Triunfos dignificantes, serios compromisos

Triunfos dignificantes, serios compromisos

Es alentador el panorama agropecuario con las recientes lluvias que afortunadamente han caído en suelos zacatecanos, los municipios que conforman los distritos de desarrollo rural están todos mojados, las yuntas de bueyes, desde el 7 de julio o uno o dos días antes, empezaron a trabajar y aquellos campesinos que tienen ya esa posibilidad de preparar, voltear y sembrar sus tierras con tractor, pudieron con mayor oportunidad aprovechar la humedad de la tierra para sembrar, como está en el papel, un poco más de un millón de hectáreas bajo el sistema de temporal, dejando de lado las 120 mil de riego, que son, como se pudo constatar en el pasado reciente, el sostén, el soporte de la economía del estado y de la alimentación no solamente de la entidad sino de una buena parte de habitantes del territorio nacional.

La presencia de las lluvias ha sido benéfica, aunque en algunas comunidades haya causado daños (no tan considerables) que poco a poco se han ido resanando y lo más interesante se observa en los rostros de los hombres del campo que con alegría y una fe renovada, han salido a sembrar sus tierras, porque este año, dicen, tiene que ser bueno a diferencia de los últimos tres o cuatro que nos ha tocado vivir bajo los efectos de la sequía.

Y digo que lo más interesante es la llegada de las torrenciales lluvias, porque de entrada, ayudan a la buena siembra y alientan las expectativas de un buen año agrícola, y, además, los mantos acuíferos se verán recargados de manera considerable, porque ha sido bueno el volumen de agua que se ha dejado sentir y que para fortuna de agricultores y ganaderos, el actual estado de cosas habrá de cambiar de manera considerable en los cuatro puntos cardinales.

Si a ello le agregamos esos apoyos presidenciales de Enrique Peña Nieto, referentes a la modernización de cinco mil pozos de riego, obvio es que todo habrá de cambiar para bien en el sector agropecuario, aunque no tanto en otros, por ejemplo el educativo, donde existen madejas sindicales que se han ido desenredando con la malsana intención de causar estragos en la economía interna de las instituciones educativas, en las que se necesita mano dura para erradicar males mayores y agarrar (como lo diera a entender recientemente el diputado local Felipe Ramírez) al toro por los cuernos, porque no es justo que unos cuantos vivales hagan trizas planes de estudios de la Secretaría de Educación, o de instituciones de educación media y media superior, solo “para seguir viviendo a sus…anchas”.
Los contrapesos son ahora más que nunca necesarios. Ha terminado con regular éxito un proceso electoral en el que el partido en el poder logró el triunfo en más de 30 alcaldías y dejar cabos sueltos no es lo ideal, el clima y las perspectivas se ha compuesto sobremanera y los tres años que siguen, como lo ha dicho ya el número uno, van a ser los mejores pero para conseguirlo es fundamentalmente necesaria la presencia y participación de todos, sin distingo de colores, credos opartidos. Aquellos que lograron la victoria en el proceso electoral, tendrán que demostrar en lo sucesivo de la madera que están hechos para mejorar lo que sus antecesores no pudieron hacer por el pueblo.

En todos y cada uno de los 58 municipios, lo mismo que en los distritos, la guerra, deben de entenderlo, ya ha terminado y ahora viene lo bueno, vienen los tres años que efectivamente y la sociedad así lo vislumbra, serán los mejores de la actual administración, pero, siempre hay un pero (valga o no valga pues), la sociedad misma deberá de convertirse en vigía permanente del qué sí hacen y de lo que simulan hacer los nuevos alcaldes, porque el desarrollo de Zacatecas no debe ya de detenerse y aquellos que fueron electos para ocupar los escaños en el congreso, habrán de demostrar también que saben, que conocen, que tienen ese perfil que los conducirá a la elaboración de leyes y reglamentos que sirvan para consolidar los objetivos sexenales.

En el caso concreto de la Universidad Tecnológica, la UTEZ, tendrá que actuarse con mucho tacto porque de permitir el regreso de gente amalista o de la costeña (Claudia Corichi), se daría un gran paso, pero hacia atrás, propiciado por el mismísimo secretario de educación que anda tembeleque aún por la situación que prevalece en Sombrerete. Hay de gallos a gallos, eso que ni qué, no se discute, pero el que trae el de Juchipila (creo que es de allá el titular de la Seduzac), no tiene espolones, y se cobija con garritas del pasado, así que si es Lupe de los Jonny Jets o es Gloria de los Rolling Stones, mejor dejemos que la comunidad estudiantil misma decida y recalco, para que quede claro: hay de gallos a gallos.
Los padres de familia, de los alumnos que cursan sus estudios en la UTEZ tienen también voz de mando porque les cuestan los estudios de sus vástagos, los deben de escuchar quienes en casos como estos toman decisiones. Y si Felipe se va, ¡Aguas!, que no llegue un títere manejable por Franco y su pandilla.
Hasta aquí mi comentario, nos veremos en la próxima entrega. ■

[email protected]l.com

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ