Crisis como oportunidad: otra economía es posible

Crisis como oportunidad: otra economía es posible

La crisis viene especialmente difícil para el estado de Zacatecas. Las actividades más relevantes son la minería, la agricultura, el turismo y, por supuesto, todo el sector público: educación, salud, servicios y la amplia burocracia. Las remesas son de enorme peso para sostener el consumo de ciertas zonas de la entidad. El turismo tardará en recuperarse y el sector público se verá seriamente afectado si se profundiza la política de austeridad de gobierno federal, ya que puede afectar las aportaciones. Con lo cual entraremos en una espiral de empobrecimiento de la población: ¿cuántos zacatecanos caerán por debajo de la línea de pobreza en esta crisis?

¿Gobierno del Estado estará dispuesto a reestructurar su plan de desarrollo económico para el estado? Pregunta relevante cuando justo pasando la cuarentena inicia la carrera electoral para el próximo gobierno de Zacatecas. En un periodo de incertidumbre en la continuidad de los equipos de gobierno pueden inhibirse las intenciones de emprender un replanteamiento de este tipo. Sin embargo, la presión social para hacerlo es significativo. Plan que, por otro lado, puede servir para legitimar la virtual campaña a la gubernatura: los que quieran ser gobernadores deberán ofrecer soluciones concretas a los retos económicos de la entidad.

El eje de entrada es un plan de seguridad alimentaria, con enfoque de soberanía. Una economía en su totalidad depende en mucho del soporte que tenga en una sólida economía agroalimentaria. El campo siempre es la base material de un territorio. Si se realiza una canasta esencial para que el millón y medio de zacatecanos comamos todos los grupos de alimentos, ¿tendremos la capacidad de producirlos? Es un reto fundamental que debió ser la meta desde el inicio del gobierno, pero se continuó con la idea de inversión extranjera en ramas del extractivismo y la maquila de empresas que se auto-importan. Sobre esa base, pueden programarse las capacidades de producción del consumo en vestido, calzado, medios de comunicación, medicamentos, viviendas (en modelos alternos), blancos y artículos del hogar. La capacitación de cada rama de la producción debe ir acompañada de diseños de intervención educativa muy puntual y flexible. Mandar a la basura el escolasticismo académico y vincular orgánicamente a las universidades al desarrollo alternativo de corto plazo.

La planeación de otra economía en el estado de zacatecas necesita arrojo y decisión: un esquema de planeación participativa, estudios concretos de capacidades, activadores sociales para la implementación y formas de impulso a la innovación de alto emprendimiento. El reto es fuerte. Pero vemos un gobierno que por un lado impulsa medidas progresivas como los impuestos ecológicos que se deben de seguir sobre la picota judicial para que caigan los amparos y por otro, un ala conservadora que no se atreve a tomar riesgos, actores sociales desactivados y una academia modorra. Sin embargo, el chispazo de la crisis puede mover el escenario actual. La crisis puede convertirse en oportunidad de crear una alternativa de la reproducción material de nuestras vidas más sustentable y un tema de lo más relevante: innovar con formas de asociación y de propiedad colectiva y temporal; además de organización económica democrática (postcapitalismo local). La crisis puede llevarnos a la conclusión estimulante y esperanzada: otra economía es posible.

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ