Lucha de clases y exorcismo

Lucha de clases y exorcismo

El año 2014 trae novedades de todo tipo, ligadas a los procesos y fenómenos sociales en marcha; unos, desde hace décadas, otros, más recientes, concatenados a la permanencia del neoliberalismo y su manipulación gubernamental, sin atisbos de novedad que emerja y sea distinta a la profundización de sus efectos nocivos sobre un futuro que ya debería ser mejor para la mayoría de los mexicanos, sumidos en distintos grados de pobreza que les impide desplegar su potencial humano y confrontar la adversidad de mejor manera para construir un futuro que se cancela para ellos al prolongarse una pobreza cuya gestión impide acceder a una sana medianía en todos los aspectos de su vida.

En el neoliberalismo, decenas de millones de mexicanos no son vistos ni tratados como mercancías sino como escoria, seres de desecho a los que se exprime el voto mediante un asistencialismo populista que querido o no, por la autoridad en turno y nivel, prolonga tal existencia como reservorio de votos. Marx analizó la mercancía y a más de un siglo en nuestro medio aún no existen las condiciones para que nuestros congéneres siquiera sean explotados mediante la creación de plusvalía. Sí hay esfuerzos para generar empleo, modestos en industria y más densidad en actividades primarias como la minería, para colmo, a cielo abierto.

Disputa hubo en torno al secreto de crear riqueza al explotar la mano de obra, develado como obtención de plusvalía por el capitalista y nuevo motor de la lucha de clases, contenido esencial del sostén, desarrollo y límites de la sociedad capitalista, a pesar de que su racionalidad histórica paradójicamente sentaría las bases económicas para construir el comunismo, aún inexistente, más allá de los usos ideológicos del adjetivo: comunista, al que se le enfrenta con el vocablo democracia, al parecer gravitar ésta, por encima de la lucha de clases.

Cualquiera sea su significación, se acude a él para impedirla. Sumado a esto el ambiente propagandístico del aparato estatal y gubernamental existente para operar lo anterior, se comprende la dificultad que representa hablar de cambio hasta dentro de una democracia, acotada para impedir existan rendijas o márgenes por donde pudiera colarse la lucha de clases con carácter revolucionario. La densidad de la burocracia es otra fortaleza del estado de cosas que nombra la democracia para impedir irrumpa la lucha de clases. ¿Qué ocurre hoy en las costas del Pacífico mexicano? Son polares los experimentos.

En el mundo, en accidentada historia, el capital y los capitalistas se hicieron del control del Estado antes de que la clase explotada y dominada tuviera condiciones reales para culminar una lucha de clases que se hiciera del Estado para resolver sus problemas o alcanzar sus objetivos: crear las condiciones necesarias para superar al capitalismo. En cambio, éste se consolidó y afianzó mediante el manejo, manipulación y experimento del Estado y su aparato gubernamental por la clase dominante.

El secreto de su centenaria pervivencia fue y es la llamada democracia que en su origen tuvo la división de la sociedad en clases. Si con esos elementos se hace la lectura de nuestra actualidad local, será un logro democrático la convocatoria a sumarse a la alegría de 2014, este martes 7 de enero en la avenida Hidalgo a las 17 hrs., con toda la familia y un motivo: la monumental rosca de reyes, partida de antemano, sin ello, será difícil batir el récord del año anterior o igualarlo.

Los zacatecanos no ayunan desde antier o ayer para degustar la rosca de reyes ofrecida por Gobierno del Estado, con dinero mixto, público y privado, y por experiencia suponen la imposibilidad de que nuestros panaderos capitalinos o conurbados se den abasto para fabricar una monumentalidad de repostería con semejantes dimensiones. Con convocatoria o sin ella, se puede imaginar la concurrencia regional o estatal de los expertos para aportar a tal evento gubernamental de degustación reposteril y no defraudar a nuestros paisanos al acudir. Para ellos, batir el récord del año anterior no importa tanto, como hacer el juego que lo iguale o supere. Asunto digno de atención para los medios locales, nacionales o internacionales.

Espectáculo habrá y si es asistencialista o no, poco importa porque tomar parte de la rosca será más democrático – evenencial – concreto para cada uno de los que vayan. Imagine cada quien, cómo se prepara cada cual para participar, tomar parte, su parte, sin caravanas y sin esperar, ni hacer fila a que se la den, mientras anotan sus datos.

El contenido popular de tal acción es lúdico. Aunque la tengan, los zacatecanos no irán por hambre, sino por gusto, gula, juego; dejan las penurias en casa. En cada una, la porción de rosca tendrá distinta función. Si llega, en lo esencial, es alimento, nada gratuito por la preparación, el esfuerzo y organización requeridos para ofrecerlo e ir por él. Es un acto político. En todo caso, ¿populista es el tumulto y la efímera presencia? ¡Buen provecho! ■

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ