¿De quién son los portales?

¿De quién son los portales?

La decisión del presidente municipal Carlos Peña Badillo con la anuencia del gobernador Miguel Alonso Reyes, para impedir por primera vez, después de 25 años consecutivos, la instalación de la Feria del Libro en los Portales de Rosales, obliga a manifestar serias protestas porque entre otras cosas, se trata de un atentado a la cultura en Zacatecas. De hecho, a partir de que se conoció esa decisión no han cesado las opiniones de repudio. En este espacio, me uno a ellas a través de los siguientes comentarios.

Iniciaré por preguntar: ¿de quién son los portales? En este particular caso, me refiero a los de Rosales, porque en la ciudad existen otros denominados: Portales de las Flores, ubicados frente al Jardín Independencia.

La respuesta a esa pregunta fuera de toda lógica, es que pertenecen a los zacatecanos. Son ellos los que deben y pueden disfrutarlos; pasear; admirarlos y, por tratarse la nuestra, de una ciudad colonial, es posible también realizar eventos culturales. La lectura es cultura; los libros la fomentan y conllevan el conocimiento. Para su promoción y difusión, es importante que se realicen eventos. La Feria del Libro, es uno de ellos, a la que tienen acceso no únicamente los zacatecanos, también el turismo que la visita. Asimismo, se presenta una buena oportunidad para, además de mostrar las joyas arquitectónicas que caracterizan a la capital del Estado, se puedan generar ingresos mediante la compra-venta de libros, en el breve tiempo que permanece el evento.

Para que esto sea posible, se requieren autoridades con serio compromiso popular, que garanticen la protección de los derechos de los zacatecanos. Sin embargo, la negativa para la instalación de la Feria del Libro en este año, obedece al malestar expresado por los dueños de empresas comerciales que ocupan locales al interior de los Portales, incluso, la transnacional Mc Donald´s que reclaman como propio el espacio que ocupan. Las autoridades acataron servilmente el mandato y privaron a los zacatecanos del ya tradicional evento.

Esta circunstancia permite cuestionar, con respecto a la transnacional, el hecho de que las autoridades no acatan, el derecho constitucional preferente que tienen los mexicanos, señalado en el último párrafo del artículo 32 de la CPEUM:

“…Los mexicanos serán preferidos a los extranjeros en igualdad de circunstancias, para toda clase de concesiones y para todos los empleos, cargos o comisiones de gobierno en que no sea indispensable la calidad de ciudadano”

Y, es que la igualdad de circunstancias en el presente caso, radica en que tanto Mc Donald´s como los dueños de las librerías son comerciantes. Por lo que corresponde a los demás que también se opusieron a la instalación de la Feria del Libro, habrá que tomar en cuenta que ésta es de breve duración.

En ambos casos, la cultura deberá prevalecer. Primero, porque si analizamos cuánto tiempo dura la Feria del Libro, diremos que no es el suficiente para llevar a la quiebra a los dueños del comercio establecido en ese lugar; y segundo, porque ninguno de los comerciantes de referencia, tiene la propiedad exclusiva de los Portales.

Todas y cada una de las autoridades zacatecanas involucradas en este grave atentado a la cultura, deben valorar con quién es su compromiso, y a cuáles intereses protegen, porque no es justo que mientras 55 por ciento de los estudiantes mexicanos hayan obtenido los lugares más bajos en la evaluación del Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), en nuestra ciudad, uno de los pocos espacios que tiende a fomentar la cultura como lo es la Feria del Libro, no haya merecido la prioridad que requiere.

Muy preocupante son los comentarios del profesor de la UNAM Axel Didriksson Takayanagui cuando al respecto afirma: “…El resultado que obtuvo México en el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA, por sus siglas en inglés), en el que alcanzó uno de los últimos puestos en la lista de países integrantes de la Organización para la Cooperación y Desarrollo económico (OCDE), evidencia que el modelo educativo ha fracasado y es un desastre. Esa evaluación se ha aplicado en México en varias ocasiones y en ella se miden conocimientos y habilidades relacionadas a la lectoescritura y ciencias en la que los estudiantes deben procurar ciertos niveles de conceptualización, redacción, comprensión y desarrollo de habilidades más allá de la memoria y la repetición. En esta vez, los alumnos mexicanos están en el más bajo nivel internacional, y comparados con sus pares estudiantes de Europa, Asia e incluso de América Latina, muy por debajo de todos ellos…” (La Jornada Zacatecas. Jueves 5 de diciembre de 2013. Página 12)
Jurídicamente, existe una clasificación de bienes de dominio público: aquellos que pertenecen a la Federación, a los estados y a los municipios. A su vez se clasifican: bienes propiedad del Estado; de uso común y los destinados a la prestación de un servicio. Los Portales de Rosales pertenecen a los de uso común. En ellos, no deben los particulares, y mucho menos una transnacional, tener propiedad exclusiva. ■

Eso, no otra cosa, es lo que deberían tutelar las autoridades.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ