“Desastre”, el balance de la actual administración del Spauaz: Viramontes

“Desastre”, el balance de la actual administración del Spauaz: Viramontes
Instalaciones del Spauaz ■ foto: la jornada zacatecas

“El grupo político Femat-Domínguez-Rodríguez-Aguirre-Guzmán controla al 85% del Comité”

Afirma que el sindicato tiene tres opciones, entre ellas reorganizar al gremio desde abajo

 

“A unos días de que termine la actual gestión 2017-2020 en el Sindicato de Personal Académico de la Benemérita Universidad Autónoma de Zacatecas (BUAZ), el balance se puede expresar en una palabra: desastre. Se trabajó eficientemente para desorganizar, subordinar, destruir y matar la escasa organización sindical que había y que hizo posible dos huelgas y la defensa en el papel del Contrato Colectivo de Trabajo”.

Así lo expresó Enrique Viramontes Cabrera, docente de Preparatoria, quien acusó “del desastre” a “quienes están en la cúpula del grupo político hegemónico que dirige la BUAZ: Femat-Domínguez-Rodríguez-Aguirre-Guzmán. Ellos conformaron la alianza que colocó a la mayoría del Comité Ejecutivo actual y que ‘maiceó’ a varios ‘opositores’ con lo que, salvo (tal vez) dos excepciones, controla a 85 por ciento del Comité Ejecutivo”.

A pesar del aparente conflicto entre Femat-Domíguez-Guzmán-Ibarra y Pedro Martínez, secretario general del sindicato, afirmó que en las decisiones fundamentales el Comité Ejecutivo se sometió a la rectoría actual.

Desde su perspectiva, hay tres opciones posibles para el Spauaz este año: el primero, seguir en la inercia, tener un nuevo Comité Ejecutivo (electo o impuesto) subordinado (de forma abierta o encubierta) al patrón en turno (rector, directores); el segundo, “enterrar al sindicato y formalmente realizar el procedimiento de su disolución y liquidación/reparto del patrimonio sindical (opción que acelerará el sueño neoliberal de la actual administración universitaria: precarizar al extremo el trabajo académico, todos contratados bajo el esquema de prestación de servicios profesionales por honorarios)”; y tercero, rehacer/refundar/reorganizar al Spauaz desde abajo, independientemente de quién integre el próximo Comité Ejecutivo.

Para la tercera opción, Viramontes Cabrera indicó que ello se puede lograr rehaciendo y profundizando la democracia sindical en todas las instancias de decisión, eliminando la suplantación, recuperando autonomía, capacidad de lucha, de movilización y de defensa de la contratación colectiva y la seguridad social.

“Es el camino más difícil y con todo en contra, pero es tal vez la única posibilidad de tener una organización sindical digna de ser tal, que nos permita defender lo mucho que tenemos que perder todavía y amortiguar los duros golpes que el capital, en la enorme crisis económica en curso en el mundo, dirige”.

Independientemente de los procesos de sucesión, opinó que lo urgente y lo importante para el Spauaz sigue siendo lo que no se ha resuelto en los últimos 4 años: nulificar la amenaza permanente y sistemática de modificación para recortar y suprimir derechos y prestaciones del Contrato Colectivo, cesar la contratación por honorarios y/o servicios profesionales, saldar diversos adeudos históricos y firmar el convenio de reconocimiento y forma de pago de la deuda histórica que la BUAZ generó y tiene con los trabajadores afiliados al ISSSTE.

De acuerdo a Viramontes Cabrera, “es seguro que, del grupo hegemónico que ha conducido a la BUAZ y al sindicato en al menos los últimos 8 años (y sus reconfiguradas alianzas para 2020), no vendrán soluciones favorables a los trabajadores académicos. No hay duda de que el candidato a rector de la alianza Domínguez-Femat-Guzmán representa la continuidad, es decir, garantiza no resolver los puntos expuestos”.
Asimismo, “no encuentro motivo para creer que del lado de la opción que regentean Rodríguez Aguirre-Rodríguez Espino y su candidata haya algo diferente, dado que, en el mejor de los casos, los que dirigen la alianza tal vez serán un desprendimiento del grupo hegemónico que dirige actualmente la BUAZ. Se diferenciarán en los candidatos pero no en sus políticas”.

Recordó que hace casi tres meses “se decidió en plebiscito, con total y descarada injerencia del patrón (rector, directores, etc.), claudicar a la posibilidad de sobrevivir como organización sindical autónoma, útil al trabajador académico en defensa de su contratación colectiva, seguridad social, empleo, salario y prestaciones. Desde entonces, se produjo un muy predecible silencio o si se prefiere nula discusión colectiva, sobre nuestro presente y futuro laboral (en continuo deterioro)”.

Viramontes Cabrera manifestó que no hay ideas, reflexiones, propuestas, desafíos, o alternativas serias e integrales que den cuenta de la necesidad de ser integrantes de un sindicato autónomo, decente, organizado, que lucha con dignidad, mientras que una tercera parte de los agremiados sistemáticamente se abstienen, es decir, tienen derechos sindicales políticos plenos, pero deciden no ejercerlos.

En ese sentido, cuestionó que la definición política de este sector, en asuntos sindicales y laborables, es seguir “las indicaciones” patronales, en muchos casos por coerción y represión, y en otros muchos también por voluntad propia.

Del lado minoritario, es decir, de los partidarios del “sí” a la huelga, expuso que en el proceso pasado hubo un importante número que votó por esta opción por cálculos de sucesión rectoral y no por un genuino interés en lo sindical.

Por otra parte, dijo que los aspirantes a integrar al nuevo Comité Ejecutivo del Spauaz, “no han dicho ni hecho nada. No hay propuestas concretas para enfrentar la problemática, tampoco sabemos qué, cómo y cuándo resolverán los principales problemas planteados en nuestro más reciente emplazamiento a huelga. Dicho sea de paso lo mismo aplica para los aspirantes a rector”.

Por último, Viramontes Cabrera se refirió a la modificación de los estatutos del sindicato y señaló que, en su opinión, entre los temas principales que hay poner al día son los siguientes: procedimiento de ingreso y salida del sindicato; derechos y obligaciones sindicales y consecuencias por no cumplir con las obligaciones; reorganización de las delegaciones, Coordinadora de Delegados, Asamblea General, plebiscito; número y tipo de coordinaciones y secretarías que se requieren en el Comité Ejecutivo y ágiles procedimientos de revocación de mandato en todos los niveles.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ