‘Portrait of a lady on fire’, de Céline Sciamma

‘Portrait of a lady on fire’, de Céline Sciamma
Fotograma de la película Portrait of a lady on fire

La Gualdra 429 / Cine

 

 

La historia toma lugar durante el siglo XVIII, época en la que conocemos a Marianne (Noémi Merlant), una mujer que hereda el oficio de la pintura por su padre y que viaja a una isla lejana de Francia, con la tarea de crear el retrato de bodas de una joven llamada Héloïse (Adéle Haenel). Pronto Marianne descubre que no es la primera persona que ha intentado retratar a Héloïse, quien se niega rotundamente a posar para la pintura, pues sabe que en cuanto dicha obra esté terminada, se verá obligada a viajar a Italia para casarse con un hombre desconocido como parte de un matrimonio arreglado.

Ya que no puede revelar su verdadera misión, Marianne finge ser la acompañante de paseos de Héloïse. Así mientras caminan por la orilla del mar y en el borde de peligrosos acantilados, ambas mujeres se estudian una a la otra; la primera para poder hacer la pintura adecuada, la segunda para entender de mejor manera el mundo que la rodea, así como las normas que la sociedad dicta y que deberá cumplir en cuanto salga de la isla. Al pasar de los días y con el tiempo contado, Marianne y Héloïse vivirán una apasionante historia de amor, poco convencional para sus tiempos y que ambas recordarán por el resto de sus vidas.

Dirigida de un modo brillante por Céline Sciamma, Portrait of a lady on fire (2019) es un poderoso drama de época, así como un intenso romance en donde cada encuadre, cada gesto y cada mirada importan. La directora domina con enorme habilidad la dinámica de observación y reacción entre ambas protagonistas, y la alterna con secuencias filmadas en interiores con iluminación natural, junto a exteriores imponentes de la playa y los acantilados.

Haciendo uso de un gran preciosismo visual, el filme traza de manera sutil y a su propio ritmo la aparición del deseo y el temor que este genera, pasando por su aceptación final, la cual desemboca hacia una atmósfera repleta de una sensualidad idílica, elegante y poética. Las interpretaciones tanto de Noémi Merlant como de Adéle Haenel resultan sustanciales en su habilidad para encarnar la incertidumbre, el dolor, así como la enorme y profunda pasión entre dos mujeres que son conscientes de que su amor jamás será aceptado y que, por consiguiente, en algún momento tendrá que llegar a su fin.

Al mismo tiempo que el drama íntimo toma lugar, cada secuencia del filme va proyectando un relevante y profundo sentimiento de reflexión sobre feminidad, y que en medio de su discurso poético termina por explorar temas como el aborto, el matrimonio no deseado, el control masculino y los roles de género. La cinta también es un reflejo de las dificultades de la condición femenina, que en ese sentido igualmente resuena con otras obras contemporáneas de la actualidad -siendo el referente más inmediato Little women (2019), de Greta Gerwig-.

Portrait of a lady on fire resulta ser una excepcional película sobre la plenitud por lo vivido, donde el arrepentimiento no tiene lugar. Es una historia que valora el poder del paso del tiempo y la memoria, cuyos recuerdos, así como lo vivido en ellos pueden ser evocados ya sea por un pequeño detalle en una pintura, o inclusive por una pieza musical. Es, ante todo, una obra artística que busca ir contra la marea, así como un poderoso relato sobre libertad y resistencia.

 

 

 

https://issuu.com/lajornadazacatecas.com.mx/docs/la_gualdra_429

 

 

Related posts

Banner Home Videos 578 x 70
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ
¡Suscríbete!
Suscríbete a nuestro Boletín Informativo para recibir las noticias más recientes de La Jornada Zacatecas en tu e-mail
TU EMAIL AQUÍ