¿Y nuestra transición energética?

¿Y nuestra transición energética?

La modernidad se desarrolla a partir de una relación utilitaria con la naturaleza, específicamente con las fuentes de energía fundadas en el carbono que producen y hacen mover su estilo de vida. Es la manera en cómo se construyó todo el modo civilizatorio de occidente, que arrancó en el siglo 18 con el arranque de la máquina de vapor en plena revolución industrial. Desde entonces, la idea de progreso y de desarrollo se entendió como crecimiento económico ilimitado, y éste último terminó dependiendo completamente de los combustibles fósiles: petróleo, carbón y gas. Así, la historia de los últimos 300 años está ligada al uso de esos recursos naturales. La industria, y con ello toda la estructura moderna del mercado de trabajo, está asentada en ellos. La producción de alimentos para mantener a una población en crecimiento geométrico, se logra gracias a los fertilizantes que tienen su origen en estos energéticos. Toda la vida económica está sostenida por estos recursos fósiles.

Sin embargo, en los últimos años hemos caído en la cuenta de que esta idea de crecimiento ilimitado es una ilusión; por el contrario, constatamos los límites que la propia naturaleza pone a este modelo civilizatorio. En el caso de los energéticos que mencionamos, hay dos motivos de alarma: una, la gran contaminación que producen a través de sus gases de efecto invernadero; y dos, las reservas limitadas de las cuales hoy tenemos sendos estudios. Es decir, el modelo de la economía basada en los combustibles fósiles se enfrenta a una doble crisis: sus efectos malignos al medio ambiente, y su disponibilidad limitada. Esto último, cuestiona de manera vital la seguridad energética de la economía del mundo. En otras palabras: si todo está basado en petróleo, y este se dirige al agotamiento de sus reservas, ¿cómo sostendremos la producción de alimentos, la industria y todo el sistema de consumo? ¿Cuántos años faltan para la catástrofe?

Por ello es de vital importancia revisar cuáles son los escenarios del mapa energético, y qué alternativas existen a la incertidumbre en cuanto seguridad energética se refiere, en el planeta, en nuestro país y en nuestro estado que es deficitario en materia de energía. Para evitar el desastre, requerimos una transición a nuevas formas de energía más limpia y barata, la pregunta es, ¿en México está ocurriendo esta transición? Zacatecas puede ser ese ejemplo.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ