La BUAZ, víctima de sus propios hijos y rehén de políticos corruptos

La BUAZ, víctima de sus propios hijos y rehén de políticos corruptos

Soy hijo de un profesor universitario de los que califican como de la Casta Dorada, o de las generaciones de los privilegios; es decir, un profesor tiempo completo con todas las prestaciones habidas y por haber, mismas que en algún momento se podían y hoy son simplemente una loza para la supervivencia de la universidad. No me mal entiendan, soy privilegiado por tener un padre tan trabajador y generoso, que dio su vida por la UAZ y sus alumnos y que, de paso nos pudo dar a mi hermana y a mí, una vida sin ninguna clase de carencias. Pero para separar lo moral de lo administrativo, en necesario decir que empiezo a creer en aquellos que dicen que los tiempos de antes eran mejores…

No es tan reciente que yo recuerde, los problemas financieros de la Universidad, tengo años escuchando tres palabras siempre de la mano “crisis, rescate y reestructuración”, la lógica, siempre obvia nos indica que, si hubiera habido una restructuración administrativa, evidentemente un solo rescate financiero, pudo haber sido suficiente. Para poner un ejemplo, en el rectorado de Alfredo Femat, existía una deuda impagable por parte de la Universidad al SAT y al ISSSTE, que la Gobernadora Amalia García se encargo de cabildear para lograr la condonación, bajo la condición de realizar una reingeniería administrativa a partir de una auditoría externa que diera luz en el camino, sobre las modificaciones, y que dicha auditoría, como todas las que se hicieron a partir de ese momento, arrojaba como resultado, la enorme nómina o plantilla laboral, el crecimiento del alumnado, atendido básicamente con el mismo presupuesto con el que cuenta la universidad desde hace 25 años y un poco las prestaciones de los maestros más antiguos, prestaciones legitimas dicho sea de paso, adquiridas a base de la lucha sindical de años, pero que pertenecen a otra realidad, una que ya no existe. pero ese es otro tema.

Después de Femat, han trascurrido muchos años y tres rectores, Domínguez, Silva y Guzmán, de estos últimos tres, los dos primeros con conocimiento previo de los problemas y deudas que aquejaban a la universidad, no solo no continuaron con el aparente proceso de reestructuración, que había iniciado con Alfredo, sino que se dedicaron a contratar personal con fines electorales, y de abrir campus sin la solvencia financiera para hacer de la extensión de la educación en el territorio zacatecano, algo sustentable y duradero. Recuerdo que en algún periodo de los que hablamos, se dejaron de pagar las obligaciones fiscales y otra vez se fueron acumulando las deudas, hasta que llegó diciembre o la época de erogar la prima de antigüedad y desde el balcón de rectoría, sin un solo despido de los contratos electorales previos, el rector se declaró imposibilitado para saldar los compromisos de fin de año. Esta historia se repite cada año, y aunque al parecer el actual Rector, ha sido más transparente y no ha contratado personal, se enfrente de nuevo a la realidad, que pareciera, ahora sí, llega a un punto de inflexión ante la negativa de un nuevo rescate financiero. Cierro el párrafo señalando que los rectores aquí citados, los cuatro pertenecen al mismo grupo político, al interior de la universidad. El grupo Universidad ha sido verdugo y victima de sus propias decisiones y complicidades, que al parecer siguen. Parece que por decreto habrá nuevo rector del mismo grupo, apoyado por una suerte de cacicazgos al interior de las facultades, como es el caso de Derecho y Contaduría.

Además del insostenible soporte financiero para continuar con el contrato colectivo de los trabajadores y profesores sindicalizados de la BUAZ, la pesada nómina y los cacicazgos vergonzosos, hay que sumarle un ingrediente explosivo más a la “crisis perpetua” que viene. La BUAZ no sólo no se reestructuró a exigencia del subsecretario de Educación, Luciano Concheiro, sino que tampoco hubo ni pesquisas ni resultados, menos responsables de la parte que le toca a la BUAZ en cuanto a la estafa maestra se refiere. Rosario Robles, encontró en Zacatecas y su universidad, los elementos necesarios para llevar acabo el fraude mas escandaloso en la vida de las universidades públicas en el país, sin haber en Zacatecas, un solo responsable.

Como me dijo un buen amigo: “el presidente no quiere a las universidades con tufo a corrupción”.

Para cuando esto llegue, es momento de asumir el problema con madurez. No es una responsabilidad exclusiva del gobierno, más allá de la solidaridad mostrada siempre, unas veces más que otras y que aplica para el federal y el estatal. Ya escucho a los grillos de siempre, gritarle a Tello que es su culpa, llevando agua al molino de David.

A mi padre, que tanto quiero y tanto admiro.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ