25.3 C
Zacatecas
lunes, 27 junio, 2022
spot_img

La muerte, Trump y Kim Jong-un

Más Leídas

- Publicidad -

Por: La Jornada Zacatecas •

Autor: Jesús Zamarrón Rocha
Residencia: Austin, Texas, Estados Unidos

- Publicidad -

 

Al psiquiatra lo llevó
a Donald Trump la Catrina,
el cual le diagnosticó
una «dispersión caprina».

El magnate no entendió
las misteriosas palabras.
Y el psiquiatra le explicó:
-Es que se te van las cabras.

La Huesuda ya presiente
la extinción de los humanos.
La mecha de este demente
es más corta que sus manos.

La cosa se pondría fea
con estos idos, de veras,
pues el loco de Corea
no canta mal las rancheras.

Pues estos dos desquiciados,
con su arsenal a la mano,
podrían borrar, los malvados,
a todo el género humano.

La Parca reflexionaba
ante tal acontecer:
Primero, bien ocupada,
y ya después, sin quehacer.

Y quería, la testaruda,
que el pleito llegara a armarse,
pues así la cruel Huesuda
al fin podría jubilarse.

Y por lo tanto, presiento,
algo irónico a mi ver,
que ya sin nada qué hacer
moriría de aburrimiento.

Y así ya todo acabado
y el planeta ya inerte,
no habría ningún invitado
al funeral de la Muerte.

Al ver lo que le venía,
decidió cambiar su suerte,
porque no le convenía
lo irónico de su Muerte.

Y sin hacer gran mitote,
nomás de repente un día
se cargó al pelos de elote
y al ojitos de alcancía.

La Muerte dijo ¡caramba!
qué gran decisión, de plano.
He conservado mi chamba
y salvé al género humano.

 

- Publicidad -
Artículo anteriorBuscando a Juan Rulfo
Artículo siguienteMuerte y sentencia (PRIMER LUGAR)
- Publicidad -spot_img

Noticias Recomendadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Publicidad -spot_img

Últimas Noticias