de Elvis Presley ubicada en Memphis, Tennessee.

“Estoy seguro que muy pronto esto será un gran atractivo turístico (…) tendremos una gran cantidad de visitantes. Nosotros tenemos a nuestro personaje Antonio Aguilar por eso estamos de plácemes al inaugurar esta importante sala”, dijo.

Agregó que la apertura del espacio se inserta en una de las políticas de la administración gubernamental actual, “la cultura del reconocimiento”.

“Ningún zacatecano que haya aportado algo para nuestro estado, para nuestro país, podrá pasar inadvertido y Toño es un gigante”.

El recorrido fue guiado por Alejandro Castañón Arellano, museólogo, quien se encargó del discurso que da lectura a la Sala Antonio Aguilar. El gobernador del estado mantuvo del brazo todo el tiempo durante el tránsito frente a los objetos que dan cuenta de la trayectoria del cantante nacido en Villanueva, Zacatecas el 19 de mayo de 1919, a Flor Silvestre, su viuda, quien posteriormente a este evento fue motivo de un reconocimiento en el Teatro Fernando Calderón.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ