Las cifras disparejas, muy pero muy disparejas…

Las cifras disparejas, muy pero muy disparejas…

No sé cuántos eran, pero no pasaban de una veintena de hombres y  mujeres que se movían, como la hierba en el bosque y empezaron a ocupar posiciones estratégicas de tal forma que para el momento en que se iniciaran la actividades normales en oficinas y dependencias gubernamentales, ya todos estarían parapetados e iniciar así esa absurda movilización con la cual solamente consiguieron el repudio de la sociedad.

Y como suena en la canción de Alberto Cortez, “ni soy de aquí ni soy de allá”, así este grupúsculo de “estudiantes” dio comienzo a sus desastrosos movimientos en busca de la liberación de aquellos compañeros que fueron aprehendidos, como castigo a sus malas acciones.

Seguramente que lo que en estos días ha sucedido, los hechos han quedado registrados ya en la historia, cada cual los mira las cosas a su modo, cada quien tiene su propio espejito y cada una de la partes habla, dice y declara como mejor le conviene o le parece, pero en el fondo del túnel la oscuridad conserva la misma tonalidad.

Aquellos que han llegado alguna vez a las instalaciones de la escuela rural de San Marcos, lo hicieron tal vez con muy buenas intenciones. Llegaron de Aguascalientes, de San Luis Potosí, de Jalisco o de algún otro rincón de la provincia mexicana, a estudiar, a prepararse y convertirse en maestros, en los guías de cientos de infantes que acuden a las aulas tanto en el medio rural como en el urbano, eran la esperanza de aquellas familias que por largos años han vivido en la pobreza, extrema, si así la quiere llamar usted. Familias humildes que han vivido y viven con la esperanza y la fe en que el profesor, el joven maestro llegue a sus comunidades y les de la orientación requerida para sacarle mayor provecho a la tierra, para cuidar con mayores esmeros esos recursos que día a día se escapan de las manos al campesino, al técnico, al funcionario estatal o federal.

El resultado de las acciones de ese pequeño e insignificante grupo de hamponcetes aspirantes a mentores,  está ahí sobre la mesa, hay más ejemplos, el más palpable y que tiende a agravarse si no se toman las medidas conducentes, es el del sindicato de trabajadores de la Universidad Tecnológica del estado de Zacatecas, la famosa UTEZ de la cual egresaron generaciones de profesionales responsables. Las presiones para poner en su lugar a la nueva rectora se hacen ver ya en actos diversos y Ana María Romo Fonseca, con esa experiencia adquirida a base de trabajo constante y tesonero, sabrá enderezar esa nave que ya no pudo controlar en su momento el anterior rector.

La renuncia del caballeroso Caballero Ramírez es ya historia porque los que se mueven ahora pretenden llevar agua a sus molinos. Y en el caso concreto de la Universidad Tecnológica, las huestes se acomodan para sostener las luchas que sean necesarias, pero como siempre hay uno o dos peros, el que mayor fuerza tenga será quien tome la batuta para dirigir, como se ha dicho ya por los enterados y adentrados en las tareas educativas, los destinos de la institución.

Alguna vez, ya en alguna ocasión, habíamos señalado que para que los pueblos tengan la paz y la tranquilidad que los lleve al desarrollo, deben de contar con los recursos financieros necesarios para la ejecución de tareas productivas y éstas a su vez, necesitan de la mano de obra capacitada para que  esos recursos aterricen como debe de ser. En conseguir lo señalado, mucho tienen que ver los profesores, pero esos que realmente vayan a las aulas, a la comunidad a enseñar, a orientar. Y si en Aguascalientes, Jalisco o San Luis Potosí los sistemas de educación cuentan con alguna escuelita normal rural, pues allá que se vayan los que acá se vinieron, que allá vayan a hacer su…escándalo, ¿o no lo cree usted así?

Y si Jacobo de Luna ya cumplió su ciclo en las alas del gallinazo Marco Vinicio, pues tal vez y con seguridad le hagan encarguitos de apagafuegos, como el que está encendido en la dirección general de colegios de bachilleres, de donde ya han salido Mario y su azafata. Y mientras en los niveles centrales se registran estas acciones, allá por los municipios los aspirinos ya andan con todo en busca de las candidaturas para las diputaciones federales. En Villa de Cos, dicen que uno de los que andan en friega se va a quedar en el caminito de Belén, y yo digo que quien sabe, vaya usted a saber porque solos se promueven, solitos se placean y solitos se meten al matadero, sino al tiempo, al tiempo mi amigo.

Y ahora que ya estamos por concluir un año más, justo es mencionar el trabajo que se ha desarrollado en apoyo a los migrantes y sus familias a través de la dirección correspondiente que depende de la Secretaría del Campo, área en la cual el fresnillense José Angel González Luna ha sabido hacer trabajo coordinado con las federaciones y clubes de zacatecanos que radican allende las fronteras.

Desde allá llegan remesas para establecer fuentes de empleo en comunidades zacatecanas y llegan los ánimos para que el progreso no se detengan en sus municipios, en sus comunidades de origen y si hay que subirse al ring para buscar las diputaciones locales y de una buena vez las federales para migrantes, pues a darle, ya hay ejemplos de triunfos especiales, como el del alcalde de Enrique Estrada, Raúl de Luna Tovar, quien ya hizo el llamado a los inversionistas nacionales y extranjeros para que vayan con él, hay espacios y lo necesario para impulsar en Enrique Estrada la generación de empleos.

Hasta aquí mi comentario, nos veremos en la próxima entrega. ■

[email protected]

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ