2 de octubre: memoria activa de la crítica al poder

2 de octubre: memoria activa de la crítica al poder

En los 60 se vivió la cúspide de la época de la crítica, de la inspección profunda de los mecanismos del poder y la dominación. En la ciencia política se revisa la racionalidad de las burocracias, en la economía se examinan las formas de apropiación del trabajo, el psicoanálisis explora las máscaras, su domesticación y la realidad psíquica del hombre; la antropología pone en evidencia las estrategias colonizadoras de occidente bajo discursos de modernidad. Toda la época fue un ejercicio de crítica intelectual y militante al poder, pero este no sólo desde su estructuración económica, ni sólo en su formación en el Estado, sino los dispositivos de poder en la vida cotidiana y en todas las instituciones: la escuela, los hospitales (psiquiátricos), el cuartel, la familia, las iglesias, las prisiones y el convento.

Todo. La crítica es un ejercicio de desenmascaramiento que parte de distinguir discursos, intenciones y acciones de apariencia, respecto al ámbito de la verdadera realidad. La crítica es una denuncia de la ilusión, que se institucionaliza y produce el mal, que somete, aliena o dispone del hombre para fines inconfesados o inconfesables. A partir de los 80, la época crítica baja sus telones, y surgen en su lugar nihilismos cínicos o conformismos modorros. Pero, según parece, en estos últimos años se observa un renacer crítico frene a un dominio que se disimula cada vez menos.

En el caso de las reformas que actualmente polarizan al país, se ve al poder reduciendo los derechos laborales y privatizando los recursos naturales de propiedad pública y la educación. Pero así como el poder se des-cara, la resistencia también es más tenaz. El renacer de fechas simbólicas como el 2 de octubre es altamente significativo: porque esta fecha es justamente expresión de la libertad y la resistencia a las múltiples formas de la opresión, alienación y empobrecimiento humano.

La denuncia de la mecánica del poder aun en los lugares que pretende no aparecer, como es el caso del ámbito del saber, los propios saberes y sus dispositivos de transmisión, son formas disciplinarias que fabrican docilidad. Todos los mecanismos propuestos por la SEP, sobre todo las formas de selección de profesores, no sólo reproducen las peores prácticas de la disciplina que doma, sino que son también una forma extrema de hipocresía: hacen discursos de mecanismos objetivos, y no son más que telones que ocultan la arbitrariedad del poder de las burocracias. El Estado neo-autoritario que ahora vivimos quiere la servidumbre, pero ya no con las justificaciones de los ‘intelectuales orgánicos’ de antaño, sino desde la grosería de la ignorancia de burócratas-políticos, que ahora deciden mejor no debatir en público, para imponer decisiones sin exhibir su profunda ignorancia.

Se observa ahora −decíamos− un cambio en estas generaciones, con mayor disposición de resistir y apertura al pensamiento crítico: renace, con rostros nuevos, la memoria guardada y expresada en la fecha de hoy. La explosión de los jóvenes tomando las plazas, activa el lugar donde reside la memoria: en la acción.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ