¿Votan los muertos?

¿Votan los  muertos?

¿Cuántas veces hemos escuchado entre la población, que los muertos votan?, ¿creen ustedes que esto sucede?, en la actualidad esto no es posible, el Instituto Federal Electoral, respetando lo indicado en el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales, tiene métodos para evitar que esto suceda, primeramente se considera que el ejercicio del voto es personal e intransferible; antes de votar, los funcionarios de casilla tienen la obligación de verifica la autenticidad del ciudadano mediante el cotejo de la información plasmada en la Credencial para Votar contra la información que aparece en los Listados Nominales de cada casilla electoral. El término “Los muertos votan” es un mito que debemos eliminar de nuestra mente, porque no existe. Dentro de la información que se verifica es que la fotografía de la credencial sea igual a la que aparece en el Listado Nominal correspondiente, el nombre del ciudadano, el domicilio, la sección electoral, entre otros.

El Instituto Federal Electoral realiza depuración constante de los ciudadanos fallecidos a través de información que proporcionan las Oficialías del Registro Civil, quienes tienen la obligación de informar al Instituto Federal Electoral hasta 10 días después de que se levanta el acta de defunción correspondiente del familiar fallecido, por otro lado, los familiares de los ciudadanos, pueden proporcionar este documento al instituto a través de cualquier oficina del mismo, principalmente de los Módulos de Atención Ciudadana.

Tenemos casos en los que los ciudadanos fallecen en el extranjero, de igual forma se pide la colaboración de los familiares para que nos proporcionen el acta de defunción correspondiente debidamente certificada.

Sin un documento fehaciente, el Instituto Federal Electoral no podrá realizar la baja del ciudadano fallecido y seguirá permaneciendo en el Padrón Electoral hasta que la credencial pierda su vigencia, la cual es de 10 años a partir del año en que la solicita, tal fue el caso de la credencial denominada 03 y próximamente serán las 09 y 12 que perderán vigencia el próximo 31 de diciembre del presente año.

Toda la documentación que se recibe es procesada primero en cada una de las entidades, después se envían a Oficinas Centrales del Instituto para su revisión y generación en su caso de una cédula de verificación en campo, la cual es enviada a cada uno de los Distritos Electorales para que se acuda a cada uno de los domicilios para verificar datos del ciudadano fallecido, información que deben proporcionar los ciudadanos familiares.

Tan sólo en 2007 se reportaron 354 mil 105 defunciones; en 2008 fueron 374 mil 988 personas dadas de baja y en 2009 la cantidad aumentó hasta 462 mil 925 personas dadas de baja por este concepto, para 2010 la cifra bajó a 425 mil 761 personas, en 2012 se presento la cifra más alta de la historia, la cual llegó a 470 mil 906 personas. A partir del año 2000 y hasta 2011 la cifra es de 4 millones 11 mil 868 ciudadanos que se han dado de baja definitiva.

De acuerdo a lo anterior, podemos constatar que el trabajo que se ha realizado hasta la fecha por el Instituto Federal Electoral ha sido satisfactorio, gracias a la colaboración de las oficialías del Registro Civil y a la de los propios familiares de los ciudadanos fallecidos.

*Vocal del Registro Federal de Electores
de la 01 Junta Distrital Ejecutiva
del IFE en Zacatecas

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ