12.8 C
Zacatecas
sábado, 1 octubre, 2022
spot_img

Capaaz, organismo con el único albergue para mujeres con problemas de adicciones

Más Leídas

- Publicidad -

Por: ALMA RÍOS •

■ La atención a los adictos, tema que no está en las mesas de los diputados: Troncoso

- Publicidad -

■ La asociación trabaja con grupos vulnerables, incluyendo niños y adolescentes, dice

Siempre ha existido la mujer que toma cuando está lavando, a veces para mitigar la angustia o los celos. Ha existido siempre la mujer prostituta y la adolescente o la estudiante que bebe alcohol a escondidas, “lo que no existía era la exhibición” porque las mujeres no habían asumido la ingesta de alcohol como un derecho que se ejerce públicamente, “antes el machismo lograba detener la exhibición de la mujer (alcohólica) en la sociedad”, señala Araceli Troncoso.

La presidenta de la Asociación Civil Centro de Atención y Prevención de Adicciones y Alcoholismo Zacatecas (Capaaz), organización que cuenta con el único albergue para mujeres en esta condición en el estado, añadió, “se ha distorsionado el feminismo por mujeres que ni siquiera saben qué significa, y simple y sencillamente se han emparejado en todos los ámbitos de la vida con el varón”, incluidos el consumo de drogas legales e ilegales.

Ella precisa, emborracharse o drogarse no es un derecho, “eso lo haces por conveniencia, porque es una enfermedad o por otras razones”.

Capaaz surgió de la propia experiencia de Araceli Troncoso, quien desde los 13 años se inició en el consumo de cerveza primero, y a los 14 ya consumía mariguana. A los 19 años, agrega, conoció la cocaína y también fue adicta a la “la piedra” o crack.

“De ahí para adelante conocí muchas drogas. Gracias a Dios no las consumí todas aunque las conocí…se puede decir que todas. Más bien gracias a que mi cuerpo ya no pudo, ya no resistió el embate que yo le di con este consumo”. Por la necesidad de rehabilitarse, relata, llegó a un alberge de Alcohólicos Anónimos.

Dice haber atestiguado ahí, discriminación y la estigmatización social hacia las mujeres, que enumera en acoso sexual y horarios difíciles para que ellas acudan, pero también, la desconfianza de los familiares para internar a las enfermas en estos contextos donde mayoritariamente acuden hombres.

De ahí surgió la idea de establecer en algún momento un espacio de rehabilitación únicamente para mujeres, mismo que luego de siete años de mantenerse sobria y sin consumo de enervantes, abrió el 18 de agosto de 2014 en la colonia Minera de la capital del estado y que ha sido trasladado por cuestiones económicas, al número 501 de la calle Margarita Maza de Juárez, en la colonia Benito Juárez.

En este momento asisten al lugar 17 mujeres, cuatro de ellas como internas. Entre los logros de Capaaz, señala el que una de las enfermas se ha mantenido sin consumir drogas o alcohol durante un año, pero hay otras que suman ya seis o siete meses, libres de esta dependencia.

La atención a los adictos a las drogas dice, no es un tema que esté en las mesas de los diputados, lo presidentes municipales, los gobernadores o el Senado.

“En ningún lado está porque no deja dinero, porque se gasta dinero. Y paradójicamente en rehabilitarlos sale muchísimo más, pero sale de los alcohólicos. Y sin embargo, por ejemplo una enfermedad como la cirrosis, la diabetes, y todo esto que está generado por el alcohol y las drogas, ¿cuánto le cuesta al gobierno, a los Servicios de Salud?, pero para estas cosas no hay inversión”.

A diferencia de los grupos de Alcohólicos Anónimos que son autogestivos, en Caapaz sí se solicita el respaldo de las autoridades. El proyecto se sirve del programa de 12 pasos de AA, pero no así de sus tradiciones, una de ellas, justo que no se vinculan con entidades económicas o políticas.

Siendo el único albergue para mujeres con problemas de alcoholismo y drogadicción en el estado, señala Troncoso, se les ha dado a conocer a entre otros, los presidentes municipales de Fresnillo, Guadalupe, Trancoso y la capital de Zacatecas.

“El proyecto está hecho, sólo sostenlo, ya te lo hice, ya lo generé, ya está el local, las sillas, ya tenemos todo, sostenlo, porque a final de cuentas estamos contribuyendo con el gobierno en este problema de salud pública tan grave”, dice Araceli.

De esta manera han obtenido respuesta positiva de personajes como Lucía Alonso, presidenta honorífica del DIF estatal, y la diputada Claudia Anaya Mota.

Pero la presidenta de Capaaz precisa, los requerimientos que se hacen se sustentan en el derecho de todo ser humano a la salud.

“El planteamiento es: tú estás en el gobierno y tienes la obligación de ayudarnos, independientemente del color que seas, cuando llegue otro gobierno también tiene la obligación de ayudarnos porque estamos además contribuyendo con su chamba”.

Capaaz va más allá de la rehabilitación del uso de drogas y alcohol dirigida a las mujeres, comenta, “buscamos el empoderamiento de la mujer”.

La ignorancia, dice, es el problema número uno de la sociedad, “si yo no estoy empoderada en mis derechos, no los voy a defender y promover. Precisamente esa es la base que nos impulsa a nosotras, buscamos valorarnos, dignificarnos como mujeres pero no sólo en el ámbito familiar sino como ciudadanas”.

Para ello utilizan además de la metodología de los 12 pasos de AA, talleres de escritura, lectura, mesas redondas y foros que llevan a las escuelas de educación básica, entre otras instancias, mismos que se apoyan en la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Enumera de entre ellos, los relativos al tema de violencia, los cuidados de la Tierra y una mesa de trabajo a la que denominan “mesa roja”, relativa a adicciones y alcoholismo, pero también una destinada a trabajar el tema de la libertad de expresión, pues encuentra los niños no están sabiendo cómo expresar sus emociones, y la comunicación es un medio de prevención importante para evitar el consumo de sustancias tóxicas.

La asociación civil trabaja entonces con grupos vulnerables; hombres, mujeres, niños y adolescentes, parientes de alcohólicos y mujeres con padecimientos como anorexia, bulimia, cutting, drogadicción, codependencia a las relaciones destructivas, celotipia y neurosis.

Para el tratamiento de estos procesos, menciona se cuenta con asesorías médicas, psicológicas y psiquiátrica y han establecido un convenio con un albergue infantil a fin de que las madres de familia puedan sumarse a su recuperación sin la preocupación del cuidado de sus hijos, otra limitante que tienen las mujeres para acceder a la salud en estos casos.

Como parte de sus planes para este 2015, añadió, esperan poder conseguir un terreno donde se asiente de manera definitiva el centro de rehabilitación de Capaaz.

Para ello buscarán el respaldo social recabando firmas para luego presentar una solicitud a autoridades, pero también acuden a la solidaridad de cualquiera que esté en condiciones de darla.

“Tenemos ya nuestra maqueta, nuestro arquitecto, la gente que nos va a ayudar inclusive a construir. Tenemos ya aventajadas muchas buenas voluntades con la ciudadanía solamente vamos a buscar alguien que se motive a ayudarnos con dinero, en especie”.

Finalmente Araceli Troncoso externó en la coyuntura de fin de año e inicio de otro, a modo de recordatorio, “que hay personas que sufren más y que necesitan de la ayuda de esos que tienen y también una petición especial de nosotras como Capaaz hacia el ser humano: cuando vean una enferma en lugar de señalar y criticar, denle esta dirección. Ayúdennos a pasar este mensaje que es de vida”.

- Publicidad -
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Últimas Noticias